Béisbol

Este jugador de los Marlins sufrió un cambio radical, pero mantiene el liderazgo de siempre

Martín Prado batea por los Marlins en un partido de pretemporada ante los Astros, el 7 de marzo de 2019 en Jupiter, Florida.
Martín Prado batea por los Marlins en un partido de pretemporada ante los Astros, el 7 de marzo de 2019 en Jupiter, Florida. dsantiago@miamiherald.com

Cuando pensaba haberlo visto y hecho todo, Martín Prado inició un cambio radical. Desde la alimentación hasta los sistemas de entrenamiento, el venezolano no ha dejado piedra sobre piedra para intentar alejarse de las lesiones que han acechado su carrera en las últimas temporadas.

Pero el cambio mayor de todo es el mental. Prado ya no es el único propietario de la tercera base y menos de la titularidad. En esta ocasión se le pide más entrega de maestro, de mentor y guía, una transición que no todos aceptan de buena gana.

Prado, sin embargo, se siente bendecido por otra primavera más, por seguir vistiendo un uniforme de Grandes Ligas en un momento cuando la palabra veterano adquiere connotaciones no siempre positivas. Pase lo que pase, el de Venezuela es el capitán de los Marlins.

Lo has visto todo en el béisbol, ¿es esta primavera especial para ti?

“Sí, primordialmente agradecido por la oportunidad. Es una satisfacción saber que voy a estar en un equipo de Grandes Ligas, que siempre ha sido un sueño desde niño. Quiero ser parte de este proceso de los Marlins’’.

A pesar de tantas lesiones en los últimos tiempos, sigues en pie.

“La motivación es el amor que le tengo al juego y la posibilidad de ayudar a muchos peloteros jóvenes. Transmitirles el mensaje de cómo respetar el juego, porque esto es bien sagrado para mí. Puedo transmitir mi experiencia’’.

Ahora serás más primera que tercera, más mentor que jugador.

“Siempre y cuando esté en los planes del equipo y mi contribución sea de beneficio para la organización me voy a sentir bien. Con estar vestido en este uniforme, eso es gratificante’’.


¿Ya es para ti una bendición entonces vestir el uniforme?

“Cómo está el béisbol en estos momentos, sí. Hay tantos peloteros de todo el mundo, la competencia es más fuerte que nunca, la demanda es dura. Es una generación de béisbol donde todo es más difícil, así que para mí es una bendición estar aquí. Desde el primer día que jugué béisbol he sido bendecido’’.

¿Sientes que el juego ha cambiado desde ese primer día?

“Definitivamente. Este es un juego que si no tienes humildad te hace humilde a la fuerza. Y no quieres ser humilde a la fuerza. Me ha hecho madurar en muchos aspectos en mi vida’’.


¿Has cambiado los entrenamientos, con menos pesas y más elasticidad?

“Este es el año más extraño que he tenido. Incluso lo comentaba con mi familia y les dije que me sentía raro, porque la ética de trabajo ha sido totalmente diferente’’.

¿Qué aprendiste de ese cambio?

“Siempre hay una lección de vida. Yo trataba de nadar en contra de la corriente, y mientras más nadaba, más me cansaba y lesionaba. Tuvo que haber un cambio drástico y lo más afectado es la mente, ya que sientes que no estás preparado, que los otros trabajan más fuerte que tú. Pero estoy empezando a entender por qué tuve que cambiar mi trabajo’’.


Este año la división parece más difícil que nunca.

“Sí, pero no creo mucho en las predicciones. Siento que el que tenga la oportunidad de mantener a sus peloteros y su rotación sanos, llegará más profundo en la temporada’’.

  Comentarios