Boxeo

Tras colocar un pupilo en semifinales, entrenador cubano espera clasificar un segundo en Súper Serie de boxeo

Pedro Díaz durante un entrenamiento en Miami con Noel Gevor Mikaelian.
Pedro Díaz durante un entrenamiento en Miami con Noel Gevor Mikaelian. Facebook

Noel “Gevor’’ Mikaelian comenzó a boxear de nuevo para pagar sus estudios de leyes. El guerrero se ofreció como voluntario de sparrings en la preparación de grandes figuras del momento sin saber que de esa necesidad nacería una carrera que será puesta a prueba este sábado.

Mikaelian enfrenta este sábado en Chicago a Mairis Briedis por el derecho de pasar a la semifinales de la Súper Serie Mundial de Boxeo, y lo hace como el hombre con menos posibilidades por su menor experiencia en los cuadriláteros.

“No importa que no sea el favorito’’, comentó Mikaelian, quien entrena en Miami bajo las órdenes del profesor Pedro Díaz. “El fue un gran campeón, tiene una gran carrera, pero estoy convencido de que voy a ganar. Para mí lo que hizo no importa’’.

Ciertamente, Briedis posee mayor trayectoria que Mikaelian. Este armenio nacionalizado alemán trae, sin embargo, ciertas fortalezas que no se ven a simple vista.

Mientras pagaba sus estudios y aprendía los secretos del boxeo, Mikaelian sostenía sesiones de sparrings con Mateusz Masternak –el vencido por el cubano Yunier Dorticós-, Tony Bellew, Ola Afolabi y Krzysztof Wlodarczyk.

Otro elemento a su favor fue el apoyo de su padrasto Khoren Gevor, quien fuera campeón mediano europeo y se llevara al chico a varios de sus campamentos de preparación.

“La influencia de mi padrasto fue enorme’’, agregó el guerrero de 28 años, quien tuvo una breve carrera amateur. “Yo dejé el boxeo por estudiar en la universidad, pero incluso estando allí nunca perdí el amor por el boxeo ni el deseo de convertirme en campeón del mundo’’.


Tras realizar el ciento por ciento de su carrera en Alemania y Europa, Mikaelian vino a Miami para buscar las enseñanzas de Pedro Díaz, el reconocido entrenador cubano y de su equipo Mundo Boxing.

A pesar de las diferencias culturales e idiomáticas, Mikaelian ha encajado perfectamente en la filosofía de Díaz y dentro de un grupo de boxeadores de varias partes del planeta.

“Pedro es un gran entrenador que me está ayudando a redondear mejor mi arsenal de habilidades’’, argumentó el crucero. “Me gusta Miami, su gente. Es muy caliente, pero eso para entrenar es algo positivo’’.


Y así como Ivan Baranchyk asombró a todos por su poder al derrotar por nocaut a Anthony Yigit, Mikaelian espera convertirse en el segundo pupilo de Díaz en avanzar a las semifinales de la Súper Serie cuando enfrente a Briedis.

Sus managers de Sauerland confían en que a la vuelta de un año será el mejor crucero del mundo, pero para eso debe imponerse en este importante torneo en el cual ya avanzaron Andrew Tabiti y el cubano Dorticós.

Si gana la Súper Serie, Mikaelian se podrá pagar sus estudios universitarios y algo más.

  Comentarios