Boxeo

Este cubano dejó el ring por un motivo de fuerza mayor. Ahora regresa a salvar el capítulo final de su carrera

Yasmany Consuegra está de vuelta al boxeo. El pesado de Cuba sube al ring este 2 de noviembre en Colombia para resumir una carrera interrumpida cuando cayó a fines del 2015 ante el retador mundial Dominic Breazeale.

Durante algún tiempo Consuegra prometía algo más. Llegó a tener un record de 17 victorias consecutivas con 14 nocauts y formaba parte del grupo de púgiles del conocido Al Haymon, pero luego de tres derrotas en fila decidió colgar los guantes y dedicarse a otra cosa.

Ahora el guerrero de Cienfuegos explica por qué se alejó de los cuadriláteros y que lo ha traído de regreso a Miami con su entrenador de siempre Osmiris Fernández y al camino de los golpes.

Llevabas casi tres años sin pelear, ¿qué te motiva a volver?

“La motivación principal es mi familia, que gracias a Dios ya la tengo aquí, mi esposa y una de mis hijas. Tenerlas aquí a mi lado me ha llenado de una nueva energía, una nueva esperanza’’.

¿Te afectó mucho la ausencia de ellas?

“Me afectó todo. No estaba bien enfocado, entrenaba con la cabeza en otra parte, con el pesamiento puesto en ellas. No me dolían tanto los golpes en el ring como los golpes de la soledad. Mi cuerpo estaba aquí, mi mente en Cuba’’.

Tuviste un récord de 17-0, parecía que ibas a alguna parte.

“De mis derrotas no voy a culpar a nadie. El único responsable soy yo. Puedo decirte aquí lo de la soledad, pero arriba del ring eso no le importa a nadie. Este es un boxeo profesional y no entrené como debía. Si no pongo de mi parte nadie lo va a hacer’’.


¿Y ahora estás poniendo de tu parte?

“Llevo entrenando dos meses y estoy viendo el boxeo de una forma diferente, seria, como nunca antes lo había entendido, porque la cabeza no me daba para eso. Ya tengo 35 años y como dice la canción, el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos. Quiero hacer algo por mi hija’’.

¿Cómo contemplas el resto de tu carrera?

“Creo que me pueden quedar entre dos y tres buenos años. Yo no voy a prometer que voy a ser campeón del mundo ni nada de eso, sino que voy a entregarme al máximo en cada pelea, las que me queden. Trataré de ser el guerrero que creo puedo ser’’.


Desde que te fuiste a la actulidad, la división pesada ha cambiado.

“Se ha puesto más dura, ha cobrado importancia. Cuando peleaba todavía estaban los Klitschkos. Ahora hay nuevos campeones, jóvenes que vienen llegando con muchas ganas, pero eso me motiva para probarme’’.

Mucha gente ya no se acuerda de ti.

“Primero quiero ganarme el respeto de mi equipo y luego ganarme el respeto de los aficionados del boxeo. Entrenar fuerte primero y luego lucir bien. Mucha gente no sabe que integré el equipo nacional, pero ya trataré de recordarles mi nombre’’.

  Comentarios