Diversion

Este pan cubano está horneado para los que no comen puerco asado ni picadillo

Los veganos cubanos están de plácemes. No podían comer pan, entre otras delicias de la cocina cubana, ya que no comer productos derivados de animales fue una decisión que tomaron muy conscientemente. Entre los alimentos que no prueban están los frijoles negros, los sándwiches cubanos, y el pan cubano.

En casi todos los platos cubanos, incluyendo los tostones y los platanitos maduros, se utiliza la manteca. Los frijoles negros, tradicionalmente se cocinan con jamón. Los sándwiches cubanos obviamente llevan jamón, cerdo asado y queso.

Pero aún los placeres simples del pan cubano acabado de hornear estaban prohibidos para los veganos. El ingrediente mágico del pan cubano es el que lo hace no apto para veganos: agua, harina, levadura, sal y... manteca.

Prohibidos hasta que Vicky Bakery decidió cambiar eso.

Una de las panaderías más antiguas del sur de la Florida, Vicky, acaba de sacar una versión vegana del pan cubano en sus 16 locales.

“Ahora puedes ser vegano y comer pan cubano”, dijo Fernando Oramas, uno de los propietarios del negocio familiar y quien ayudó a crear la receta basada en plantas el año pasado.


La versión vegana del pan cubano que tiene Vicky reemplaza la manteca con aceite vegetal. Oramas dijo que él y su equipo trataron más de 20 recetas diferentes de pan cubano sin manteca hasta llegar a esta versión. Pero incluso esta continuará cambiando según producen el pan en sus panaderías.

“Puedes tener el sabor del pan cubano”, comentó. “Pero para llegar a ese punto tuvimos que hornear mucho pan cubano”.

Los críticos dirán que esto es una blasfemia. Eliminar la manteca del pan cubano es eliminar todo lo que lo caracteriza. Sin manteca el pan cubano se convierte en pan francés, italiano… cualquier cosa menos cubano.

Oaramas no está en desacuerdo. Pero, dice él, el pan cubano es más que la suma de sus ingredientes. El pan cubano es un proceso. Es el resultado de mezclar, probar y hornear el pan lo que lo hace distinto de su primo caribeño, el pan puertorriqueño que es un poco más dulce.


“La meta es hacerlo lo más parecido posible, aunque nunca va a ser idéntico”, dijo Oramas. “Incluso los gemelos idénticos tienen diferencias”.

Muchos clientes, especialmente la generación más joven, han estado pidiendo productos veganos. Tal vez no en su local original, que la familia compró en 1972, en el corazón de Hialeah, donde los clientes cubanos aún quieren que su pan sea tal y como José Martí lo quiso. Pero según fueron abriendo otros locales en South Dade y Broward, clientes más jóvenes y más conscientes de la salud han estado pidiendo productos más saludables.

“Tuvimos que buscar la manera de cambiar el método y no la tradición” dijo Oramas. “La idea era crear exactamente lo que nuestros clientes nos estaban pidiendo”.

El pan tradicional cubano de Vicky y el pan vegano, uno al lado del otro, son iguales, aunque hay una gran diferencia entre ellos.


Orama dijo que dejaron de hacer el corte que lleva encima el pan tradicional, que permite que el pan pueda expandirse sin crakearse cuando se hornea, de manera que el personal de Vicky pudieran distinguir uno de otro a simple vista.

La masa de pan vegano puede cortarse en rodajas o a lo largo al igual que el pan tradicional. La difrenecia está en el sabor.

La manteca le da al tradicional pan cubano el gusto que la versión vegana carece. La manteca es uno de los ingredientes claves que da sabor a la masa de una hogaza de pan tradicional. Sin embargo, ambos tipos de pan tienen el dejo de sabor de masa agria que produce la fermentación y que le da el gusto particular.

Pero a la plancha y tostado y untado con mantequilla salada (o, como en muchos de los restaurantes en el sur de la Florida, con margarina), el pan cubano de Vicky es un facsímil respetable. La gran diferencia está en el precio. Una hogaza de pan cubano regular cuesta #1.35. La de pan vegano cuesta $2.50.

Sin embargo, para todos aquellos veganos que van en busca de comida cubana, este pan es la salvación.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

Miami Herald food editor Carlos Frías won the 2018 James Beard award for excellence in covering the food industry. A Miami native, he’s also the author of “Take Me With You: A Secret Search for Family in a Forbidden Cuba.”
  Comentarios