NBA

El Heat tiene motivos para soñar

El armador del Heat Shabazz Napier penetra al aro en la victoria del viernes ante los Kings en Sacramento.
El armador del Heat Shabazz Napier penetra al aro en la victoria del viernes ante los Kings en Sacramento. AP

El Heat tiene motivos para celebrar, no solo porque su estrella Dwyane Wade cumplía 33 años, sino porque el balance de la gira por el Oeste fue positivo.

El equipo de Miami regresó a casa con tres victorias y dos derrotas después de vencer el viernes 95-83 a los Kings en el Sleep Train Arena de Sacramento.

En este encuentro, en el que destacaron Chris Bosh (30 puntos y siete rebotes) y Luol Deng (25 puntos, seis rebotes y cuatro asistencias) volvieron a cumplir en el quinteto titular los jóvenes Shabazz Napier como armador y Hassan Whitesite como centro.

Napier terminó con 12 puntos, seis rebotes y cinco asistencias, mientras Whiteside ante su exequipo rompió su racha de doble-dobles al terminar con cuatro puntos, un rebote y dos tapones en apenas 14 minutos.

Todo parece indicar que el entrenador del Heat Erik Spoelstra ha ido encontrando la rotación que necesita para poder aspirar a competir en los playoffs.

Miami (18-22) después de caer en Portland en el inicio de la gira, derrotó a Los Clippers y a los Lakers en Los Angeles, luego perdió ante Golden State y finalmente salió airoso en Sacramento llegando a Miami con la moral por las nubes, entre otras razonas porque jugaron muy bien sin su estrella Wade.

El escolta del Heat se lesionó ante los Clippers el tendón de la corva y no pudo jugar con los últimos dos encuentros, más por precaución que por la gravedad de la lesión, por lo que se espera que esté de regreso este martes (7:30 p.m.) cuando el quinteto de la Capital del Sol se enfrente al Thunder en el American Airlines Arena en un encuentro que marcará la mitad de la temporada.

Todo esto en un ambiente algo enrarecido por los rumores de cambio que sitúan a Brook López en Miami y a Chris Andersen, Josh McRoberts y Norris Cole en Brooklyn.

“Cualquier cosa es posible”, dijo Cole, quien ante los Kings se fue en blanco. “Sé que este es el negocio de la NBA. Sólo trato de controlar lo que puedo controlar y no preocuparme por eso, por lo menos lo intentarlo”.

Sea cual sea el desenlace, el Heat aspira cambiar el rumbo y tener una mejor segunda vuelta que lo sitúe como un equipo aspirante al título, después de un inicio con muchas luces y sombras.

Cierto es que Miami es un equipo nuevo, aún en construcción, y que ha sido golpeado fuertemente por las lesiones durante casi toda esta temporada.

“Hay algo de desesperación, pero es una desesperación saludable. Si uno ve que tiene equipo y que cada uno cree en los demás, siente que puede darle la vuelta a la situación”, señaló D-Wade. “Usted ve una gran cantidad de equipos acaban de dejarlo escapar. Nosotros sentimos que podemos y que somos mejores de lo que hemos mostrado”.

Ahora, después de la impresionante demostración en la costa Oeste, el Heat parece haber restaurado la esperanza de voltear la situación y ponerse pronto sobre la marca de .500. De momento lo mejor es que ha regresado a casa con una perspectiva muy diferente.

  Comentarios