Estados Unidos

Inmigrantes deportados se quejan por pérdida de sus pertenencias

Agentes en la frontera de México con Texas detienen a inmigrantes indocumentados que trataban de llegar a Estados Unidos.
Agentes en la frontera de México con Texas detienen a inmigrantes indocumentados que trataban de llegar a Estados Unidos. Getty Images

Cuando los extranjeros son detenidos y llevados a un centro de detención para inmigrantes, uno de los primeros requisitos es que vacíen sus bolsillos y entreguen sus pertenencias personales a los funcionarios a cargo de la instalación.

Luego, esos funcionarios colocan las pertenencias - incluyendo efectivo - en bolsas o cajas y las sellan, para ser devueltas a los detenidos al ser liberados o deportados.

Pero un informe publicado recientemente dice que no siempre ocurre esto.


El informe dado a conocer en diciembre con el titulo Deportados sin Pertenencias, fue preparado por el Consejo Estadounidense de Inmigración (AIC, por sus siglas en inglés). Muestra que representantes de las agencias del departamento de Seguridad Interna conocidas como Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) muchas veces sólo devuelven parte de sus pertenencias a los inmigrantes liberados o deportados.

Si bien en muchos casos, según el informe, las pertenencias se pierden, en algunas ocasiones -especialmente aquellas en las que hay de por medio dinero de los detenidos o sus teléfonos celulares-, pueden haber sido robadas o deliberadamente desechadas las pertenencias.

El informe de la AIC, subtitulado Manejo indebido de las pertenencias personales de los inmigrantes por parte de CBP y ICE, es uno de los más completos sobre el tema en los últimos años.

Incluye entrevistas con migrantes deportados que se quejaron sobre sus pertenencias, especialmente dinero y teléfonos celulares que no fueron devueltos. Esas entrevistas tendieron a corroborar las conclusiones del informe que se basaron en un análisis de las quejas y encuestas entre inmigrantes tanto en Estados Unidos como en México.

ICE y CBP no contestaron a correos electrónicos en los que se les pidió su comentario sobre el informe de AIC.

El informe se centra principalmente en los mexicanos deportados a lo largo de la frontera con México.


En cuanto a inmigrantes deportados desde la Florida, el informe no menciona casos aquí. Al mismo tiempo, varios abogados de inmigración y activistas que defienden los derechos de los inmigrantes en Miami dijeron que los inmigrantes que conocen que han sido deportados a Centroamérica y otros países no se han quejado de pertenencias desaparecidas o robadas.

"Acabo de tener un cliente, un mexicano, liberado de Krome y él no se quejó de que ninguna de sus pertenencias hubieran desaparecido", dijo Wilfredo Allen, un abogado de inmigración de Miami que ha ejercido en el sur de la Florida durante años. "Durante los 20 años que he estado practicando la ley de inmigración en el sur de Florida, no he tenido ese problema en particular entre mis clientes, la mayoría de los cuales no han sido deportados".

Allen también señaló que incluso entre los pocos de sus clientes que sí han sido deportados, ninguno se ha quejado de pertenencias perdidas.

"La mayoría de mis clientes que han sido deportados, sus familias llevan su equipaje a Krome y todo lo que llevan a Krome regresa con ellos a su país", dijo Allen.


Del mismo modo, Francisco Portillo - presidente de la Organización Hondureña Francisco Morazán - dijo que no se había topado con ese problema en Miami.

Pero en la frontera con México, la situación es diferente.

"Un agente hispano tiró mis cosas, incluyendo el dinero que tenía, y se puso a reir", dijo Celina, de 38 años, cuya historia aparece en el informe. "Me dijo que todo lo que tenía que ser tirado, incluso el dinero, todo lo que era de México, porque todo eso era inútil ... Estoy muy triste porque aquí en México es muy costoso conseguir un teléfono celular o comprar ropa".

