NBA

El Heat pretende continuar fuerte lejos de Miami

El centro del Heat Hassan Whiteside (izquierda) atenaza el balón ante Greg Smith, de los Mavericks, el viernes en Miami.
El centro del Heat Hassan Whiteside (izquierda) atenaza el balón ante Greg Smith, de los Mavericks, el viernes en Miami. El Nuevo Herald

Envuelto en un mar de dudas, tras los últimos dos juegos en casa, el Heat visita el domingo (1 p.m. TV: Sun. Radio 710-AM) el TD Garden, de Boston con la idea de continuar fuerte fuera de Miami, en el inicio de una gira de cuatro partidos.

En esta temporada el quinteto de la Capital del Sol tiene un balance positivo de 12-11 en la carretera, gracias al cual se mantiene séptimo en la Conferencia Este (20-26), un puesto que le da derecho a disputar los playoffs.

El Heat ya le ganó en la presente campaña 100-84 a los Celtics, uno de los equipos considerados débiles, aunque a pesar de la marcha de su estrella Rajon Rondo se mantiene peleando por un puesto para la postemporada.

El quinteto de Miami viene de sufrir una dolorosa derrota este viernes 93-72 en el American Airlines Arena ante los Mavericks de Dallas, al desperdiciar una ventaja de 16 puntos en el tercer cuarto, para terminar siendo superados 60-27 en la segunda mitad.

“En algún momento, usted dice ‘suficiente’. No sabemos cómo conseguirlo, pero esto va a cambiar”, comentó el entrenador Erik Spoelstra tras la perdida. “A veces esto nos ocurre rápidamente”.

En este encuentro ante Dallas el centro Hassan Whiteside terminó con 16 puntos y 24 rebotes, pero las carencias en el diseño de su juego ofensivo del Heat, sumado a la escandalosa mala puntería de sus jugadores, lo condenó.

Chris Bosh (12 puntos) encestó apenas cinco de sus 12 tiros, Danny Granger (0) cero de 6, Mario Chalmers (10) tres de 11, Shawne Williams (3) uno de seis y Norris Cole (2) uno de 10.

Si a esto unimos las ausencias por lesión de Dwyane Wade (bíceps femoral) y Loul Deng (pantorrilla), era como para colgar el cartel de: ‘Se busca tirador’.

De nuevo golpeó un mal tercer cuarto con la colaboración de la pésima rotación de Spoelstra, que ganando por nueve y faltando 3:22’ sacó de golpe a Whiteside y a Bosh para que los Mavs terminaran empatando el juego al final del parcial.

Y no fue todo. Whiteside no regresó hasta que Miami estaba debajo en el marcador por 12 puntos, cuando el juego ya estaba perdido.

“Sucedió muy rápido. Debí ponerlo de nuevo antes, mirando ahora lo que pasó”, dijo Spoelstra. “En la segunda mitad nos dominaron y nos impusieron su estilo de juego”.

Al Heat no debe de servirle de consuelo que el conjunto de Boston también haya caído en su casa el viernes, ni que haya perdido sus últimos cuatro partidos, aunque tampoco deja de ser un punto favorable a los de Miami que tiene 1-12 en sus últimas visitas de temporada regular a Boston.

Wade están fuera para el Heat, pero es probable que Deng pueda jugar.

Para Miami, el salir airoso en esta gira pasa por derrotar a los Celtics, pero no basta con la buena voluntad, ni siquiera con defender bien, para ganar en basquetbol hay anotar canastas.

  Comentarios