Béisbol

Ante Tigres de poca mordida, los Marlins vuelven a enseñar sus dientes

El jardinero de los Marlins Harold Ramírez celebra tras pegar un cuadrangular en el cuarto inning del partido ante los Tigres, el 21 de mayo de 2019 en Detroit.
El jardinero de los Marlins Harold Ramírez celebra tras pegar un cuadrangular en el cuarto inning del partido ante los Tigres, el 21 de mayo de 2019 en Detroit. Getty Images

Los Marlins sacaron la escoba por primera vez y ahora no quieren guardarla. Ante unos Tigres que no rugen y con las garras recortadas, los peces nadaron hacia su cuarta victoria consecutiva, y esta vez fuera de La Pequeña Habana.

Chad Wallach pegó dos dobles e impulsó dos carreras, incluida la decisiva en la 11na entrada para que Miami derrotara el martes en la noche 5-4 a los felinos de Miguel Cabrera.

Wallach entró a la alineación porque el alto mando del equipo decidió utilizar a Jorge Alfaro como bateador designado, pero el receptor suplente no pudo hacer mejor su tarea para rescatar un choque que pudo terminar en desastre.

Cuando parecía que todo acababa para Detroit, un error de Starlin Castro en segunda base abrió la puerta a dos anotaciones de los Tigres que empataron el encuentro a cuatro carreras.

El segunda base de los Marlins quiso tirar antes de capturar una bola en la intermedia y luego Miguel Cabrera descontó una con sencillo ante los envíos de Sergio Romo, quien luego soportó un elevado de sacrificio que trajo la segunda anotación en la novena entrada.

Esta secuencia de acciones le escamoteó la potencial cuarta victoria de la temporada a Caleb Smith, quien caminó cinco episodios con dos carreras a cuenta, aunque ponchó a siete hombres.

Miami y Detroit son de los peores clubes en las Grandes Ligas, pero los locales –aunque cueste creerlo- han jugado peor que los visitantes por estos días y aquí van unos números para probarlo.

EN LOS ÚLTIMOS 10 JUEGOS

Tigres: récord 1-8, .181 promedio de bateo, 6.65 de efectividad, 47 carreras menos que sus rivales en ese lapso.

Marlins: récord 4-7, .215 promedio de bateo, 3.80 de efectividad, 17 carreras menos que sus rivales en ese lapso.

Detroit tiene un futuro Salón de la Fama en Cabrera y un recordatorio de otros tiempos en los peces –aquellos tiempos cuando eran de la Florida- y una inolvidable Serie Mundial en el 2003.


Smith, junto con Pablo López y Sandy Alcántara, da cuerpo a la nueva esperanza de Miami. Podrá lanzar mejor o peor una jornada que otra, pero al menos ofrece una contribución estable, un chance de ganar en cada una de sus aperturas.

Esta vez no fue la excepción y contó, además con el apoyo ofensivo del primer cuadrangular del colombiano Harold Ramírez en la cuarta entrada y otro palo de vuelta entera de Brian Anderson en la séptima.


Con su sólida marcha en la primera mitad de la contienda y una efectividad de 2.38, Smith surge como lo más cercano a un candidato para el Juego de las Estrellas en julio.

BERTI A LA LISTA DE LESIONADOS

Los Marlins colocaron a Jon Berti en la lista de lesionados de 10 días debido a molestias en los músculos oblicuos izquierdos y llamaron de Nueva Orleans de Triple A al jardinero Austin Dean.


Berti había sido utilizado como primer bate y jardinero central –donde compartía tiempo de juego con Rosell Herrera- y en 22 partidos conectaba para .237 con dos cuadrangulares y cuatro impulsadas.

“Cuando te lesionas en esa área, realmente no puedes hacer nada durante un buen tiempo’’, apuntó el manager Don Mattingly. “Esperemos que no sea demasiado tiempo fuera para él’’.

  Comentarios