NBA

El Heat decidido y con la escoba en la mano

Erik Spoelstra, entrenador del Heat, reacciona en el partido contra los Hornets, en el AmericanAirlines Arena en Miami el jueves 17 de marzo del 2016.
Erik Spoelstra, entrenador del Heat, reacciona en el partido contra los Hornets, en el AmericanAirlines Arena en Miami el jueves 17 de marzo del 2016. pportal@elnuevoherald.com

Luego del resonante triunfo ante los Cavaliers, el Heat afronta a todo gas la recta final de la temporada regular.

Este martes, en el inicio de una minigira de dos juegos, el equipo de Miami se enfrentará (8 p.m. TV: Sun. Radio: 710 AM) a los Pelicans, en el Smoothie King Center de Nueva Orleans, justo un día antes de jugar en San Antonio.

El Heat (40-29), después de un gran fin de semana, amaneció en el cuarto puesto de la Conferencia Este, pero su posición podría variar en dependencia de los resultados del lunes de los Hawks (3ro con 41-29), Celtics (5to, 40-30) y Hornets (6to, 39-30), quienes jugaban contra los Wizards, el Magic y los Spurs respectivamente.

La tropa de Erik Spoelstra se encuentra inmersa en la lucha por la tercera plaza cuando apenas quedan 13 juegos (8 en la carretera) para el final de la campaña regular, por lo que el partido contra los Pelicans (26-43) cobra una enorme importancia.

“Elevamos el nivel de disgusto tras la derrota de la semana pasada y nos planteamos qué es lo que queríamos mejorar como equipo”, dijo Spoelstra. “Desde entonces nuestro desafío ha sido empujar, trabajar más colectivamente y estar listos para conseguir el triunfo”.

Resulta cuanto menos curioso que los máximos anotadores del encuentro previo entre ambos conjuntos, el Día de Navidad, Anthony Davis y Chris Bosh, esta vez no estarán sobre la cancha.

Bosh se encuentra recuperándose de unos supuestos coágulos en la sangre y hace todo lo posible por regresar para los playoffs.

“Absolutamente tenemos la mente abierta, esa es nuestra posición”, dijo el presidente del Heat Pat Riley sobre el posible retorno de Bosh, el domingo.

Mientras Davis y los Pelicans decidieron dar por terminada su temporada para tratarse el hombro y la rodilla, después de que Nueva Orleans se quedara prácticamente sin opciones de pasar a los playoffs.

Davis se une a una enfermería repleta en la que también se encuentran Tyreke Evans (rodilla), Eric Gordon (dedo), Quincy Pondexter (rodilla), Ryan Anderson (ingle) y Norris Cole (espalda).

Pero no por ello el Heat se debe confiar. Los Pelicans llegan a este encuentro con la moral por la nubes tras derrotar a un hueso como los Clippers con seis de sus jugadores con doble dígitos, con destaque especial para el armador Jrue Holliday con 22 puntos y ocho asistencias.

Miami no quiere que se repita la historia contra los Hornets, por lo que se prevé que el martes salga a la cancha con el cuchillo entre los dientes desde el salto inicial, buscando pasarle la escoba a los Pelicans después de haberles ganado en tiempo extra en el primer juego.

Siga a Pedro J. González en Twitter: @PedroJulio59

  Comentarios