Boxeo

Boxeador cubano se declara no culpable en la tragedia que le cuesta la vida a madre embarazada

MARCOS FORESTAL en foto del departamento policial de Hemet.
MARCOS FORESTAL en foto del departamento policial de Hemet.

En su primera audiencia en corte, Marcos Forestal se declaró el miércoles no culpable de la muerte de una madre embarazada de una criatura de ochos meses, mientras supuestamente manejaba bajo la influencia del alcohol.

El cubano fue acusado de homicidio involuntario vehicular grave en estado de ebriedad que le costó la vida el domingo en la noche a Kristil Kincaid y a su hija no nacida de ocho meses en un accidente ocurrido en la Cuadra 500 Warren Road, al norte de la Avenida Devonshire en el sur de California.

Forestal se encuentra en estos momentos detenido en el Centro Robert Presley y su próxima presencia en corte fue programada para el 1 de noviembre a las 8:30 a.m.

De acuerdo con el reporte forense, la criatura en el vientre de Kincaid fue declarada muerta sobre las 10 p.m. del domingo, mientras que la madre fallecería unas dos horas más tarde.

Ambas llegaron muertas al complejo médico de Riverside de Moreno Valley, aunque la madre –con muerte cerebral- se mantuvo con vida artificial dos días más para que los familiares pudieran despedirse de ella.

El esposo de la víctima, Zach Kincaid, declaró a la filial de NBC en Los Angeles que estaba al habla con ella vía telefónica al momento del accidente y pudo escuchar los esfuerzos de rescate.

Además de su esposo de 12 años, a Kristil Kincaid, de 29 y residente de San Jacinto, le sobreviven una hija de 11 años, dos hijos de ocho y 14 años, respectivamente, y una hijastra de 14 años.


“Esta es una terrible tragedia que ninguna familia debe sufrir’’, comentó Rob Webb, jefe del departamento de policía de Hemet. “Tristemente, ofrecemos nuestras condolencias y prometemos que haremos todo para traer la justicia en este caso’’.

De acuerdo al teniente de la policía de Hemet, Eric Dickson, Forestal habría estado manejando su BMW sobre el límite de velocidad permitido al sur de Warren, cuando tomó los carriles contrarios y provocó la colisión.

Kincaid, con ocho meses de embarazo, habría intentado quitarse delante del sedán, pero ambos vehículos chocaron en las sendas del norte, provocando que el Chrysler de la mujer se incendiara, aunque oficiales lograron extinguir las llamas minutos más tarde.

La policía detuvo a Forestal justo cuando terminaba una transmisión de Facebook live, sin percatarse de que Kincaid sufría bajo las llamas, atrapada en su auto.

El cubano, quien buscaba labrarse un nombre en el pugilismo rentado y se había mudado recientemente a California, abandonó en abril del 2014 una escuadra nacional que asistía a un torneo de la Serie Mundial de Boxeo con sede en los Estados Unidos.

La familia de Kincaid ha establecido una cuenta de GoFundme para ayudar en los gastos funerarios. La investigación del departamento policial de Hemet aún continúa.

  Comentarios