NBA

El problema del Heat se traslada a la Segunda Unidad

El centro del Heat Chris Bosh (izq.) saluda a su sustituto Udonis Haslem en el choque del martes ante los Suns.
El centro del Heat Chris Bosh (izq.) saluda a su sustituto Udonis Haslem en el choque del martes ante los Suns. AP

Después de una mala racha de cuatro derrotas al hilo, el Heat consiguió por fin con la victoria el pasado martes al derrotar 103-97 a los Suns en Phoenix.

El equipo de Miami tuvo que emplearse a fondo para finalmente llevarse la victoria con una gran actuación del quinteto titular.

Los cinco abridores terminaron con doble dígitos, destacando Chris Bosh, quien después de un partido discreto en Memphis, terminó con 34 puntos y nueve rebotes y cuatro robos.

"Realmente sólo quería ganar", dijo Bosh. "Hemos dado algunos pasos hacia adelante”.

El incombustible Dwyane Wade, a pesar de estar aquejado con migraña que le hizo abandonar la cancha y ponerse hielo, terminó con 16 puntos, seis rebotes y cinco asistencias.

Loul Deng también estuvo a gran altura con 23 puntos y sus dos bloqueos hablan de por si de su trabajo en defensa.

También fue un buen partido para Josh McRoberts, lo cual es una excelente noticia. El delantero de poder se fue con 10 puntos, cuatro rebotes y siete asistencias y dos robos.

Mientras Norris Cole esta vez llegaba a 10 puntos y daba cuatro asistencias.

Este quinteto además fue el cerrador y su gran trabajo defensivo en los minutos finales preservó el triunfo.

Sin embargo no se puede decir lo mismo de la llamada Segunda Unidad del Heat. Los suplentes estuvieron bien lejos de su forma habitual no solo porque apenas sumaron 10 puntos, sino porque su defensa hizo aguas.

Los cinco sumaron récord negativos en el tiempo que estuvieron en la cancha. Mario Chalmers en 28 minutos solo anotó cuatro, Haslen una canasta en siete intentos y James Ennis las otras cuatro unidades.

Resulta preocupante el bajón experimentado por Shawne Williams, tras perder la titularidad (0 puntos en 7 minutos); así como Shabazz Napier (0 en 3 minutos), principalmente tras deslumbrar en los partidos en que estuvo ausente Cole.

Lo bueno es que una vez detectado el problema se puede empezar a trabajar en la solución, además de encimar la marca y levantar los brazos para no permitir tantos triples.

El Heat (10-11) jugaba anoche en Denver el tercer juego, de una gira que concluye en viernes en Utah, esperando repetir la actuación y con la esperanza de regresar a casa con un balance positivo.

  Comentarios