Estados Unidos

Iglesia 'arresta' a María, José y Jesús para criticar las 'atrocidades' de la política migratoria de Trump

Foto del martes 3 de julio de 2018 muestra estatuas de María, José y el niño Jesús en una jaula con alambres de púas en el césped de la Christ Church Cathedral de Monument Circle en Indianápolis.
Foto del martes 3 de julio de 2018 muestra estatuas de María, José y el niño Jesús en una jaula con alambres de púas en el césped de la Christ Church Cathedral de Monument Circle en Indianápolis. The Indianapolis Star via AP

Ante la controversial política de Estados Unidos de detener a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera, una iglesia católica de Indianapolis ha dejado muy clara su posición con una sencilla demostración pública.

La Catedral de la Iglesia Católica decidió “detener” en la parte exterior de su recinto a la familia de refugiados más conocida del mundo: la Virgen María, José y el niño Jesús.


En fotografías publicadas en las redes sociales, se observa a la estatua de María sentada y cargando en brazos al pequeño Jesús mientras la estatua de José se mantiene parado y mirando atentamente a su familia, tal como suelen ubicarse en las representaciones de la Natividad.

Alrededor de la Sagrada Familia, los representantes colocaron cuatro rejas de metal que semejan a las celdas de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), en la que se encuentran miles de detenidos menores de edad tras ser separados de sus padres.

La demostración forma parte de la campaña “Cada familia es sagrada” que busca crear conciencia sobre “las atrocidades humanas de las políticas de inmigración de ‘cero tolerancia’ de nuestra nación en las fronteras”, de acuerdo con un comunicado de prensa publicado por la iglesia en su portal digital.


“La Sagrada Escritura es clara acerca de cómo debemos tratar a las personas que tratan de encontrar seguridad para sus familias: debemos mostrar misericordia y darles la bienvenida”, agregó el decano de la iglesia, Stephen Carlsen en el comunicado.

Carlsen enfatizó también la similitud de Jesús, María y José con los inmigrantes que llegan a las fronteras de Estados Unidos: la Sagrada familia “no tenían hogar y huyeron del peligro de buscar asilo”.

“Las personas de buena voluntad y fe no deben permitir que esto continúe. No debemos dividirnos por raza, idioma o cultura, sino ayudar en el cuidado de nuestros vecinos, porque cada familia es sagrada”, indicó el decano.

Niños inmigrantes que vienen solos juegan fútbol en un centro de detención federal en Homestead, Florida

  Comentarios