Asuntos Legales

¿Hoteles como centros de detención? En estas redadas de ICE, los ‘huéspedes’ serían deportados

Las redadas de deportación que comenzarán en Estados Unidos este domingo, incluyendo Miami, podrían poner una nueva pieza en el centro de la controversia sobre la detención de los migrantes: los hoteles.

Esto se debe a que la represión de inmigrantes del gobierno de Donald Trump, originalmente programada para comenzar a fines del mes pasado, no va a estar solamente centrada en las 2,000 personas en la mira de ICE, sino también en otros miembros de los hogares de esas personas, a quienes se les pedirá que presenten documentos de inmigración.

Como no hay centros de detención para familias en el sur de la Florida, ICE planea usar los hoteles de la zona para retener a familias por un máximo de 24 horas antes de trasladarlos a instalaciones fuera del estado y, finalmente, deportarlos.

Esa noticia no le ha caído bien a los miles de trabajadores del sector hotelero, muchos de ellos inmigrantes residentes del sur de la Florida.

“Nos pusimos en contacto con nuestros empleadores para decirles que no creemos que deban cooperar con estas redadas de ICE que se están llevando a cabo, ni deberían permitir que sus hoteles se utilicen esencialmente como cárceles”, dijo Wendi Walsh, secretaria y tesorera de Unite Here Local 355, el único sindicato de trabajadores hoteleros en el Condado Miami-Dade. “Se supone que estos hoteles son un lugar acogedor para personas de todo el mundo y no creemos que ningún huésped se sienta cómodo al saber que están siendo utilizados como centros de detención”.

De los casi 7,000 miembros de Unite Here Local 355, Walsh estima que la gran mayoría —alrededor del 90 por ciento— son inmigrantes, muchos de ellos formando parte de familias con estatus migratorio mixto. Ella dijo que, aunque el sindicato aún no se ha enterado de ningún hotel del sur de la Florida que haya llegado a un acuerdo con ICE, los trabajadores se mantienen vigilantes y están listos para entrar en acción si ese status quo cambia.


“Esperamos trabajar en colaboración con estas compañías hoteleras para llegar a un acuerdo de que no alojarán a los detenidos en sus hoteles”, dijo. “Pero ciertamente, si obtenemos una indicación de que una compañía hotelera elige usar su hotel como una cárcel, entonces nos vamos a oponer públicamente a eso en todas las formas posibles”.

Usar a los hoteles para la detención de inmigrantes a corto plazo, especialmente para las embarazadas o acompañadas de niños, no es una práctica nueva para ICE. Históricamente, la agencia ha colocado a los migrantes en habitaciones de hotel cuando no ha habido camas en centros de detención familiar, a un costo que a menudo es menor.

Según un análisis del Centro de Recursos Legales para Inmigrantes de un conjunto de datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), las más de 1,000 instalaciones que en algún momento han sido utilizadas por el gobierno federal para detener a inmigrantes incluyen una docena de hoteles. De esos hoteles, uno está ubicado en Miami: el Comfort Suites, en Kendall.

Como muestran los datos del DHS, Comfort Suites tenía una población máxima de dos detenidos en el año fiscal 2018, más que todos los hoteles excepto dos en el país. La duración promedio de las estadías para ese año fiscal fue de un día, en comparación con dos días en los años fiscales 2017 y 2016 y tres días en el año fiscal 2015. En el año fiscal 2018, el gobierno federal utilizó el hotel un total de tres días, menos que los 86 del año anterior.

Aunque no se ha prestado mucha atención a Comfort Suites en los últimos años, el hotel generó noticias por primera vez a principios de la década de 2000.

Tras un arribo en el sur de la Florida en octubre del 2002 de un barco que transportaba a 212 solicitantes de asilo de Haití, muchos de los niños no acompañados y mujeres con niños en el barco fueron, según un informe del Centro de Defensa de Inmigrantes de la Florida (FIAC), llevados a detención en el Comfort Suites. El informe describe cómo los inmigrantes fueron tratados como “prisioneros virtuales en sus habitaciones” en una instalación que también contaba con una piscina y un gimnasio.

“[Los solicitantes de asilo] no podían salir de sus habitaciones llenas de gente a menos que fueran a la corte de inmigración. El acceso a la atención médica era una preocupación grave, y un niño que había estado gravemente enfermo durante días tuvo que ser trasladado de urgencia a Jackson [Memorial Hospital] para recibir atención de emergencia”, dijo Cheryl Little, Directora Ejecutiva de Americanos por la Justicia de los Inmigrantes y autora del informe de la FIAC. “Como recuerdo, había oficiales armados estacionados afuera de las puertas de las habitaciones. E inicialmente a nuestros abogados no se les permitió el acceso para reunirse con los haitianos”.

Cuando fue contactada por el Herald, una portavoz de Choice Hotels, el franquiciador hotelero con sede en Maryland que posee varias marcas de hoteles, incluyendo Comfort Suites, no confirmó que el hotel de Kendall haya sido utilizado en el pasado para retener a inmigrantes.


En su lugar, emitió la siguiente declaración por correo electrónico: “No tenemos conocimiento de que a ninguno de nuestros hoteles franquiciados, todos los cuales son hoteles privados operados independientemente, se les solicite que actúen como centros de detención. No creemos que los hoteles deban utilizarse de esta manera y rechazaremos cualquier solicitud para hacerlo. Pedimos que nuestros hoteles con franquicia solo se utilicen para su propósito previsto, que es proporcionar a los viajeros una habitación de hotel acogedora “.

Por mucho, el hotel que más se ha utilizado con fines de detención de migrantes es el hotel Quality Suites San Diego Otay Mesa en San Diego, California. Los registros muestran que ICE ha registrado miles de migrantes allí desde el año fiscal 2016. Según unos informes que aparecieron en el Texas Tribune, los clientes de ese hotel económico, ubicado a menos de una milla de la frontera con México, dejaron comentarios en línea describiendo su conmoción por la fuerte presencia de seguridad en el hotel. “¿Parada de prisioneros?”, preguntó un cliente en una reseña del 2017. “Scary!!!” escribió otro.

En el sur de la Florida, la posibilidad de una represión contra la inmigración —combinada con la perspectiva de que los lugares de trabajo de muchos inmigrantes, los hoteles, sean convertidos en instalaciones de detención— está poniendo a algunos trabajadores hoteleros sobre ascuas.

“Hay algunas personas que están nerviosas, estén o no documentadas aquí en los Estados Unidos”, dijo Walsh, del sindicato de trabajadores de la hospitalidad. “Pero diría que, más que tener miedo, la gente está bastante enojada por la manera en que nuestro país está tratando a las personas que están buscando refugio“.

Cuando se le preguntó a ICE cuántos hoteles piensa usar para la detención de inmigrantes, un portavoz de la agencia envió la siguiente declaración: “Debido a información policial sensitiva así como la seguridad del personal de ICE, la agencia no ofrecerá detalles específicos relacionados con nuestras operaciones “.

Los representantes de dos cadenas hoteleras mundiales con importantes presencias en el sur de la Florida, Hyatt y Hilton, le dijeron al Herald por correo electrónico que no saben si el gobierno americano está considerando usar sus hoteles para la detención de inmigrantes. Sin embargo, si fueran abordados por ICE, ambas cadenas dijeron que rechazarían hacer negocio con la agencia.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Lautaro Grinspan is a bilingual reporter at the Miami Herald and el Nuevo Herald. He is also a Report for America corps member. Lautaro Grinspan es un periodista bilingüe de el Nuevo Herald y del Miami Herald, así como miembro de Report for America.
  Comentarios