Fútbol

Cambio de planes: el Clásico entre Real Madrid y Barcelona no se jugará en la fecha prevista

Tras los recientes disturbios en Barcelona, y en toda Cataluña, el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) decidió finalmente suspender el Clásico del próximo 26 de octubre en el Camp Nou.

Este jueves por la noche el organismo pospuso el partido entre el Real Madrid y el Barcelona para el mes de diciembre, sin especificar aún la fecha. LaLiga y ambos clubes deberán acordar la fecha como máximo el próximo lunes.

LaLiga propuso primeramente trasladar el encuentro entre el Real Madrid y el Barcelona del Camp Nou al Bernabéu, la solución que parecía mejor, evitando así las protestas que se vienen produciendo en la Ciudad Condal, pero ninguno de los dos clubes estuvo dispuesto a intercambiar los escenarios.

Lo cierto es que a día de hoy no hay garantías para que el encuentro pueda jugarse con normalidad y lo más sensato ha sido posponerlo. El 18 de diciembre parece ser la fecha favorita.


Grupos radicales afines al independentismo en Cataluña han tomado las calles, han hecho barricadas, incendiaron contenedores, atacaron establecimientos y a la propia policía sembrando el caos. Nada impide que repitan estos hechos de colapsar el aeropuerto a la llegada del Real Madrid, que ataquen el hotel donde se aloje el equipo blanco, o el autobús a la llegada al Camp Nou y que incluso invadan el campo durante la realización del encuentro.

Las protestas se iniciaron tras la sentencia del Tribunal Supremo de España de condenar a sus líderes políticos por sedición tras las revueltas posteriores al referéndum de independencia. La pena es que la fiesta del fútbol se vea empañada por estos grupos de inadaptados sociales, dirigidos por un grupo que solo representa una parte de la sociedad catalana y que con su comportamiento incívico está dejando mucho que desear.

Si bien por un lado las autoridades tienen que luchar porque esta gentuza no boicotee el fútbol, por otro tampoco hay que darles una tribuna para que manifiesten sus reivindicaciones. y había que tomar una decisión a solo ocho días de celebrarse el encuentro.

Con el cambio de fecha el Real Madrid podría salir beneficiado, no tanto por el calendario, sino porque puede recuperar a los lesionados. Luka Modric, Tony Kross, Gareth Bale y Marcelo; mientras el Barcelona a día de hoy tiene a todos sus jugadores disponibles.

Al Madrid le toca visitar este sábado al Mallorca para mantener el liderato en la liga, el martes al Galatasaray para salir del sótano de su grupo en la Champions. En tanto, el Barça visita al Eibar el sábado, al Slavia Praga el miércoles. Ahora ambos descansarán el 26 de octubre.

Habrá que ver la nueva fecha, pero si se aplaza el partido para el 18 de diciembre el calendario tampoco es generoso.

El 11 de diciembre los blancos visitan al Brujas en la Champions, el 15 al Valencia y el 18 al Barcelona, casi nada, y cierran el 2019 el 22 en casa ante el Bilbao.

El 10 de diciembre los azulgranas visitan al Inter en la Liga de Campeones, el 15 a la Real Sociedad, el 18 vendría el Clásico y terminan el 2019 contra el Alavés el 22, también en el Camp Nou.

El deseo es que la situación en Barcelona se normalice, se pueda jugar sin incidentes el Barcelona-Real Madrid y triunfe la fiesta del fútbol, tal como está programado.

La realidad puede ser otra y por si se embullan, como en Casablanca, siempre les queda Miami.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios