Elecciones

Trump y Clinton arrasan en la Florida, Marco Rubio se despide

Rubio: 'estamos en el lado correcto, pero no en el ganador'

Marco Rubio, senador de la Florida y oriundo de Miami, suspendió su campaña por la nominación presidencial después de ser derrotado por Donald Trump en las primarias republicanas de Florida el martes.
Up Next
Marco Rubio, senador de la Florida y oriundo de Miami, suspendió su campaña por la nominación presidencial después de ser derrotado por Donald Trump en las primarias republicanas de Florida el martes.

Como se había pronosticado en las encuestas, el magnate Donald Trump ganó decisivamente el martes la primaria presidencial de la Florida, obligando al senador cubanoamericano Marco Rubio a suspender su campaña presidencial.


“Después de esta noche, está claro que aunque estamos del lado correcto, este año no estamos del lado ganador”, declaró Rubio a sus partidarios en un elocuente discurso en Miami en el cual felicitó a Trump y anunció que se retiraba de la campaña, una decisión que hasta hace unos días hubiera sido inconcebible porque el senador floridano, de 44 años, había sugerido ir hasta la convención en julio para seguir desafiando a Trump. “No está en el plan de Dios que sea presidente en el 2016, o quizás nunca, y mientras que mi campaña queda suspendida, el hecho que hayamos llegado tan lejos es evidencia de lo especial que es América”.

Rubio y el senador cubanoamericano de Texas, Ted Cruz, son los primeros candidatos hispanos en llegar tan lejos en una campaña presidencial en la historia de los Estados Unidos.

Marco Rubio, senador de la Florida y oriundo de Miami, suspendió su campaña por la nominación presidencial después de ser derrotado por Donald Trump en las primarias republicanas de Florida el martes.

Trump, en su discurso de victoria, felicitó a Rubio por haber hecho “una dura campaña” y pronosticó que el cubanoamerricano de West Miami “tiene frente a sí un gran futuro”. En cuanto al resto de su campaña, Trump repitió lo que ha dicho desde el principio: “Vamos a ganar, ganar, ganar, por el país”.

Por su parte, la ex secretaria de Estado y ex primera dama Hillary Clinton también ganó la primaria de la Florida derrotando cómodamente a su único rival, el senador por Vermont Bernie Sanders.


Los resultados de la Florida afianzaron más solidamente la marcha de Trump y Clinton hacia su selección respectiva como abanderados de los partidos Republicano y Demócrata.


Los resultados marcaron un momento decepcionante para Rubio, que había pronosticado el fin de semana pasado que iba a ganar la Florida, y así mostrar que las encuestas estaban erradas.

Rubio y Cruz, quedaron en segundo y tercer lugar respectivamente, mientras que el gobernador de Ohio, John Kasich, ocupó el cuarto puesto. Pero ninguno de ellos obtuvo delegados porque, como triunfador en la Florida, Trump aseguró la totalidad de los 99 delegados republicanos del estado.

Al anunciar la suspensión de su campaña, Rubio dio un discurso que fue a la vez una disertación clara sobre los problemas del país y un reconocimiento del triunfo de Trump, a quien el cubanoamericano combatió a capa y espada por meses, burlándose del tamaño de sus manos, de su peinado y del color de su cara, diciendo que no iba a hacer a Estados Unidos grande otra vez, sino un país anaranjado.

En su discurso de concesión, Rubio fue igualmente ecuánime diciendo que Trump refleja el enfurecimiento del electorado contra los políticos tradicionales, pero que no es suficiente encabezar un movimiento de ira sin también mostrar un rumbo optimista hacia el futuro. Fue un discurso que puso el dedo en la llaga, explicando con precisión la ira de los votantes y por qué Trump iba a la cabeza.


“América esta en medio de una verdadera tormenta política, un verdadero tsunami, y deberíamos haber visto que esto venía”, apuntó Rubio. “La gente este enojada y muy frustrada”.

