Estados Unidos

Terminan en enfrentamientos violentos las protestas que piden la renuncia del gobernador de Puerto Rico

Terminan en agresiones las protestas en Puerto Rico

Terminan en agresiones las protestas en Puerto Rico pidiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló en la madrugada del jueves 18 de julio del 2019.
Up Next
Terminan en agresiones las protestas en Puerto Rico pidiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló en la madrugada del jueves 18 de julio del 2019.

Una de las manifestaciones más grandes en la historia de Puerto Rico terminó el miércoles por la noche en violentos enfrentamientos entre manifestantes, quienes aseguraron que seguirán pidiendo la renuncia al gobernador, y la Policía, que lanzó gases lacrimógenos y proyectiles de goma contra la multitud.

Mucho después que decenas de miles marcharan por las calles del icónico Viejo San Juan, cientos de personas bloquearon en protesta las calles estrechas que rodean la mansión del gobernador Ricardo Rosselló, La Fortaleza.

Algunos manifestantes lanzaron petardos y botellas de agua y cerveza hacia los policías que impedían el paso de los manifestantes hacia la residencia de Rosselló. Parte del grupo de protesta hizo un llamado a que los manifestantes dejaran de incitar a la violencia. Repetían consignas como “No tiren” mientras las tensiones se caldeaban entre los manifestantes y la policía.

Poco antes de la medianoche, la Policía ordenó a los inconformes que despejaran el área. Minutos más tarde, dispararon proyectiles de goma, hiriendo a manifestantes y algunos periodistas. Los gases lacrimógenos hicieron que cientos de personas se lanzaran a correr presa del pánico, congregándose junto a una capilla cercana. Algunos comenzaron a escalar o abrir las rejas del histórico Parque de las Palomas.

“[Los manifestantes] dejaban de lanzar objetos y volvían a empezar” dijo Henry Escalera, jefe de la Policía de Puerto Rico, en una entrevista con la estación de Telemundo Puerto Rico, agregando que los manifestantes atacaron a sus policías con destornilladores y botellas con un “liquído que provocó una reacción.”


Los sucedido el miércoles por la noche es la segunda vez desde el lunes que Policía puertorriqueña lanza gases lacrimógenos a un grupo de manifestantes que se niega a abandonar el área.

La reciente ola de agitación que ha provocado protestas diarias en la isla se debe a las noticias de un encausamiento federal contra seis ex funcionarios de gobierno de la isla por presunta corrupción, y las conversaciones filtradas de un chat privado entre Rosselló y miembros de su gabinete y asesores. Después que 889 páginas de conversaciones del chat en la aplicación Telegram se filtraron el sábado pasado, los puertorriqueños se enfurecieron con el gobernador y sus aliados cercanos, quienes en el chat se burlaron de opositores políticos, los gays, las mujeres y gente de a pié.

Miles de manifestantes tomaron las calles en la capital puertorriqueña exigiendo la renuncia del gobernador Ricardo Rossello en julio 17, 2019.

También reaparecieron los grafitis que las autoridades habían eliminado desde el lunes. Varias tiendas, señales de tránsito y autos que sufrieron daños a causa del vandalismo. Una estación de televisión grabó en video a un vecino de San Juan denunciando a la Policía por el uso de gases lacrimógenos, que llegó al interior de viviendas en los alrededores de La Fortaleza.

El tono de la noche de agresiones entre manifestantes y las autoridades fue muy distinto a la multitudinaria manifestación del miércoles por la tarde.

Al compás de tambores y cornetas de aire, miles de personas, cantando el himno de Puerto Rico, comenzaron a avanzar lentamente por las calles del Viejo San Juan el miércoles al caer la noche para exigir la renuncia del abrumado gobernador Ricardo Rosselló.

Los manifestantes convocados por el rapero Bad Bunny y otros artistas puertorriqueños destacados comenzaron a congregarse en masa bajo el fuerte sol del atardecer frente al edificio del Capitolio, sede de la legislatura de la isla.

Mientras el sol se ponía, la gente siguió avanzando pacíficamente por la vía que lleva al Viejo San Juan hacia una amplia plaza para un mitin convocado de antemano. En un escenario improvisado encima de un camión iban Bad Bunny y René Pérez Joglar, el rapero del grupo Calle 13 conocido como Residente, quienes exhortaron por altavoces a Roselló a “irse al demonio”. Otras celebridades de la isla que se unieron a las protestas fueron el cantante Ricky Martin y el actor Benicio del Toro.

Cientos de puertorriqueños siguen protestando el 17 de julio de 2019 contra el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, después de que se filtraran algunos mensajes blasfemos que escribió.

Otros manifestantes comenzaron a congregarse el miércoles más temprano cerca de la mansión del gobernador, La Fortaleza, lugar donde hubo un enfrentamiento entre la policía antimotines y algunos manifestantes del lunes por la noche. La calle que lleva a la mansión estaba bloqueada por barreras y numerosos policías.

