Béisbol

Dijeron que podía reemplazar al cubano Hechavarría, pero ahora lo destinan a las Menores

El hombre que lo tenía todo para reemplazar a Adeiny Hechevarría ha quedado en nada. JT Riddle fue enviado este martes a Triple A tras un decepcionante inicio de temporada y sus opciones de establecerse como torpedero regular de los Marlins se han reducido.

Cuando los peces enviaron al torpedero cubano a los Rays por un par de prospectos, apuntaron que Riddle estaba totalmente en condiciones de suplir la partida de Hechavaría y jugar, incluso, por encima del venezolano Miguel Rojas.

“Creo que este [el cambio de Hechavarría] tiene que ver únicamente con la emergencia de JT’’, comentó en esos días Mike Hill, presidente de operaciones de béisbol de Miami, dando a entender que el club poseía la mayor confianza en el recién llegado.

Pero Riddle nunca pudo establecerse a largo plazo y en ningún momento puso en peligro la titularidad de Rojas, quien se convirtió de facto en el campocorto de los Marlins.

En tres pedazos de temporada con los peces, Riddle ha mostrado una línea ofensiva de .234/.272/.366 con un OPS de .638, muy por debajo de Hechavarría y Rojas.

A pesar de la temporada 2019 todavía se encuentra en su infancia, quedaba claro que Riddle no iba a ninguna parte al conectar para .160 con cinco imparables en 32 turnos.

No ha quedado más remedio que enfrentar la realidad, aunque por el momento el manager Don Mattingly le quiere dar a la noticia un tono menos dramático del que realmente merece.

“Con JT lo importante es que tenga turnos al bate, que se desarrolle y aquí no lo estaba logrando’’, apuntó el manager. “No es que todo haya terminado para él, pero en las Menores tendrá todo el tiempo para trabajar’’.


La democión de Riddle asegura de manera definitiva a Rojas, quien ahora compartirá el tiempo de juego con el versátil Rosell Herrera, pero aquí no hay mucho más que leer o encontrar.

Más allá de maquillar la partida de Hechavarría con la “emergencia’’ de Riddle, lo cierto es que Miami solo buscaba quitarse de encima los $2.35 millones que restaban de su contrato en el 2017 y los que iría a ganar en el arbitraje de ese invierno.

Ahora sabemos que ese emergencia era apenas un espejismo, para no decir otra cosa.

  Comentarios