Boxeo

Yo esperaba un KO para ganar, pero no que me saliera tan lindo, afirma rey cubano de los cruceros

Tiene el rostro de Joe Louis y la postura de un Teófilo Stevenson, así describió el promotor Luis de Cubas padre a Yuniel Dorticós la primera vez que lo tuvo delante. La pegada, entonces, pudiera ser una combinación de los dos.

Porque la pegada de Dorticós es única. Las primeras 17 peleas las ganó de manera consecutiva por la vía del cloroformo, cuando su nombre era apenas un zumbido en el fondo del boxeo. Ahora que todos ponen atención, sus manos han conquistado el respeto de expertos y aficionados.

Todavía fresco en la Súper Serie Mundial del Boxeo contra Andrew Tabiti, Dorticós habla de lo que significa volver a ser rey del planeta en los cruceros y de su próximo compromiso en la final contra Mairis Briedis en algún momento de la segunda mitad del 2019.

Y como siempre, no quiere dejar de saludar a nadie de los suyos, desde sus dos hijas a su esposa, desde su profesor Pedro Roque a su padrino en la isla, a los aficionados de todo el mundo. Dorticós es el más familiar y el más temido de los boxeadores cubanos.

Tal parece que Tabiti tuvo unos primeros cuatro asaltos a su favor.

“Siempre supimos que iba a ser así. El profesor Roque me mantuvo atento para cortarle el paso y en algún momento comenzar a tirarle golpes al cuerpo para detenerlo, y luego bombazos por encima para destruirlo en cuerpo y mente’’.

La preocupación era que se mantuviera así los 12 rounds.

“Antes de subir al ring, el profesor me recalcó que no me desesperara. Me dijo que Tabiti iba a querer ensuciar la pela. Me dijo que mantuviera la cabeza fría, sin alejarme del plan, que el nocaut llegaría solo. Y eso fue lo que sucedió’’.

¿Qué sentiste al sufrir la cortada?

“Sinceramente, nuna pienso en lo malo. El profesor me dijo que eso no era nada, que era apenas un arañazo. Y yo le creí, pero cuando terminó la pelea me dieron cuatro puntos adentro y ocho por fuera. Entonces me di cuenta de que la cortada era todo menos un arañazo’’.

Comienzas a presionar, ¿te das cuenta que él venía a la baja?

“Lo primero fue estudiarlo en esos rounds iniciales, luego me percato que no traía nada, que era más de lo mismo, y me dije: voy a soltarme un poco más, dejame hacerle sentir la mano pesada a ver cómo reacciona. Ese fue el principio de su final’’.


¿Viste el nocaut en cámara lenta?

“Imaginaba un nocaut bueno, efectivo, pero así tan lindo no lo imaginaba, tan perfecto en su trayectoria. Sabía que él ya estaba debilitado, que le costaba la respiración. Le metí la recta a ver si aguantaba y se fue completo’’.

¿Qué sientes al ser el único campeón cubano?

“Orgulloso de haber abierto las puertas a otros cubanos. No soy mejor que nadie, pero para mí es tremenda alegría regresar a mi tierra un título del mundo. Hemos tenido años difíciles, de tanto sufrimiento y dolor, y la gente hablando que si los cubanos esto, que si los cubanos lo otro. Vamos a tener más campeones, eso es seguro’’.


¿Qué opinión te merece Briedis?

“Briedis y yo somos los mejores entre los cruceros, pero dentro de mi mente soy el mejor de los mejores. Sé que la final puede ser allá en su casa, pero a mí siempre me ha gustado pelear fuera de Miami en este nivel. Que la presión sea para él y no para mí’’.

¿Miras a los pesos completos?

“Eso va a llegar, despues de este torneo pase lo que pase, me voy a la división superior. Pero primero debo ganar esta Súper Serie y el trofeo Muhammad Alí. Yo sufrí mucho el año pasado y ahora me toca reír un poco’’.

_

  Comentarios