Pero la masa de gente llenó pronto las calles estrechas del histórico centro colonial de la ciudad.

Muchos eran jóvenes. Otros habían asistido a protestas en los últimos días para exigir la renuncia de Rosselló. Muchos otros nunca habían participado en una manifestación. Otros viajaron desde sus poblados en el resto de la isla y algunos incluso llegaron del extranjero.

Pero lo que pareció uniforme y cierto es que puertorriqueños de todo origen y clase social están hartos, ofendidos y furiosos con Rosselló y su gobierno, atrapados en una serie de escándalos e investigaciones en medio de una prolongada crisis financiera que ha llevado a un éxodo de la isla.

“Teníamos que estar aquí. No se puede hacer otra cosa”, dijo Aidelyn Paba, de 48 años, quien dijo que vive en Fort Lauderdale, Florida y viajó a la isla para participar en la manifestación. “Ricky [sobrenombre de Rosselló] ya no nos representa. Los que se graduaron en 2015 de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, el 90 por ciento han tenido que irse. Nos lo han robado todo”.

Detrás del reportaje

Por qué nuestro periodismo es esencial

El periodismo que hacemos en el Nuevo Herald es periodismo local. Estamos reportando las historias de Puerto Rico desde esa perspectiva, a la que nadie más tiene acceso, enviando periodistas y fotorreporteros a la isla. Estas historias son esenciales para nuestra comunidad. Apóyenos para poder seguir brindándole este tipo de cobertura: suscríbase hoy mismo.

Alrededor de esos manifestantes tempraneros, los turistas paseaban con bolsas de compras de Coach y preguntaban tímidamente qué estaba pasando. Otros se tomaban fotos junto a los policías o hacían posar a sus hijos con carteles que pedían la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló. Una mujer escondió piedras sueltas que había cerca de la entrada de su casa por temor a que las fueran a usar como proyectiles.

“Por favor, traten de no abusar de los jóvenes”, dijo Jeanette Saldaña al grupo de policías frente a la mansión del gobernado. Saldaña, de 52 años, vive en Aguas Buenas, unos 40 minutos al sur de San Juan, pero dijo que no podía quedarse para la protesta de la tarde debido a problemas de salud. “Los jóvenes están haciendo el trabajo de los que no pueden estar aquí, como las personas mayores, como las personas que no pueden caminar hasta aquí. Así que te estoy pidiendo paz”

“Estoy en contra del gobernador y estoy pidiendo su renuncia”, agregó Saldaña. “La que dijo contra nuestro pueblo, contra los homosexuales, contra las personas gordas, contra las personas que todavía viven en casas con el techo cubierto por lonas azules. Estoy haciendo esta demanda y lo hago respetuosamente”.

106PRico18NEWPPP.JPG
Kids Dylan (izq) y Roy Salgado, con carteles frente a un perímetro de seguridad de la policía en el Viejo San Juan, en que piden la renuncia al gobernador Ricardo Rosselló cerca de La Fortaleza, el miércoles 17 de julio de 2019. Pedro Portal pportal@miamiherald.com

Las vidrieras de la mayoría de las tiendas en el Viejo San Juan están protegidas por persianas contra huracanes o madera contrachapada, mientras los vecinos y las autoridades se preparaban para fuertes protestas contra Rosselló.


A las 4 de la tarde ya había cientos de personas frente al Capitolio, que repitieron lemas a ritmo de bomba y plena que salía de altavoces montados sobre camiones, y que pedían la renuncia del gobernador.

Rita Pabón, de 44 años, dijo que estaba cansada de que los funcionarios desestimaran las protestas como un movimiento liderado por unos pocos.

“Nunca había estado en una protesta. Esta es la primera vez que lo hago porque siento que Puerto Rico lo necesita”, dijo Pabón, vecina de San Juan. “Quiero que el gobernador renuncie. No es sólo lo del chat, es toda la corrupción, y todo le cayó encima.”

Miles de puertorriqueños marcharán por las calles del Viejo San Juan el 17 de julio de 2019 para protestar contra el gobernador Ricardo Rosselló y pedir su renuncia.

Pabón estaba con su hija, Natasha Curtin, de 18 años, quien dijo que también era la primera vez que participa en una protesta.


“Hemos padecido demasiadas humillaciones. Es todo, todo. Vimos lo que dijeron en el chat, y fue la gota que colmó el vaso”, dijo Curtin. “[Rosselló] puede decir que lo lamenta, pero no le estamos pidiendo que se disculpe. Le estamos pidiendo que se vaya”.

Las protestas se han extendido a comunidades puertorriqueñas en Estados Unidos, como en la Florida, Nueva York, Washington DC y California. Puertorriqueños publicaron en las redes sociales mensajes de a las manifestaciones del miércoles desde España, Italia y República Dominicana.


Andrés Viglucci, redactor del Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios