Estados Unidos

Reportan leve mejora en los ingresos en los hogares hispanos

Mientras la media nacional se mantuvo estancada, los hogares de los hispanos vieron aumentar el valor medio de sus ingresos un 3.5 por ciento entre el 2012 y el 2013, hasta $40,963, según reportó el martes la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Pero la recuperación económica ha sido lenta pues aunque desde el 2000 ese indicador no había aumentado entre los hispanos, todavía la cifra no alcanza a la reportada ese año, $44,867. Según los datos publicados, el 43 por ciento de los hogares hispanos ganó menos de $35,000 en el 2013.

Aunque la Oficina del Censo anunció que la tasa oficial de pobreza del país disminuyó un 0.5 por ciento este año a 14.5 por ciento, en la práctica el número de personas viviendo en el nivel de pobreza o por debajo de este se mantiene en 45.3 millones, una cantidad muy similar a la de los tres años anteriores.

Los cálculos realizados por el gobierno solo contemplan los ingresos antes de pagar impuestos y no incluyen beneficios como los cupones de alimentos.

En el blog de la Casa Blanca, los miembros del Consejo de Asesores Económicos, Jason Furman y Betsey Stevenson, destacaron que los datos mostraban un “progreso” y una mejoría en el mercado laboral y las coberturas de salud, pero también todo lo que quedaba por hacer para fortalecer a la clase media en el contexto de “la peor recesión desde la Gran Depresión”.

En su valoración del nuevo reporte, los asesores no comentaron que el único grupo étnico que mostró una reducción en sus índices de pobreza fue el hispano, en el que la cifra cayó del 25.6 por ciento en el 2012 al 23.5 por ciento en el 2013, lo que representa 12.7 millones de hispanos todavía viviendo con menos de $23,830, en el caso de una familia de cuatro personas.

El período también fue positivo para los inmigrantes, pues el ingreso medio de los hogares mantenidos por residentes no naturalizados también creció un 6 por ciento.

Sin embargo, el reporte –basado en dos estudios independientes– también ilustra cómo el estatus migratorio, la raza y el origen étnico continúan siendo elementos estadísticos significativos en la distribución de los ingresos. Los hogares donde el propietario o inquilino es de raza blanca y no hispano tienen un ingreso medio que supera al de los hogares hispanos en $17,000.

En el 2012, el ingreso medio de los hogares de los ciudadanos naturalizados ($53,015) superaba en $15,000 al de los hogares mantenidos por residentes no naturalizados.

Existen también diferencias notables entre estos grupos en cuanto a la cobertura de salud. Los hispanos se encuentran en mayor riesgo pues el 24.3 por ciento no tuvo cobertura médica en el 2013, comparado con el 10 por ciento de la población blanca no hispana y el 15.9 por ciento de los afroamericanos.

Según estadísticas del Departamento de Salud y Servicios Humanos reveladas también este martes, el número de hispanos menores de 65 años sin cobertura médica en el 2013 llegó al 30.3 por ciento y disminuyó a 27.2 por ciento en los primeros tres meses del 2014.

Los datos de la Oficina del Censo muestran además que la diferencia en los salarios de las mujeres y los hombres que trabajan a tiempo completo no ha mostrado mejoría. Como promedio (sin ajustar los cálculos por tipo de trabajo, total de horas trabajadas y otras variables), por cada dólar que gana un hombre empleado en estas condiciones, una mujer recibe 78 centavos. La diferencia al año supera los $10,000.

A nivel nacional, los ingresos siguen estancados después de que disminuyeran en el 2010 y el 2011. El valor medio del ingreso de los hogares en Estados Unidos en el 2013, $51,939, también se mantuvo sin cambios significativos, con menos de $200 dólares de diferencia con respecto al año anterior.

El reporte permite vislumbrar cómo la crisis afectó a los residentes de EEUU. Otra encuesta citada en el informe reveló que entre el 2009 y el 2011, el 31.6 por ciento de la población tuvo un “episodio de pobreza” que duró de dos a más meses, aunque la “pobreza crónica” solo afectó al 3.5 por ciento de la población en ese mismo período.

Los datos de la Oficina del Censo también ilustran la disparidad económica en el país, donde el 5 por ciento de los hogares más afluentes ganó más del 22 por ciento de los ingresos totales en los últimos dos años, mientras que el 40 por ciento de la población, en la escala más baja, solo ingresó el 12 por ciento.

Puede seguir a Nora Gámez Torres en Twitter por @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios