NBA

El Heat solo piensa en su progreso y en seguir adelante

El armador del Heat Justise Winslow busca un pase en el partido contra los Raptors de Toronto, el 26 de diciembre de 2018 en el American Airlines Arena de Miami.
El armador del Heat Justise Winslow busca un pase en el partido contra los Raptors de Toronto, el 26 de diciembre de 2018 en el American Airlines Arena de Miami. pportal@miamiherald.com

Después de ver detenida en cinco la racha de victorias consecutivas a manos de los Raptors, el Heat espera comenzar la siguiente cuando se enfrente este viernes (8 p.m. TV: SUN. Radio: 710 AM) a los Cavaliers en el American Airlines Arena.

Con la derrota el quinteto de Miami (16-17) bajó a la octava plaza de la Conferencia Este, última que da derecho a jugar los playoffs, por lo que aumenta el sentido de urgencia cuando enfrente al equipo de Cleveland, ya sin LeBron James.

Caer contra el mejor conjunto de la NBA (26-10) en estos momentos no es como para lamentarse, pero sí lo es cuando se piensa que estuvo ganándole por 17 puntos y no pudo cerrar, cuando llegó a estar arriba con 30 segundos por jugar.

Al mismo tiempo se tiene la sensación de una enorme mejoría, después de caer cómodamente hace un mes en Toronto y quedarse ahora a tan solo una canasta.

“Realmente hemos trabajado para mejorar y llegar a otro nivel”, dijo el entrenador de Miami Erik Spoelstra. “Fue una buena prueba la noche del miércoles, la pena es que no hayamos podido obtener una victoria después de hacer algunas cosas buenas”.

Danny Green se desquitó del tapón de Chris Bosh en las Finales de 2013 y disparó completamente solo un triple ganador. Pero no se puede achacar la derrota a ese disparo. Había que ganar antes y asegurar el empate en los segundos finales atacando el aro y no con la jugada heroica desde lejos.

Kawhi Leonard estuvo inmenso con 30 puntos, pero mucho más al admitir que los árbitros estuvieron a su favor durante el juego, después de condicionarlos con sus constantes reclamos. Leonard tiró 11 libres y el Heat 12.

Sin duda fue un gran juego, pero con cierta inconsistencia y ahora el Heat exhibe en casa un 7-10. Pero se nota progreso y perder contra los Raptors estaba en los pronósticos.

Lo que si no estaba es que se cayera en defensa y permitiera más de 100 puntos y un 46.8 por ciento en tiros de campo y que la segunda unidad no diera la talla.


El Heat no aprovechó del todo a Hassan Whiteside, desaprovechando la brecha por donde se podía colar, aunque pudo influir un golpe en la cadera de Serge Ibaka. Sin embargo, lo mejor es que sigue madurando.

“Mi cadera me estaba molestando mucho, pero no voy a poner una excusa”, comentó Whiteside, quien reconoció que tiene que mejorar sus tiros libres. “Me perdí algunos tiros que puedo hacer, así que tengo que mejorar y voy a seguir practicando”.

Pero pudo ver como Justise Winslow se graduaba como armador con 21 puntos.

Esta derrota no es buena, pero hasta pudiera ayudar al Heat a reconocer los errores y a darse cuenta que pueden ganarle a cualquiera. Si es así, es hasta bienvenida.

Este viernes Miami puede sacudirse la derrota en casa derrotando a los Cavaliers, siempre y cuando jueguen como lo han hecho últimamente. Ya se sabe que Miami suele jugar bien contra los fuertes y no tan bien ante los que están por debajo en la tabla.

El quinteto de la Capital del Sol es octavo, empatado con los Hornets (séptimos con 16-17), que reciben a los Nets (novenos con 17-19), y a medio juego de los Pistons (sextos con 16-16). Un panorama que puede beneficiarle si se apunta la victoria.

Por ahora, el Heat solo piensa en su progreso y en seguir adelante.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios