Fútbol

Adiós a un impulsor del fútbol en Miami y sobre todo en Estados Unidos

Fernando Clavijo durante un partido como entrenador de los Rapids de Colorado ante el Galaxy de Los Angeles, el 26 de agosto de 2007.
Fernando Clavijo durante un partido como entrenador de los Rapids de Colorado ante el Galaxy de Los Angeles, el 26 de agosto de 2007. Getty Images

Fernando Clavijo dio un gran aporte al fútbol en el área de Miami, pero mucho más al de Estados Unidos en general. Murió el viernes en Fort Lauderdale, víctima de un cáncer a los 63 años de edad. Su vida fue una combinación de elegancia y garra como buen hombre nacido en Uruguay.

En el sur de la Florida preparó a la selección de Haití entre el 2003 y 2004 con miras a las eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006, porque debido a problemas en el país los directivos de la Federación Haitiana de Fútbol decidieron jugar en Miami. En el 2009 se incorporó al antiguo Miami FC para formar talentos.

Su pasó por la selección de Haití fue una de las mayores pruebas de su vida. En un momento llegaron a deberle seis meses de sueldo. Por si eso fuera poco, de su propio bolsillo pagaba la alimentación y el traslado de los jugadores. En medio de tantas calamidades, Haití avanzó a segunda ronda luego de superar a Turcos y Caicos, pero luego fue eliminada por Jamaica.

“Siempre fue generoso y por eso era querido’’, comentó Tom Mulroy, propietario de Soccer Marketing & Promotions. “Yo conocí a Fernando cuando llegó a Nueva York en 1979. Jugaba como defensa con el Apollo y lo enfrenté varias veces. Nunca he visto un jugador más rápido y más decidido que él. En cada acción se jugaba la vida y al final del partido se acercaba al rival y lo abrazaba”.

Quizás por eso, Bora Milutinovic siempre lo tuvo en sus equipos desde que asumió en 1991 la preparación de la selección de las barras y las estrellas con miras al Mundial de Estados Unidos 1994.

Bora designó a Clavijo para que en la definición por penales disparara el último contra Honduras para ganar 4-3 luego de haber empatado 0-0 tras 120 minutos de juego, y conquistar la final de la Copa del Oro de la CONCACAF.

“En la celebración, Bora me reprochó que la pelota había entrado muy despacio’’, recordaría Clavijo con humor. “Era tal la ansiedad porque ese fue el primer título importante conquistado por el fútbol de Estados Unidos’’.

La responsabilidad fue mayor para Clavijo en el segundo partido de la selección estadounidense en “su” Mundial. Bora no lo había considerado como titular en el debut contra Suiza que terminó en empate 1-1.

“Yo asistí a los cuatro partidos de EEUU en el Mundial de 1994”, recordó Mulroy. “Los jugadores se enteraron en el camerín que Clavijo sería titular contra Colombia, el único cambio en el equipo, y fue toda una sorpresa porque el empate contra los suizos ya era bastante. Nadie creía que EEUU conseguiría un punto en la Copa y por lo tanto se esperaba que Bora mantuviera su once abridor”.

Con gran actuación de Clavijo, EEUU sorprendió al mundo y eliminó 2-1 a Colombia, en el partido en que Andrés Escobar cometió un autogol que resultaría trágico, y con ese resultado virtualmente el equipo de las barras y estrellas aseguró su clasificación a octavos de final.


Clavijo había emigrado a Estados Unidos cuando la North American Soccer League de los Pelé, Johan Cruyff y Franz Beckenbauer incubaba desacuerdos que la llevarían a cerrar en 1984. Por lo tanto, la carrera de Clavijo se desarrolló sin una liga profesional, que recién llegó con la MLS en 1996.

Para entender el verdadero mérito de la actuación de EEUU en “su” Mundial hay que considerar el hecho que Bora formó su selección con jugadores procedentes de ligas de indoor soccer, mientras Colombia, por ejemplo, era candidata para ser campeón del mundo en 1994. No hay que olvidar que el equipo del “Pibe” Valderrama y Faustino Asprilla venía de haber clasificado tras golear 5-0 a Argentina en el mismísimo Buenos Aires.

En el Mundial de Francia 1998, Bora dirigió a Nigeria y llevó a Clavijo como su asistente. Luego, el defensor fue entrenador del Revolution de Nueva Inglaterra y los Rapids de Colorado. En el 2012 asumió el cargo de director de fútbol del FC Dallas y el año pasado dejó el cargo por problemas de salud.

“Más allá del campo, su calidez, entusiasmo y alegría hicieron que fuera querido por todos quienes lo conocían’’, dijo el dueño del FC Dallas Clark Hunt. “Lo extrañaremos siempre”.

“Fernando fue un pionero”, señaló el presidente del FC Dallas Dan Hunt. “Su conocimiento y pasión por el fútbol no tienen paralelo”.

Clavijo deja a su esposa Martha, sus hijos Nico y Jonathan, su hija política Thanne y sus nietos Lucas y Sofía.

  Comentarios