Boxeo

A punto de romperse el misterio en torno a gran boxeador cubano. Muy cerca de firmar con Top Rank

Robeisy Ramírez (der.) en su pelea contra Shiva Thapa, de la India, en los Juegos de Rio de Janeiro el 11 de agosto del 2016.
Robeisy Ramírez (der.) en su pelea contra Shiva Thapa, de la India, en los Juegos de Rio de Janeiro el 11 de agosto del 2016. Getty Images

Finalmente, Robeisy Ramírez está a punto de salir de la oscuridad. El talentoso boxeador cubano estaría muy cerca de firmar un contrato de varias peleas con Top Rank, una de las promotoras líderes con acceso a la plataforma mundial de ESPN.

De acuerdo con Mike Coppinger, uno de los periodistas más reconocidos del boxeo, el pacto de Ramírez con la entidad que dirige Bob Arum sería por varias peleas, lo cual representa un buen golpe para Top Rank en su batalla con otras entidades como DAZN y Premier Boxing Champions.

Ramírez, de 25 años, es uno de los mejores púgiles amateurs de todos los tiempos, ganador de dos medallas doradas en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, donde dejó muy grata impresión al vencer a Shakur Stevenson.

Top Rank está haciendo esfuerzos desesperados por adquirir todo el talento disponible y no por gusto Stevenson es otro de sus baluartes jóvenes, de modo que no sería descabellado un encuentro futuro entre ambos en una pelea vendida sobre la base del pasado y la nostalgia olímpica.

En la cita inglesa alcanzó lo más alto del podio pasando por encima de amateurs que ahora son buenos prospectos en el pugilismo de paga como Andrew Selby, Michael Conlan y Tugstsogt Nyambayar.

Cuatro años más tarde, en el balneario de Brasil, superó a Stevenson y a Murodjon Akhmadaliev, los cuales se van acercando a combates por títulos del mundo en los pesos pluma y gallo, respectivamente.

Por sus actuaciones no solo en olimpiadas, sino también en Centroamericanos, Panamericanos y Mundiales, quedaba claro que Ramírez era el boxeador cubano más cercano a un guerrero profesional, poseedor de un estilo completo, con mucho arsenal técnico y un carisma que habrá de ayudarle en lo adelante.


Quizá su única asignatura pendiente sería aumentar la potencia de sus golpes, algo muy importante en el ámbito rentado y necesario aún más si comienza a pelear en las 122 o 126 libras, donde reinan los Leo Santa Cruz, Gary Russell y Oscar Valdez del momento.

Ramírez escapó de una escuadra nacional cubana en julio del 2018 mientras entrenaba en México y, de cuando en cuando, colgaba videos de entrenamientos, alimentando la curiosidad de expertos y aficionados del deporte de los puños.

Si se confirma su acuerdo con Top Rank, sería el boxeador cubano de más alta jerarquía desde que esa entidad promocionara a Guillermo Rigondeaux y a Yuriorkis Gamboa, otros dos amateurs de excelencia, campeones olímpicos que también ganaron fajas profesionales.

  Comentarios