NBA

El controversial gigante de Miami da motivos de esperanza con una demostración tremenda de poder y dominio

El centro del Heat Hassan Whiteside bloquea un tiro de Patty Mills, de los Spurs, en el segundo cuarto del partido celebrado el 7 de noviembre de 2018 en Miami.
El centro del Heat Hassan Whiteside bloquea un tiro de Patty Mills, de los Spurs, en el segundo cuarto del partido celebrado el 7 de noviembre de 2018 en Miami. dsantiago@miamiherald.com

Hassan Whiteside fue Hassan Whiteside y mucho más. Pocas veces un jugador tuvo tanto impacto en tan poco tiempo de juego dentro de un mismo choque, porque lo de del miércoles por la noche fue de pararse y aplaudir.

El centro de Miami disfrutó de su mejor encuentro de temporada y uno de los mejores de su carrera para que el Heat conquistara una victoria 95-88 sobre los Spurs delante de 16,500 aficionados en la Arena American Airlines.

Apenas en 25 minutos, Whiteside acumuló la impresionante línea ofensiva de 29 puntos, 20 rebotes y nueve bloqueos, esta última cifra la mayor cantidad para un choque en lo que va de temporada en la NBA.

“No necesito tomar 25 disparos para dominar un encuentro’’, comentó Whiteside al final. “Quiero ser el líder defensivo, dominar los rebotes, los bloqueos, con eso me basta’’.

Con las ausencias de Goran Dragic por lesión y Dwyane Wade por asuntos personales, parecía en principio que la tarea del Heat iba a ser durísima ante el conjunto dirigido por el legendario Gregg Popovich.

Pero un renovado Whiteside, que en varias ocasiones arengó a los aficionados en la arena y recibió ovaciones, cargó con su equipo y lo depositó cómodamente en la victoria, la primera del equipo de la Capital del Sol en cuatro temporadas contra San Antonio.

Los pupilos del coach Erik Spoelstra no le ganaban un partido a los Spurs en las últimas cuatro series particulares, cada una de dos desafíos, cuatro de ellos en Biscayne Boulevard.

“Había pensado en esa racha negativa desde hacía días’’, expresó Whiteside. “Me siento feliz de que haya terminado’’.

Miami disfrutó de una sólida primera mitad que ganó 50-42 gracias a la acción de un Whiteside que se convirtió en líder y estuvo muy activo a ambos lados del tabloncillo.

Sin actuación en la jornada previa en Detroit por problemas en un tobillo, Whiteside finalizó los dos primeros parciales con 18 puntos, 14 rebotes y ocho bloqueos, cifras que ya muchos quisieran para un encuentro completo.

Esa cantidad de ocho canastas detenidas a los contrarios resultaron una marca para la organización en una primera mitad, lo que no es poco cosa ante un oponente como los Spurs.

El Heat disparó para un 42.3 por ciento de efectividad, pero San Antonio se las ingenió para no despegarse demasiado, porque Mills –viniendo desde el banco- puso en apuros a la defensa de casa con sus 14 cartones en la mitad inicial.

A pesar de tener los minutos controlados, el gigante del Heat continuó haciendo estragos en la zona interior para que su equipo conservara la ventaja en el tercer período.

Para el cuarto, San Antonio hacía un esfuerzo desesperado por acercarse y puso en peligro a los de casa, apoyados en varios errores de manejo del balón, pero el hueco era demasiado profundo y el tiempo no daba para más.

Más allá de cualquier consideración, si Whiteside muestra el mismo espíritu en el resto de los encuentros, la mejoría puede llegar para Miami más temprano que tarde.

  Comentarios