Boxeo

Hermanos de ring y de vida. Estos cubanos esperan ser campeones del mundo

Navarro y Duvergel, hermanos de ring y vida

Uno no se puede separar del otro. Liván Navarro e Irosvani Duvergel se conocían desde los tiempos en que ambos comenzaban a tirar golpes en los gimnasios y a fajarse con la vida. En Cuba eran amigos, en Miami se han convertido en hermanos.
Up Next
Uno no se puede separar del otro. Liván Navarro e Irosvani Duvergel se conocían desde los tiempos en que ambos comenzaban a tirar golpes en los gimnasios y a fajarse con la vida. En Cuba eran amigos, en Miami se han convertido en hermanos.

Uno no se puede separar del otro. Liván Navarro e Irosvani Duvergel se conocían desde los tiempos en que ambos comenzaban a tirar golpes en los gimnasios y a fajarse con la vida. En Cuba eran amigos, en Miami se han convertido en hermanos.

La casualidad y la necesidad se juntaron para que ambos continuaran juntos en los trajines del ring, bajo la misma bandera promocional de The Heavyweight Factory y en las mismas presentaciones en el Event Center del Hard Rock Casino de Hollywood.

Navarro y Duvergel se presentarán por cuarta ocasión consecutiva en ese escenario donde han cultivado un grupo de seguidores que viene creciendo y aprecia lo que ellos traen al boxeo.

“Combatir en la misma noche es algo que nos ayuda mucho en lo emocional’’, comentó Duvergel. “Siempre nos estamos apoyando. Vemos lo que salió bien o mal, lo que podemos mejorar. Los dos queremos subir. Los dos queremos convertirnos en campeones del mundo’’.

Por su estilo agresivo y desenfadado, Navarro gusta mucho entre los aficionados locales y su última pelea contra Armando Alvarez fue considerada le mejor de la noche, porque la acción no cesó en ningún momento.

Esta vez, sin embargo, Navarro (10-0, 7 KO) va contra un veterano de mil batallas, un hombre muy inteligente y con recursos, que ha vivido la experiencia de los grandes escenarios como el colombiano Breidis Prescott.

Aunque viene con una racha de cuatro derrotas, en sus buenos tiempos Prescott (31-16, 22 K0) logró victorias sobre el cubano Richard Abril y el inglés Amir Khan, además de haber enfrentado a figuras de la talla de Terence Crawford y Mike Alvarado.

“Yo no miro a mis oponentes por su nombre’’, explicó Navarro. “Confío en mi boxeo. Salgo a hacer mi trabajo y nada más. Hasta ahora eso me ha dado resultados y no voy a cambiar para este choque’’.


Al igual que Navarro, también despierta mucho interés Duvergel, otro que va a su cuarta actuación en La Roca y promete avanzar rápidamente en la división mediana.

Miembro de la escuadra nacional cubana, Duvergel (5-0, 3 KO) superó por nocaut técnico a su compatriota Yendris Rodríguez en su choque previo y viene avanzando con fuerza bajo la dirección técnica del entrenador Germán Caicedo en Miami.

“Vemos con mucho orgullo como crece nuestro grupo de seguidores’’, apuntó Duvergel, quien se mide a Lowan T. Nelson (5-2, 4 KO). “Sabemos que debemos dar un espectáculo para seguir ganando fanáticos que nos respalden’’.


Cuando no están compartiendo gimnasio, Duvergel y Navarro suelen pasar tiempo juntos. Se visitan, comparten, recuerdan los tiempos en que eran un par de muchachos en el barrio, en la calle, con ilusiones de llegar lejos.

Recuerdan, además los momentos duros que les mostraron el camino y la vía fuera de Cuba y por eso se impulsan el uno al otro, cuando asoma un palmo de cansancio o desánimo.

“Muchos no ven todavía a Liván por su talento, sino por otros elementos como la agresividad’’, agregó Duvergel. “Pero yo sí veo un boxeador que se hace más completo. Me siento muy contento de ver como avanza’’.


Navarro, por su parte, siente lo mismo por su amigo.

“Irosvani siempre fue un talento fuera de lo común’’, explicó Navarro. “Ha sido una bendición que la vida y el trabajo nos permita continuar juntos. Este viernes estaremos hombro con hombro, deseándonos la victoria’’.

  Comentarios