Boxeo

El próximo Manny Pacquiao puede encontrarse en Miami, bajo la guía de un entrenador cubano

El próximo Manny Pacquiao puede estar ya en Miami

El próximo Manny Pacquiao puede estar ya en Miami
Up Next
El próximo Manny Pacquiao puede estar ya en Miami

Si el gimnasio de Pedro Díaz es un imán para púgiles europeos, el de Osmiri “Morito” Fernández se ha convertido en una suerte de Naciones Unidas del boxeo con su galería de guerreros locales, centroamericanos y, especialmente filipinos que aspiran a convertirse en el próximo Manny Pacquiao.

El entrenador cubano lleva varios años trabajando el mercado de las Filipinas y sus relaciones abarcan una decena de gladiadores de esa nación asiática, pero ahora se ha concentrado en tres prometedores muchachos: Mike Plania (21-1, 11 K), Mark Bernaldez (10-2, 13 KO) y Reymart Gaballo (21-0, 18 KO).

“Ya son varias temporadas que llevamos juntos y hemos tendido muy buenos puentes con las estructuras de boxeo en las Filipinas’’, comentó Fernández. “Los tres poseen una gran proyección y esperemos que en poco tiempo comiencen a hacer ruido en sus divisiones’’.

De hecho, algunos ya lo están haciendo, como Gaballo, campeón interino de la Asociación Mundial en las 118 libras, que sube el ring el 31 de agosto en Minneapolis -cartelera de Erislandy Lara e Inocente Alvarez- para enfrentar al colombiano Yeisón Vargas.

Plania, por su parte, espera por la luz verde para medirse el 14 de septiembre en las 122 libras al campeón de la Organización Mundial, Emanuel Navarrete, todavía fresco de su triunfo del sábado ante Francisco de Vaca.

En el caso de Bernaldez, el equipo de Fernández está esperando una llamada de Top Rank para situarlo en sus carteleras o de lo contrario regresaría a pelear en Miami el 25 de octubre en el Miccosukee Resort and Gaming.

“Todos tienen retos en lo inmediato y en el porvenir, peros estos muchachos no desaprovechan las oportunidades’’, agregó Fernández. “Mira el caso de Plania, sabemos que Navarrete es un gran campeón, pero si nos dicen que vamos a pelear, vamos para arriba de ese reto y vamos a ganar’’.

Para los “extranjeros’’ venir a entrenar a Miami resulta un paso de avance, aunque entraña un grado de sacrificio en un deporte difícil y cruel, que solo será compensado con los éxitos en el cuadrilátero.

Sin embargo, Fernández y su equipo de trabajo se han encargado de facilitar la transición de vida y costumbres, con la convicción de que el tiempo compartido en el gimnasio aleja las nostalgias.

“Ellos se dedican más de un 100 por ciento a su deporte’’, recalcó el técnico cubano. “Lo que más halaga a un entrenador es ver cómo un deportista te pide más, te exige más para poder avanzar y ellos son así. Saben lo que quieren y nosotros somos el vehículo para ayudarlos a lograr sus sueños’’.


Cada vez que se habla de un filipino viene a la mente el nombre de Pacquiao. De hecho el equipo de Fernández ya está trabajando directamente con la empresa del legendario campeón de ocho divisiones para extender la colaboración a otros boxeadores.

La pregunta es, entonces, habrá un Pacquiao entre estos muchachos que entrenan en Miami.

“Creemos que sí, son muchachos jóvenes con mucho talento’’, apuntó Fernández. “Por otra parte, Pacquiao está interesado en ayudar a los jóvenes filipinos que eligen el boxeo. Sabe escuchar y está dando buenos pasos en ese sentido. De modo que el próximo Manny Pacquiao, si no está ya aquí en Miami, está por venir pronto’’.

  Comentarios