NBA

Wade se pierde el juego contra los Warriors por lesión

El escolta del Heat Dwyane Wade (centro) trata de superar la marca de Ryan Kelly (izq.) y Jeremy Lin, de los Lakers, en el partido donde Miami se impuso el martes 78-75 en Los Angeles.
El escolta del Heat Dwyane Wade (centro) trata de superar la marca de Ryan Kelly (izq.) y Jeremy Lin, de los Lakers, en el partido donde Miami se impuso el martes 78-75 en Los Angeles. AFP/Getty Images

Si por algo se caracteriza Dwyane Wade es por ser un guerrero, sin embargo anoche no pudo pelear con los Warrios en Golden State, una lesión en los isquiotibiales se lo impidió.

Wade tuvo el martes que abandonar en la primera mitad el juego en que el Heat derrotó 78-75 a los Lakers en el Staples Center de de Los Angeles por un leve “tirón” en el muslo izquierdo

El escolta de Miami ya se había perdido en noviembre siete partidos por una lesión similar en el mismo lugar, aunque esta vez parece que la molestia es mucho menor. Incluso parece ser más por precaución que por la lesión en si.

A estas alturas Wade conoce su cuerpo mejor que nadie y al sentir una ligera molestia decidió parar.

“Podría haber jugado el juego, pero me decidí a ser inteligente y detectarlo a tiempo antes de fuese peor”, dijo Wade. “Lo supe al instante cuando sentí un ligero tirón. Hay que escuchar al cuerpo”.

Wade no salió en la segunda mitad después de jugar jugar 14 minutos en la primera, donde hizo cinco tiros, cinco rebotes y cinco asistencias, ayudando al Heat a sacar una buena ventaja (18-0) al inicio de partido, que a la postre resultó decisiva.

“No recuerdo que esto ocurriese en una jugada en particular”, comentó D-Wade. “Me sentí algo. Y luego en una jugada con Nick Young realmente me lo sentí”.

Ya cuando el reloj marcaba 9:48 (26-14), tras fallar un tiro en suspensión de 21 pies, Wade se llevó la mano a la parte posterior del muslo, aun así aguantó hasta que faltando 5:43 abandonó la cancha.

El astro del Heat tenía previsto jugar la noche siguiente por octava ocasión contra los Warriors, algo que no hizo el año pasado al estar sometido a un programa de mantenimiento por el que se perdió 28 partidos, pero después de la sensaciones del martes sabía que era poco probable que pudiera jugar.

“Me encantaría estar ahí, pero nuestro personal no va a dejarme hacer ninguna locura”, declaró Flash el martes. “Es bueno no tener lo que tenía el año pasado. Ni siquiera pensaba en eso”.

Wade, quien solo se ha perdido uno de los últimos 23 partidos, está teniendo una gran temporada, coqueteando entre los máximos anotadores con 22.1 puntos por juego. Siendo cuarto en la NBA en puntos por 48 minutos de juego con 32.8, incluso por encima de LeBron James.

Sin embargo Wade no está preocupado por eso, lo único que le interesa es ganar partidos.

“Sólo estoy tratando de averiguar cómo conseguir victorias. Eso está más en mi mente que las pausas y esas cosas”, comentó. “En este momento no estoy preocupado por la lesión. Tenemos muchos partidos por jugar y sólo estoy tratando de averiguar cómo regresar a la página ganadora”.

Aunque gran parte del repunte del Heat se debe a la explosión del centro novato Hassan Whiteside, quien en los cinco partidos jugados en enero promedia 14.6 puntos, 9.8 rebotes y 3.6 tapones y ha ayudado al Heat a tener un balance positivo de 3-2, a pesar de que apenas juega 23.2 minutos por juego.

Miami, antes del juego en Golden State, llevaba 10-9 en la carretera y si gana en Sacramento el viernes seguirá con un balance positivo y aunque no ya podrá terminar la primera vuelta con marca de .500 ha logrado mantenerse entre los ocho primeros del Este.

  Comentarios