NBA

Miami Heat tiene un grave problema en el sistema

El jugador de los 76ers Trevor Booker celebra en frente de los jugadores del Heat Bam Adebayo (13), James Johnson (16) y Tyler Johnson (8) el 14 de febrero en Filadelfia.
El jugador de los 76ers Trevor Booker celebra en frente de los jugadores del Heat Bam Adebayo (13), James Johnson (16) y Tyler Johnson (8) el 14 de febrero en Filadelfia. AP

Vaya batacazo se llevó el Heat este 14 de febrero al perder 104-102 en Filadelfia después de estar ganando en el tercer cuarto por ¡24 puntos!

Resulta casi imposible encontrar una explicación a tanto despropósito y ahora sus minivacaciones por el Juego de las Estrellas serán más largas de lo previsto, dándole vuelta al asunto hasta que regresen a la acción el próximo 23 de febrero.

Si la victoria ante los Bucks elevó al Heat lo más alto, la desmoralizadora derrota ante los Sixers lo ha hundido, aunque el equipo pretenda mantener la moral bien alta publicamente.


“Me gusta nuestro equipo y tenemos una gran ventaja. Creo que somos un buen equipo con un gran potencial”, comentó el entrenador de Miami Erik Spoelstra. “Creo que seremos capaces de superar esta barrera. Estamos más cerca de lo que parece, solo tenemos que jugar con una identidad consistentemente”.

En verdad fue un juego raro. El Heat dominó todas las estadísticas menos una: los rebotes. El equipo de Filadelfia, sin Joel Embiit, ganó la batalla de los tableros 70-41 con 23 rebotes ofensivos y las segundas oportunidades 25-9 y ahí los liquidó.

Dwyane Wade fue parte de la inconsistencia de Miami, terminó con ocho puntos, disparando de 4-13 (0-2 en triples) y 0-2 en tiros libres. Pero todo hubiese cambiado su hubiese anotado su disparo heroico de tres puntos sobre la bocina, el cual le hubiese dado la victoria.


“Tenemos que ser un poco mejor en general, solo tenemos que completar los juegos”, dijo Wade. “Estos últimos dos partidos han sido muy reñidos. Somos un buen equipo y nos daremos la oportunidad de ganar todas las noches”.

No si juegan como en la segunda mitad, en la que perdieron 65-40, o sea mal en ataque y peor en defensa, con otro miserable tercer cuarto de 19-34 para el quinteto de la Capital del Sol.

Y es que el problema es del sistema. Mientras los Sixers mandaban a todos sus hombres a tomar el rebote ofensivo, los del Heat salían corriendo para atacar y no cerraban. Lo peor fue que nunca lo corrigieron.


Tampoco Spoelstra apostó por el dúo de Hassan Whiteside y Bam Adebayo que le hubiese dado esa consistencia que necesitaba debajo las tablas. Ni supo cómo detener la sangriá cuando los Sixers le fueron encima al Heat.

Whiteside anotó 16 puntos y tomó 10 rebotes; mientras Adebayo demostró que está a años luz del titular con tres puntos (0-3) y dos rebotes. No todo es energía.

James Johnson y Goran Dragic son los únicos que se salvan de la quema. JJ fue el mejor anotador con 22 puntos y cuatro tristes rebotes, mientras el Dragón se iba con 18 y tres rebotes.

Justise Winslow con tres puntos y tres rebotes, Luke Babbitt con seis puntos y cero rebotes, Adebayo y la alineación pequeña de Spoelstra son los grandes señalados.


Esto no se arregla hasta que Spoelstra no se de cuenta que Winslow no es titular, ni mucho menos delantero de poder. Tampoco Babbitt. El Heat necesita en ese puesto un hombre grande que ayude al centro y que sea dominante en la pintura.

Y ahora el Heat clama por el regreso de Kelly Olynyk para que compense este desbalanceado equipo.

Después de perder siete de sus últimos ocho encuentros, Miami (30-28) ha sido relegado a la octava plaza, a juego y medio de los Sixers y sacándole también juego y medio a los Pistons.

Faltan 24 juegos y el Heat necesita identificar el problema para solucionarlo y así no solo asegurar una plaza a los playoffs, sino ascender en la tabla para evitar a los tres de arriba en la primera ronda.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios