Béisbol

Luis Castillo o lo que el canje se llevó. Historia del ayer para evitar en el futuro de los Marlins

El abridor de los Rojos Luis Castillo lanza en el tercer inning del partido ante los Marlins, celebrado el 27 de agosto de 2019 en Miami.
El abridor de los Rojos Luis Castillo lanza en el tercer inning del partido ante los Marlins, celebrado el 27 de agosto de 2019 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Cada vez que Luis Castillo se para encima de un box en Miami, suelen desencadenarse los mismos sentimientos. ¿Por qué lo dejaron ir? ¿Acaso no vieron el tipo de lanzador que se incubaba dentro de él? Su partida no es achacable para nada a este, pero si sirve de historia cautelar.

Sin duda, Castillo tuvo una de sus peores salidas de la temporada, para nada eso que suelen llamar apertura de calidad en el triunfo del martes en la noche 8-5 sobre su antiguo equipo, los Marlins, que atrajeron a otra escuálida asistencia de 6,969 aficionados a un parque cada vez más vacío.

Los peces le hicieron cinco carreras a Castillo en seis entradas e hicieron que su promedio de carreras limpias llegara a 3.04, pero no impidieron que el derecho sumara su 13ra victoria de la temporada y su tercera en cuatro actuaciones frente al conjunto de La Pequeña Habana.

Lo interesante es que Castillo pudo haber sido el ganador para Miami. Todavía algunos recuerdan aquel chico dominicano que entre Clase A avanzada y Doble A exhibía una recta de 95 millas con una efectividad de 2.26. Los Marlins, sin embargo, no estaban impresionados.

Dos veces intentaron cambiarlo, primero a San Diego en un canje fallido y luego a Cincinnati por el veterano Dan Straily, quien no fue nada del otro mundo y finalmente lo dejaron partir sin penas ni glorias.

Castillo no lanzó el martes como un as, pero que nadie se confunda, es el caballo de la rotación de los Rojos, que por cuarta vez superó los 10 ponches -11 contra los peces- en 27 salidas en el 2019. Repito por si no leyeron bien 27 salidas.

Detrás de él estaba una alineación que pegó cuatro extra bases, tres de ellos cuadrangulares y uno de esos tres el número 37 del venezolano Eugenio Suárez, quien el lunes también había sacado una del parque.

Cincinnati suma en dos días seis palos de vuelta entera que han hundido al pitcheo local en los partidos iniciales de la serie y mucho se podrá hablar del talento de Caleb Smith -y sí lo tiene-, pero su efectividad es de 4.05 y su balance es de 8-8, números que no son para echar campanas al vuelo.

Al menos Jorge Alfaro está dando muestras de su poder ofensivo al remolcar dos carreras y pegar su 14to jonrón de la contienda.

ANDERSON NO REGRESA, TAMPOCO SE OPERA

Como era de esperarse, Brian Anderson no tocará un bate más en lo que resta de temporada, pero no tendrá que pasar por el quirófano para reparar su fractura en la mano izquierda.


El jardinero derecho y tercera base sufrió la lesión el pasado viernes cuando fue golpeado por un lanzamiento del lanzador de los Filis, Vince Velasquez. Una prueba de rayos X reveló la fractura en el quinto hueso metacarpiano.

“Fue a visitar a un doctor y se determinó que no necesitará una cirugía’’, comentó el manager Don Mattingly. “Eso es todo lo que tenemos. No lo esperamos de vuelta. Eso es algo seguro’’.

  Comentarios