Estados Unidos

Los demócratas abren el debate en EEUU con un frente unido contra Trump

Los candidatos a la primaria del Partido Demócrata abrieron este martes el debate mostrando un frente unido contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apoyando la investigación en el Congreso sobre las supuestas presiones contra Ucrania para que buscara información comprometedora sobre el exvicepresidente Joe Biden.

Este debate fue el primero en el que la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren concentró los ataques de varios de sus correligionarios por sus posturas a favor de la salud pública, en un momento en que su candidatura sube en las encuestas y podría destronar a Biden como favorito.

El cuarto debate en la carrera por la candidatura demócrata a las presidenciales de 2020 es el primero desde que estalló el escándalo sobre las supuestas presiones a Ucrania, un terremoto en la política estadounidense.

“Este es el presidente más corrupto de la historia de Estados Unidos”, dijo Biden, que sigue encabezando las encuestas demócratas con un 29.4 por ciento de las preferencias con Warren a poca distancia con 23.4 por ciento.

La semana pasada ella había logrado superar al exvicepresidente por primera vez, según el compilado de encuestas RealClearPolitics.

“El proceso de destitución debe continuar”, dijo Warren, defendiendo que este proceso iba a dejar establecido que a Trump no se le va a permitir “romper la ley una y otra vez, sin consecuencias”.

En el tercer lugar, con 15.6 por ciento de las preferencias, está el senador progresista Bernie Sanders, que suspendió temporalmente su campaña tras sufrir un infarto a principios de mes, por lo que su comparecencia generó gran expectativa.

El problema de salud de Sanders, de 78 años, tampoco favorece a Biden, de 76, que ha recibido críticas por su falta de vitalidad en los debates.

“Disfuncional” y “cruel”

Horas después de haber sido intervenido por un infarto al miocardio, Sanders aprovechó un mensaje de agradecimiento para enfatizar la necesidad de instaurar la atención médica universal en Estados Unidos, uno de los temas centrales de su campaña.

Al igual que los debates anteriores las posturas de los demócratas sobre la salud, desde los que defienden una cobertura universal como Sanders o Warren, a las posturas a favor de una fuerte presencia del sector privado como propone Biden, mostraron el amplio espectro político del partido.

Sanders criticó el sistema actual, calificándolo de “disfuncional” y de “cruel”.

“El tema es si el Partido Demócrata va a tener las agallas para enfrentarse a la industria de la salud”, dijo Sanders, con una voz ronca que desató los aplausos del público.

Pero el escándalo sobre Ucrania abrió una veta para que contendientes demócratas discutieran si el trabajo de Hunter Biden para la firma de energía Burisma en Ucrania representó un conflicto de intereses, ya que su padre ejercía como vicepresidente.

“Mi hijo no hizo nada malo”, defendió Biden.

La semana pasada, Hunter rompió su silencio para anunciar que deja el directorio de la empresa china BHR (Shanghái) Equity Investment Fund Management Company.

El hijo de Biden se defendió este martes de acusaciones de cualquier ilegalidad en el caso ucraniano pero reconoció un “error” político, durante una entrevista transmitida este martes por la mañana en el canal ABC News.

Para muchos candidatos relegados en las encuestas, como la senadora Kamala Harris y el excongresista Beto O’Rourke, este debate puede ser una oportunidad para confirmar que siguen en carrera, en momentos en que en Estados Unidos el ciclo informativo es dominado por la investigación sobre supuestas extralimitaciones de Trump.

Pero la batalla por la candidatura demócrata es larga y en ella los primeros estados en votar son clave.

En Iowa, estado que inaugurará las primarias el 3 de febrero de 2020, Warren es favorita con 22.7 por ciento de las preferencias, seguida por Biden con 19.3 por ciento y Sanders con 16 por ciento.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios