NBA

La posible llegada de Carmelo Anthony al Heat reabre el debate

Josh Richardson, del Heat (0) entra al aro marcador por el jugador de los Sixers Ben Simmons el pasado 12 de noviembre en Miami.
Josh Richardson, del Heat (0) entra al aro marcador por el jugador de los Sixers Ben Simmons el pasado 12 de noviembre en Miami. pfarrell@miamiherald.com

No hay duda de que el Heat necesita agregar más talento para poder pelear por un puesto en la cima de la Conferencia Este; sin embargo la dirección del equipo no parece estar muy convencida de ello, al menos a cualquier precio.

Primero dejó escapar a Jimmy Butler (a Filadelfia), entendiendo que era mejor quedarse con Josh Richardson, y ahora duda si traer a Carmelo Anthony, quien este jueves fue dejado libre por los Rockets de Houston, después de disputar 10 juegos sin que consiguiese adaptarse.

Ahora, el 10 veces “All Star”, podría aterrizar en Miami para acompañar a su amigo Dwyane Wade en su último viaje.

Wade se ha perdido los últimos cinco juegos por estar cuidando a su primera hija con su actual esposa Gabrielle Union-Wade y se perderá también el partido contra Indiana y el domingo contra los Lakers de LeBron James.

“Tendrá tanto tiempo como él necesite”, dijo el entrenador del Heat Erik Spoelstra. “Obviamente, esta es una bendición increíble para él y Gaby, por lo que estamos contentos”.

D-Wade, quien mostró este jueves el tatuaje con el nombre de su hija Kaavia James, sin duda estaría encantado con la llegada de su amigo, pero eso no significa que Pat Riley lo entienda así.

No está muy claro que Melo pueda ayudar al quinteto de la Capital del Sol, a pesar de su poder de fuego contrastado.

El Heat ahora es un equipo que juega a un paso diferente a la ofensiva y será muy difícil que pueda hacerse con un puesto de titular en el equipo, visto su fracaso como suplente en los Rockets, después de haber sido abridor durante toda su carrera.

Ahora con 34 años y un porcentaje inferior en tiros al aro (40.5%) ya no es el mismo, pero aún así sigue siendo muy superior a la mayoría de los jugadores de Miami.

Sin dudas Anthony haría mejor al equipo, pero no lo suficiente para conseguir algo importante, a menos que renazca en South Beach.

La buena noticia es que el Heat con 14 jugadores en el roster le queda un puesto libre y los $2 millones de salario (mínimo de veterano), aunque subiría un poco el ya sobrepasado impuesto de lujo, no es algo significativo.

Otra cosa es que le reste minutos a Justise Winslow, Rodney McGruder y James Johnson cuando regrese; sin embargo vale la pena tener menos minutos y más eficiencia.

El Heat ya se ha reunido anteriormente con Anthony y sus representantes, por lo que existe buena relación y cualquier cosa puede ocurrir.

Para el equipo de Miami la posible llegada de Carmelo no es una distracción, más bien lo que le importa es mejorar en defensa y sobre todo en las múltiples pérdidas del balón.

A su vez continúa centrado en el programa de desarrollo de jugadores, del cual han sacado a Tyler Johnson y Rodney McGruder. Al mismo tiempo apuesta por Richardson, Winslow y Bam Adebayo, sus últimas elecciones en el draft.

Este quinteto, más Wade (que fue la primera elección), forma hoy la base del Heat y son los grandes abanderados de su “Cultura”, y por ello están por encima de otras estrellas.

Para estrella el Heat tiene a Goran Dragic, que junto a Hassan Whiteside, forma la estructura del equipo, que puede aspirar a todo si las lesiones se lo permiten.

Las últimas derrotas han traído algo de desánimo en sus seguidores, pero todavía es pronto y este grupo tienen margen de mejora, venga o no venga Carmelo Anthony.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios