Béisbol

Victus, un bate que hace furor entre los peloteros cubanos

EL JARDINERO de los Cachorros de Chicago, el cubano Jorge Soler, durante showcase en el terreno de la Florida Internacional University el viernes 29 de Enero del 2016.
EL JARDINERO de los Cachorros de Chicago, el cubano Jorge Soler, durante showcase en el terreno de la Florida Internacional University el viernes 29 de Enero del 2016. koltun@elnuevoherald.com

Jorge Soler tomó el Victus entre sus manos y le dio vueltas hasta que encontró la postura perfecta antes de hacer un swing al aire, como quien saca una bola imaginaria del parque y espera una ovación silenciosa.

Greg Ballin, a su vez, contempló al jardinero de los Cachorros de Chicago y no pudo menos que evitar una sensación de triunfo, pues hace cinco años atrás ni un jugador de Ligas Menores sabía de la existencia de sus bates.

"Hoy Soler es un potencial cliente, pero mañana pudiera ser un enamorado de mis bates'', explicó Ballin, quien visitó Miami para estar presente en un showcase de peloteros cubanos, donde vio a Soler. "Decimos que aquel que se lo lleva a las manos y lo prueba, ya no quiere tocar otra madera. Ojalá este sea el caso''.

Victus es una de las pocas y quizá la más joven de las empresas que poseen licencia para fabricar bates para las Grandes Ligas y todavía dista de competir con gigantes como Lousville, pero poco a poco ha ido creando un mercado propio, donde mucho tienen que ver los cubanos.

Con clientes super estelares como Robinson Canó y Adam Jones, Victus es conocida entre los peloteros de la mayor de las Antillas y sus bates son los preferidos de figuras como Yoenis Céspedes, Rusney Castillo, Dariel Alvarez y Dayán Viciedo, entre otros.

"Los peloteros cubanos son muy exigentes con sus bates y les gusta que uno se siente frente a frente y les explique las ventajas de nuestro producto'', indicó Balin, quien nació en Nueva Jersey, donde está la sede de su empresa. "Pero lo que ves ahora no es nada, son muchos los cubanos prospectos que ya usan nuestros bates, pronto los verás en las Mayores, a los chicos y a los bates''.

Hombre dedicado a los bienes raíces y las construcciones, Balin decidió meterse en este complicado negocio cuando dos jóvenes hombres de negocios, Jared Smith y Ryan Engroff, le hablaron de una entidad moribunda que producía bates.

Los peloteros cubanos son muy exigentes con sus bates y les gusta que uno se siente frente a frente y les explique las ventajas de nuestro producto. Pero lo que ves ahora no es nada, son muchos los cubanos prospectos que ya usan nuestros bates, pronto los verás en las Mayores, a los chicos y a los bates

GREGG BALIN, director ejecutivo de Victus Sports

Y Balin, que toda su vida ha jugado al béisbol amateur, decidió dejarlo todo para sumergirse en un giro dominado por entidades poderosas y establecidas como la gigante Louisville Slugger.

Con su experiencia de ventas y finanzas, Balin le dio un giro a la compañía, le cambió el nombre a Victus y comenzó a recorrer terrenos para mostrar sus bates a estrellas y prospectos, a cínicos y conversos.

"Y hoy ya tenemos alrededor de 100 clientes en Grandes Ligas y muchos más en las granjas'', expresó Balin, de 60 años. "Somos muy selectivos con la madera que usamos, compramos lo mejor en el mercado, escuchamos a los cliente y personalizamos los bates, si alguien quiere un mejor agarre, un barril más ancho. Un mal bate puede causar una lesión o cansar los músculos. Los nuestros maximizan el talento''.

Para dar muestra del crecimiento de Victus, baste decir que seis de los titulares de los Mets utilizaron los bates de Balin en la pasada Serie Mundial, y cada uno con modificaciones de acuerdo con el pedido del cliente.


Uno de los pedidos más personalizados lo realizó Johnny Gómez, por ese entonces con los Medias Rojas, al solicitar en abril del 2013 cuatro bates con la inscripción Boston Strong para ser subastados en apoyo a las víctimas del atentado terrorista en al Maratón de esa ciudad.

"Nadie satisface más que nosotros el deseo de cada cliente'', enfatizó Balin, quien también posee una oficina en Fort Lauderdale. "Cada vez que vengo por el sur de la Florida trato de ver a los peloteros cubanos, porque es un mercado que crece, que es reconocible. Más cubanos están llegando a Grandes Ligas y, como todos, necesitan bates''.

Siga a Jorge Ebro en Twitter: @jorgeebro

  Comentarios