NBA

Un miserable último cuarto condena al Heat antes de enfrentar a los Warriors

El escolta de los Kings Buddy Hield cae sobre el armador del Heat Justise Winslow, este viernes en Sacramento.
El escolta de los Kings Buddy Hield cae sobre el armador del Heat Justise Winslow, este viernes en Sacramento. AP

Dion Waiters por fin fue titular, pero eso no le trajo mejor suerte al Heat que este viernes se dejó ganar en Sacramento con un miserable último cuarto en el que anotó solo 13 puntos.

Los Kings se aprovecharon de la pobre respuesta de Miami para darle la vuelta al marcador y terminar imponiéndose 102-96 en un juego que tenían perdido.

El equipo de Miami llegó al último cuarto ganado 83-75 y faltando 6:19 amplió su ventaja 94-83, pero ahí se atascó y el entrenador Erik Spoelstra no encontró el modo de desatascarlo, apostando por un quinteto desbalanceado a partir de la entrada de Dwyane Wade por James Johnson en vez de por Waiters.

Spoelstra creó un agujero al dejar al equipo sin delantero de poder y por ahí se colaron los Kings para anotar 27 puntos con una corrida final de ¡19-2!

Durante ese colapso Spo no pidió tiempo muerto, solo lo hizo faltando 35 segundos cuando estaba debajo 99-96.

El entrenador de Miami tampoco fue capaz de ver cuando un jugador no estaba teniendo su noche y mantuvo todo este tiempo a Justise Winslow, a pesar de que solo anotó cinco puntos (2-11 de tiros de campo, 0-4 en triples, 1-4 en libres).

Y no apostó por Kelly Olynyk que con nueve puntos tenía un diferencial positivo de +16, el más alto del equipo, mucho mejor que el James Johnson (-16) con nueve puntos también. Sin embargo, Johnson si una parte del tramo final.

Lo mismo que Bam Adebayo, que con solo dos puntos (0-3 en tiros libres) y un -8 fue un verdadero lastre.

Por mucho que se critique a Hassan Whiteside, este siempre cumple. De nuevo terminó con su doble-doble, esta vez de 17 puntos y 19 rebotes y una mejor defensa que Adebayo.

No se le puede pedir más a Josh Richardson, que además de defender anotó 21 puntos, aunque fue parte del desastre final con un diferencial de -5.

Otros de los que formaron parte del miserable final fueron Waiters, que como titular terminó con 12 puntos (-1) y el sexto hombre Dwyane Wade con 15 (-7).

Fue una pena porque Miami se impuso en la primera mitad 59-50, tras un gran primer cuarto 28-17 y que, tras sacar 17 puntos en el tercero, lo tenía todo para ganar el encuentro.

Ahora el Heat está a medio juego de perder la octava plaza (25-28) y le toca nada menos que visitar a los Warriors el domingo (8:30 p.m.) y los Nuggets (9 p.m.) el lunes.

El quinteto de Golden State está encendido y ha recuperado la primera plaza del Oeste con 9-1, mientras los Nuggets ahora van segundos y solo han perdido cuatro juegos en casa.

Misión imposible. Al Heat le toca remar a contracorriente. Como bien dice Spoelstra: “No hay excusas”.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.
  Comentarios