Aunque la historia de Celina es la más contundente, es similar a varias otras historias que figuran en el informe sobre robos o desaparición de las pertenencias de los migrantes. Mientras que los funcionarios de inmigración han tratado de mejorar las normas para el manejo de los bienes de los inmigrantes, el informe dice que esas acciones no han arreglado el problema. La evidencia está en el número de quejas que han llevado a acciones disciplinarias contra funcionarios acusados: muy pocas.


El informe dice que el 87.7 por ciento de las 121 quejas migratorias analizadas, no mostraron ninguna acción disciplinaria contra los agentes acusados ​​de perder o robar pertenencias.

"Al analizar estos 121 casos, los datos indican que 106 resultaron en "ninguna acción ", siete llevaron a alguna forma de reprimenda contra el acusado, seis resultaron en obligar al acusado a escuchar consejos de supervisores, y sólo dos resultaron en la suspensión del acusado ", según el informe. Agrega que no se sabe si los inmigrantes que hicieron las acusaciones recuperaron sus pertenencias.

El hallazgo principal del estudio, que el mal manejo de la propiedad de los inmigrantes es generalizado, se basa en encuestas que las organizaciones de derechos de los inmigrantes han realizado en México entre deportados de agosto del 2015 a agosto del 2016.

"Entre las 1,162 personas entrevistadas, 731 (66.5 por ciento) dijeron que las autoridades se quedaron con sus pertenencias", dijo el informe de la AIC. "De éstos, 299 (41.1 por ciento) dijeron que solo algunas de sus pertenencias fueron devueltas."


El estudio encontró que los inmigrantes eran más propensos a perder sus pertenencias en ciertas ciudades a lo largo de la frontera que en otras.

Por ejemplo, los deportados desde El Paso, Texas, a Ciudad Juárez, Chihuahua, México, un total de 240 de los 344 inmigrantes cuyas pertenencias habían sido retenidas al ser detenidos (el 69.8 por ciento) informaron que no todas sus pertenencias fueron devueltas. Pero los emigrantes deportados desde Douglas, Arizona a Agua Prieta, Sonora, México, y desde McAllen, Texas, a Reynosa, Tamaulipas, México, hicieron menos quejas sobre pertenencias desaparecidas que en otras localidades, según el informe.

En Agua Prieta, la tasa de devolución adecuada de pertenencias fue de un 97.6 por ciento y en Reynosa un 98.2 por ciento, dijo el informe. Pero en Ciudad Juárez, frente a El Paso la tasa de devolución de pertenencias es menor. Según el informe, 240 de 344 personas deportadas dijeron no haber recibido algunas o todas sus pertenencias luego de ser obligadas a cruzar de El Paso a Ciudad Juárez.

Otro hallazgo significativo en el informe es que las pertenencias de los migrantes no se pierden al azar. Los artículos más comunes que faltaban, según el informe, son el dinero, las tarjetas de identificación, los teléfonos celulares y la ropa.


"La falta de dinero puede atrapar a un inmigrante recién deportado en una ciudad desconocida y posiblemente peligrosa, sin ninguna manera de comprar comida o un boleto de autobús para regresar a su casa", dice el informe. "Sin identificación, un deportado se convirte en un indocumentado en su propio país, sin poder acceder a los servicios gubernamentales reservados a los ciudadanos mexicanos. La privación de su teléfono celular, con todos los números de teléfono importantes que pueden estar almacenados en él, haciendo extremadamente difícil ponerse en contacto con familiares, y quedarse sin ropa de abrigo puede convertirse en un grave problema en partes de México durante el invierno ".

El testimonio de un inmigrante deportado de 23 años de edad, identificado solo como Julio en el informe, ilustra el problema con el efectivo.

"El agente no puso bien la cantidad de dinero que tenía conmigo, unos 12,440 pesos (o sea unos $578 dólares)", dijo Julio a los investigadores en México. "Éscribió menos que eso, la mitad de esa cantidad, 6,449. Le pedí que lo corrigiera y sólo tachó la cantidad y luego escribió la cantidad correcta con su pluma. Le pedí que imprimiera el recibo de nuevo para que yo no tuviera problemas más tarde, pero me dijo que no era necesario. Me deportaron sin nada".

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

  Comentarios