NBA

En un extraño final los Raptors se coronan por primera vez campeones de la NBA

Drake afirma que la dinastía de los Warriors ha terminado posterior a la final

Drake afirmó que los Golden State Warriors están esencialmente derrotados.
Up Next
Drake afirmó que los Golden State Warriors están esencialmente derrotados.

Al comienzo del campeonato de la NBA nadie daba a los Raptors como serios aspirantes al título de la NBA, en cambio daban a los Warriors como amplios favoritos, las cosas que tiene el deporte.

Pero este jueves el quinteto de Toronto contra todo pronóstico se coronó campeón de la NBA por primera vez en su historia al derrotar 114-110 a los Warriors en el Juego 6, ganando así de las Finales 4-2 con su cuarta victoria de la temporada en el Oracle Arena, que dice dios a la liga tras 47 años.

El delantero Kawhi Leonard, quien terminó con 22 puntos en este partido, fue elegido con toda justicia como el Jugador Más Valioso (MVP por sus siglas en inglés) de las Finales, después de haber llegado a Toronto a disgusto en un intercambio con San Antonio, donde también fue campeón en el 2014.

Segundos finales de un disputado encuentro

Fue un final un tanto extraño, pero no por ello dejó de ser emotivo. Faltando 18.5 segundos Stephen Curry anotó dos tiros libres para llegar a 21 puntos y acercar a los Warriors 111-110.

Nueve segundos después el delantero de los Raptors Pascal Siakam, quien puso 26 puntos, perdió el balón y parecía que había vida, pero en la posterior jugada Curry falló el triple y allí mismo entregó la corona.

En el rebote se cantó una falta técnica a Golden State y cuando parecía que juego se acababa los árbitros pusieron algo de suspenso al pitar una falta sobre Leonard, que desde la línea de tiros libres puso los últimos clavos en el ataúd de los Warriors.

Una explosión de alegría se produjo entonces en Toronto, donde muchos de sus seguidores disfrutaron el partido y finalmente pudieron festejar en las afueras del ScotianBank Arena.

Sin bien Leonard fue el MVP, no puede obviarse el trabajo de Kyle Lowry con otros 26 puntos , 10 asistencias y siete rebotes. Ni los 22 puntos de Fred VanVleet con cinco triples clave, ni los 15 de Serge Ibaka, ni a Marc Gasol (3), quien fue clave defendiendo la pintura.

La clave

Es el escolta de Toronto Danny Green (0) se marchó solo con el deshonroso demérito de haber lesionado en el tercer cuarto al escolta de Golden State, Klay Thompson, quien antes de abandonar el muletas el recinto cuando era el mejor de los Warriors con 30 puntos (4 triples) y 10-10 en tiros libres.

Los Warriors, que en el Juego 5 ya habían perdido definitivamente a Kevin Durant, sumaban su segunda baja en un momento clave.

De nada valieron los 22 puntos de Andre Iguodala, el encargado de marcar a Leonard, ni el descomunal triple doble de Draymond Green (11-19-13), muchos menos el esfuerzo del centro Kevon Looney (6) jugando con una costilla fracturada, el sueño de la Triple Corona ha sido postergado.

Juego

La primera mitad terminó favorable a Toronto 60-57, tras ganar los dos cuartos por la mínima, protagonizando una verdadera pelea de perros, después que los Warriors se recuperaran de un déficit inicial de 8-0.

En los dos primeros cuartos Lowry lideró a los Raptors con 21 puntos y Thompson a los Warriors con 18; mientras que Leonard y Curry se quedaban por debajo de los 10 puntos.

Golden State logró darle la vuelta al marcador en el tercero y llegar al último cuarto con dos de ventaja (88-86), aunque sufrió la pérdida de Thompson, su mejor hombre.

Al escolta se le dobló hacia dentro la rodilla izquierda como consecuencia de una mala caída tras recibir una falta intencional de Danny Green cuando estaba clavando un balón.

La pelea continuó en el último cuarto y cada vez que los Warriors tomaban ventaja, Toronto le empataba, hasta que faltando 3:44 minutos VanVleet anotó un triple que puso delante a los Raptors.

Una ventaja que fue definitiva porque Golden State, a pesar de su esfuerzo, nunca pudo darle alcance, poniendo punto final a la temporada de la NBA.

Solo queda felicitar a los Raptors, los nuevos reyes del mejor basquetbol del mundo, y a su entrenador Nick Nurse en su primer año en la NBA, así como a los Warriors que, a pesar de las adversidades, nunca se rindieron y brindaron un digno espectáculo.

Pedro González es un experimentado reportero que hace 15 años cubre al Heat de Miami, la NBA, el Open de Miami, el judo y todo el fútbol, tanto local como internacional.

  Comentarios