NBA

Los Reyes Magos le traen carbón al Heat el día que Wade entra en el exclusivo club de Jordan y LeBron

Atlanta Hawks guard Trae Young drives against Miami Heat Dwyane Wade during the first half on Sunday, Jan. 6, 2019 at State Farm Arena in Atlanta, Ga. (Curtis Compton/Atlanta Journal-Constitution/TNS)
Atlanta Hawks guard Trae Young drives against Miami Heat Dwyane Wade during the first half on Sunday, Jan. 6, 2019 at State Farm Arena in Atlanta, Ga. (Curtis Compton/Atlanta Journal-Constitution/TNS) TNS

Sin duda alguna el equipo de Atlanta le tiene cogido el número al Heat, cuyos jugadores después de haber estado jugando su mejor basquetbol, este domingo parecieron marionetas en manos de los Hawks.

En cambio, Atlanta (11-28) para nada pareció el equipo que ocupa los últimos puestos en el Este, después de pasarle por arriba 106-82 al quinteto de Miami (19-19), que pese a la derrota conservó la sexta plaza en el Este.

La clave

Conocida era la rapidez en el juego de Atlanta, pero el domingo el equipo de Miami salió sin actitud, y sin alma, al State Farm Arena. Su defensa hizo aguas ante un equipo que ocupa el lugar 25 en toda la NBA, que de este modo puso 3-0 su serie particular.

Lo curioso fue que Miami se quedó en apenas 82 puntos ante el peor equipo de toda la liga en defensa. Y en verdad eso no tienen perdón.

“Cuando juegas tres partidos a diferente paso es difícil y nos hizo perder el enfoque”, dijo el entrenador del Heat Erik Spoelstra. “No estuvimos consistentes en nuestros disparos y no sé porqué no nos entraron los triples”.

Los números del Heat francamente fueron ridículos: 35.6 por ciento en tiros de campo, 14.7 por ciento en triples y 55.6 por ciento en tiros libres.

Igual el Heat perdió la batalla de los rebotes 41-59 y permitió que le dispararan para un 47.3 por ciento (41.7 en triples).

Los destacados

En verdad fue una pena, porque Dwyane Wade fue de lo mejor de Miami y con 11 puntos consiguió una marca histórica.

Wade, en el último minuto del tercer cuarto, consiguió el triple que le faltaba para unirse a Michael Jordan y LeBron James como los únicos jugadores en la historia de la NBA con al menos 20,000 puntos; 5,000 asistencias; 4,000 rebotes; 1,500 robos; 800 bloqueos y 500 triples.

Por el Heat apenas destacaron Derrick Jones con 14 puntos, Justise Winslow con 13, Ban Adebayo 12 y Josh Richardson 11, los mismos que Wade.

Entre James Johnson (7) Rodney McGruder, Hassan Whiteside y Tyler Johnson (0) solo sumaron 12 puntos.

Por los Hawks los mejores fueron Trae Young con 19 puntos, DeAndre’ Bembry con 17, Jeremy Lin con 15, John Collins con 13 y Kevin Huerter con 10.

Juego

Una pésima primera mitad terminó favorable a Atlanta 38-37, después de un nefasto primer cuarto para Miami y una ligera mejoría en el segundo, con una defensa que maquilló su falta de puntería durante todo este período.

Los Hawks se llevaron el primero 23-16 aprovechando su velocidad y el colapso ofensivo del Heat, principalmente del quinteto inicial.


Miami, aupado por Dwyane Wade (7) y Derrick Jones (6), se llevó el segundo 21-15 y redujo a uno la diferencia al final de un parcial que iniciaron con un rally de 9-0 en los primeros tres minutos para irse arriba, y si no lo ganó es porque el Heat sigue siendo un desastre en los tiros libres.

Si el quinteto de la Capital del Sol estuvo mal en la primera parte en la segunda fue un verdadero desastre (45-68).

El tercero fue para los Hawks 41-21, que de este modo inclinaron la balanza a su favor 79-58. Fue el parcial de la vergüenza, el Heat no pudo jugar peor, principalmente en defensa. Nada le funcionó y Atlanta consiguió una ventaja de más de 20 puntos que se antojaba definitiva.

En el último cuarto el equipo de Miami estaba completamente roto y Atlanta amplió a 30 puntos la diferencia asegurando el triunfo para poco después infringirle a Miami la peor derrota de la temporada.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios