NBA

Miami enfrenta a otra familia disfuncional, pero peligrosa en el Oeste

DWYANE WADE es marcado por Rajon Rondo (d) en choque celebrado el 19 de noviembre del 2015 en Miami.
DWYANE WADE es marcado por Rajon Rondo (d) en choque celebrado el 19 de noviembre del 2015 en Miami. pportal@elnuevoherald.com

Los Kings son un equipo en medio de la tormenta. Sus jugadores tienen problemas entre ellos, la estrella DeMarcus Cousins a duras penas le habla al coach George Karl y Rajon Rondo hace tiempo que dejó de ser una constante en equipos ganadores.

 

Sacramento quedará fuera de los playoffs por décima temporada consecutiva y el futuro no se ve brillante a corto plazo, lo cual recuerda al rival que Miami enfrentó hace apenas unas horas.

Pero así como los Lakers sorprendieron al Heat y le propinaron una costosa derrota, los Kings tienen más que suficiente para causar otra noche de pesadilla este viernes a los visitantes, que cada vez más ven alejarse la tercera plaza de cara a los playoffs.

"No me gustó la manera en que enfrentamos este juego [contra Los Angeles]'', reconoció Wade el miércoles en la noche. "Es algo que duele, una mala derrota para nosotros, sin faltarle el respeto a ellos''.

Tampoco se le puede faltar el respeto a Sacramento, que es una familia disfuncional, pero que como toda familia puede poner sus diferencias apartes por un par de horas en busca de un objetivo común.

 

Cousins posee una montaña de talento y cuando le da la gana de jugar a buen nivel se puede equiparar a cualquiera de los mejores hombres altos de la liga, aunque su tendencia a perder la paciencia le hunde.

No por gusto el miércoles ante Washington, Cousins recibió su falta técnica número 16 de la temporada, lo cual conlleva un partido de suspensión de manera automática, si la revisión pedida por los Kings no progresa delante de los jerarcas de la liga.

Así como los Lakers sorprendieron al Heat y le propinaron una costosa derrota, los Kings tienen más que suficiente para causar otra noche de pesadilla este viernes a los visitantes, que cada vez más ven alejarse la tercera plaza de cara a los playoffs

Si Sacramento enfrenta a Miami sin el aporte de 27 puntos y 11 rebotes que le ofrece Cousins noche a noche, le será muy difícil obtener la victoria, pero siempre quedaría Rondo -uno de los armadores más inteligentes- para complicar las cosas.

Más allá de la presencia de Cousins, el Heat debe hacer todo lo que no hizo en Los Angeles, cuando circuló el balón de manera irresponsable y chapucera, permitiéndole a un conjunto mediocre crecer de la nada.

 

"Generalmente uno tiene lo que merece en esta liga'', comentó el coach Erik Spoelstra. "No merecimos ganar este juego. Los Lakers ganaron las batallas individuales, sobre todo en la segunda mitad. Demasiados problemas mentales. Esto no es lo que somos. Este no es nuestro juego''.

Ciertamente, Miami no es Sacramento, pero otra derrota ante un conjunto en crisis dañaría profundamente la moral del grupo de forma irremediable. Porque si no es a estos, a quién.

Siga a Jorge Ebro en Twitter: @jorgeebro

  Comentarios