NBA

El Heat enfrenta a la bestia del Este

Dwyane Wade supera a Alec Burks, del Jazz, en el partido del miércoles en Miami.
Dwyane Wade supera a Alec Burks, del Jazz, en el partido del miércoles en Miami. el Nuevo Herald

Con su actuación estelar en los últimos encuentros, Dwyane Wade les ha recordado a todos en la NBA a la mejor versión suya, cuando se ubicaba entre los cinco mejores jugadores de la liga.

Pero esa misma faena sobresaliente ha puesto de manifiesto lo anémico del resto de una nómina acechada por el fantasma de las lesiones y las inconsistencias, incapaz de seguir el ritmo de su líder.

“Este es un equipo que, después de una victoria, se vuelve demasiado complaciente consigo mismo”, expresó Ron Rothstein, excoach del Heat en referencia al éxito el martes en Brooklyn y la derrota del miércoles frente a Utah. “Y no posee el talento suficiente para mostrar esa complacencia”.

Miami ha perdido cuatro choques en casa por primera vez desde la temporada del 2011, siete de ocho en general, y no se presagia nada bueno en el horizonte cuando este viernes en la noche reciba a los Wizards de Washington, convertidos ya en una verdadera bestia en el Este.

De la mano del tremendo John Wall, los capitalinos han eslabonado una cadena de cinco triunfos en fila y comandan la División del Sureste con balance de 18-6, muy por encima de un Miami que tambalea en el tercer puesto con 12-14.

Wade ha estado inmenso desde que Chris Bosh y Josh McRoberts abandonaran la escuadra -el segundo por el resto de la temporada al sufrir una fractura de menisco-, pero es muy difícil ganar cuando se han utilizado 11 alineaciones diferentes en 26 partidos y con 13 titulares diferentes.

Queda en evidencia que el nivel de Wade sigue siendo muy alto, pero que sus compañeros lo han dejado completamente solo en la ingrata tarea de suministrar munición para el ataque.

“Su cuerpo se siente bien, sus piernas están saludables, porque ha puesto mucho esfuerzo en el gimnasio”, afirmó el coach de Miami, Erik Spoelstra. “Pero este es un trabajo colectivo y él solo no puede hacerlo todo”.

Y si no surgen una segunda y tercera opciones ofensivas, el Heat se las verá muy negras antes unos Wizards que vienen con dos días de descanso y que poseen una combinación letal con la velocidad y la puntería de Wall, y la potencia de Marcin Gortat custodiando los tableros.

Como si fuera poco, Wall fue premiado como el Mejor Jugador de la Semana pasada en la NBA y en criterio -ciertamente muy tempranero- de muchos es un fuerte candidato al galardón de Jugador Más Valioso de la liga.

“Creo que lo mejor de Wall aún está por venir”, apuntó el técnico de Washington, Randy Wittman. “Ya nada de lo que hace me sorprende. Solo espero que lo siga haciendo por el bien del equipo”.

Spoelstra, por su parte, no puede exigirle mucho más a Wade -autor de 42 puntos ante el Jazz- y sí debe hacerlo a los otros miembros, sobre todo en el orden defensivo, pues esas cuatro últimas derrotas en casa han sido por dobles dígitos.

“Tenemos que encontrar una solución y no es por falta de deseo, porque sí estoy convencido de que los muchachos están tratando”, aseguró Spoelstra. “Francamente, esa solución no la tengo ahora”.

  Comentarios