Béisbol

Remontada de Boston le roba a Yasiel Puig la capa de héroe y acerca la Noche de Brujas a Los Angeles

El jardinero de los Dodgers Yasiel Puig celebra tras pegar un jonrón en el sexto inning del partido ante los Medias Rojas, el 27 de octubre de 2018 en Los Angeles.
El jardinero de los Dodgers Yasiel Puig celebra tras pegar un jonrón en el sexto inning del partido ante los Medias Rojas, el 27 de octubre de 2018 en Los Angeles. Getty Images

Faltan unos días para Halloween, pero para Los Angeles la Noche de Brujas llegó de manera adelantada. Los Dodgers dejaron escapar una ventaja de cuatro carreras y perdieron 9-6 un juego que los pone al borde de la muerte en la Serie Mundial.

Por segunda vez el manager Dave Roberts trajo a su taponero estrella para sacar seis outs y por segunda vez Kenley Jansen permitió un cuadrangular que empató el encuentro.

A la pesadilla momentánea del viernes por la noche, el gigante de Curazao sumó el horror nuevo de un palo de vuelta entera de Steve Pearce para igualar el cuarto choque de la Serie Mundial 4-4.

Pearce se llevó el título de héroe al remolcar tres más en la novena con un doble que limpió las bases y remarcó el desastre del bullpen de los angelinos que aceptó ocho de las nueve carreras de Boston.

Al error de Jansen se sumó otra mala actuación de Ryan Madson, quien permitió un enorme batazo de Mitch Moreland en la séptima con dos a bordo para rebajar a una la diferencia con Los Angeles.

El horror tomaría forma definitiva en la novena entrada, cuando el dominicano Rafael Devers pegó un indiscutible que remolcó la carrera que sentenciaría las ilusiones de los locales que contemplan la posibilidad de su segunda eliminación consecutiva en Clásicos de Octubre.

Todo eso evitó que el cubano Yasiel Puig, autor de un vuelacercas de tres anotaciones en el sexto inning, se convirtiera en el héroe del partido y echó por la borda una tremenda faena de Rich Hill.

Con este palo de vuelta entera, Puig llegó a tres para empatar con José Canseco como los cubanos que más han conectado en Series Mundiales, superando a Tany Pérez y Yuli Gurriel, ambos con dos.


En una situación normal, Eduardo Rodríguez nunca debió enfrentar a Puig. Después de todo, el venezolano no había abierto un juego en poco más de un mes, pero el dirigente Alex Cora no tenía muchas opciones luego del maratónico encuentro del viernes.

El manager Alex Cora, que lanzó todas sus divisiones al combate para ganar el tercer encuentro, le dio la pelota a Rodríguez tras perder a Nathan Eovaldi –autor de siete entradas la noche previa- y el venezolano lo hizo muy bien durante 5.2 episodios.

Si en la primera carrera mucho tuvo que ver un mal tiro a la inicial del receptor Christian Vázquez, en las otros tres estuvo la huella del poder de Puig de principio a fin.

Héroe del séptimo juego de la Serie de Campeonato contra los Cerveceros, Puig volvió a sacar una bola del parque con dos hombres en circulación que por un momento puso una ventaja de 4-0 en la pizarra que pareció definitiva, inalcanzable.

Por su parte, Hill estuvo inmenso, con curvas de arcos de barril que cayeron como bombazos en las esquinas de la zona de strike y sacaron de balance a una alineación ahora desconocida.

A lo largo de 6.1 episodios, Hill colocó de penitencia a sus rivales, al punto de permitir un solo imparable con siete ponches y tres boletos. Baste decir que ningún corredor le llegó a segunda base.

Pero tras la remontada primero y la toma de la cima después por Boston, ni el batazo de Puig ni la faena de Hill tienen consecuencia. Lo único claro es que los Medias Rojas están a un juego del título.

  Comentarios