Aunque Rubio aceptó que Trump aglutinaba el movimiento de la ira, el cubanoamericano dijo a la vez que el rumbo que ha tomado el empresario no va en la dirección correcta.

“América necesita de un movimiento conservador, pero uno basado en ideas y principios, no en el temor o la ira, no aprovechándose de las frustraciones de la gente”, señaló Rubio. “Cuando decidí hacer campaña para presidente, decidí hacer una campaña realista sobre estas cuestiones, pero también optimista sobre lo que le depara a este país”.

El segundo “Supermartes” incluyó también las primarias de Carolina del Norte, Ohio, Illinois y Missouri. Clinton ganó, además de la Florida, en Ohio y Carolina del Norte, mientras que batallaba con Sanders por Illinois y Missouri. Trump ganó también en Illinois, y Carolina del Norte, no así en Ohio donde Kasich obtuvo el triunfo. En Missouri, Trump y Cruz estaban enfrascados en una carrera cabeza a cabeza.


Los triunfos elevaron el total de delegados asegurados por Trump a 619, mientras Cruz estaba en segundo puesto con 393. Para asegurar la nominación, un candidato republicano necesita 1,237 delegados. Clinton, con sus triunfos del martes, aumentó su total de delegados a 1,021 y Sanders a 678. El candidato demócrata necesita 2,383 para asegurar la nominación.

El triunfo de Trump y la derrota de Rubio vinieron después de una votación en el sur de la Florida donde no hubo multitudes en los recintos de sufragio, sino un flujo constante de votantes – reflejo del alto interés que ha despertado la campaña en todo el país.

Un mapa de los resultados de la primaria en la Florida, elaborado por la cadena CNN, mostraba que la mayoría de los votantes en el estado habían respaldado a Trump, excepto los del Condado Miami-Dade.

En la biblioteca West Dade Regional de Westchester, ubicada en el 9445 de Coral Way, se vio una buena cantidad de partidarios de Marco Rubio, Ted Cruz, y Donald Trump con carteles y tiendas de campaña para cubrirse del fuerte sol.


Pedro Roteta, un cubano de 70 años, quien se identificó como ex preso político que cumplió 18 años de condena en Cuba, dijo que decidió darle su voto a Trump.

“Entiendo que es una persona bien preparada, una persona que está preocupada por su país, y que es el único que puede tener los pantalones para levantar la economía y las cosas de aquí”, dijo.

El senador republicano de la Florida se presentó en West Miami horas antes que las urnas abren para votar en la primaria presidencial de la Florida. Las encuestas dan el triunfo a Donald Trump y a Hillary Clinton en la Florida, en las preferencias

Lo mismo hizo su esposa Clara Roteta, que también votó por Trump y sostenía en sus manos un gran cartel que decía TRUMP.

Javier Castro, un votante de 83 años de origen cubano, votó por Rubio porque “es un muchacho que empieza a vivir ahora” y porque “es cubano”.

“Creo que es el mejor”, agregó.

En tanto, votantes que sufragaron en el recinto de la biblioteca pública de Coral Gables, ubicada en el 3443 de la Calle Segovia, también respaldaron a diferentes candidatos.

Entre ellos estaba José Castro, de origen cubano. Castro dijo que votó por Rubio porque “es un muchacho joven de padres cubanos”.

Caridad Díaz, quien acompañaba a Castro, también votó por Rubio, por ser un “compatriota”.

Entre demócratas, en Miami Beach el votante David Marc Harris, respaldó a Sanders como la mejor opción para presidente.

Pero el abogado de 38 años dijo que apoyaría a Clinton de ganar la nominación.

En la escuela intermedia Nautilus, de Miami Beach, Hinda Adler, una de las votantes presentes, dijo que votó por Clinton.

“Es la mejor candidata de lo que hay”, dijo.

El redactor de el Nuevo Herald Sergio N. Cándido contribuyó a este artículo

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios