Inmigración

Documentos señalan que miles de niños fueron abusados sexualmente en centros para migrantes

Menores no acompañados en el refugio de Homestead.
Menores no acompañados en el refugio de Homestead. HHS

Miles de niños emigrantes han sido abusados sexualmente en centros del gobierno en los que estaban detenidos, según documentos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

La información, que dio a conocer el martes el representante demócrata de la Florida Ted Deutch durante una audiencia del Comité Judicial sobre la política de separación de los niños de su familia del gobierno del presidente Donald Trump, muestra que más de 1,000 alegatos de abuso sexual de menores sin acompañantes se reportaron a la Oficina de Asentamiento de Refugiados cada año fiscal desde el 2015.

Entre las alegaciones aparecen violación, agresión sexual y acoso, de acuerdo con los documentos. El medio que dio a conocer primero la noticia fue CBS News.

En total, los documentos indican que 4,556 casos de abusos sexuales se reportaron a la agencia entre octubre de 2014 y julio de 2018. De igual modo, 1,303 quejas se presentaron ante el Departamento de Justicia entre los años fiscales 2015 y 2018. Aún no se sabe con certeza si alguna de dichas quejas son duplicados ni tampoco cuántas ocurrieron en el refugio temporal de Homestead para menores sin acompañantes.


Representantes de la Oficina de Asentamiento de Refugiados y del Departamento de Justicia no pudieron ser localizados el viernes por la noche para conocer sus comentarios sobre el particular.

Hasta el momento, muy poca información se ha dado sobre contra quiénes son las alegaciones. Documentos muy borrosos y mal fotocopiados se entregaron a la oficina de Deutch donde se detallan solo 56 de las miles de alegaciones en 2017 y 2018.

Cuando un periodista del Herald le pidió a un portavoz de Deutch mejores copias electrónicas, este dijo en un correo electrónico: “Desafortunadamente, ya que estos archivos se los entregó al Congreso el HHS en un formato de copia dura, no en formato digital. Tampoco nosotros podemos leer con claridad los documentos”.

En los fragmentos de los archivos que se han podido descifrar, hay algunos casos con ejemplos donde niñas han sido tocadas en las nalgas y niños acariciados en la entrepierna. Hay un caso donde se detalla un empleado de un horario nocturno que besa a una niña en los labios. En otro caso se señala que una niña fue violada por el padre adoptivo que le asignó el gobierno.

En otro caso, un menor reportó haber tenido sexo con un empleado del centro por lo menos en cuatro ocasiones. Otros casos están relacionados con empleados que le han enseñado a los menores pornografía o se han involucrado románticamente con adolescentes.

En muchos casos, los casos eran “poco sustanciales” o apenas se investigaron. En otros, los agresores fueron trasladados a otra instalación, puestos bajo licencia administrativa o “reinstalados”.


“En estos documentos del HHS se detalla un alarmante número de agresiones sexuales contra niños sin acompañantes”, expresó Deutch durante una audiencia del Comité Judicial. “Hay que aclarar mejor cómo se han investigado estas alegaciones y los pasos que se han dado para proteger a estos vulnerables niños”.

Como respuesta, el comandante Jonathan D. White de U.S. Public Health Service Commissioned Corps., una rama de HHS, criticó fuertemente a Deutch por manipular la información.

“Esas declaraciones son absolutamente falsas”, dijo White, tras enfatizar que le ha advertido a funcionarios del gobierno sobre el daño potencial que conlleva el separar a las familias, todo ello antes de que la política de cero tolerancia de Trump entrara en vigor.

Deutch habló de lo que vio en los documentos: “Conocí miles de casos de agresiones sexuales, si no a manos de empleados de HHS, entonces de personas que el personal de HHS supervisa. Entraré en detalles de los hechos, aunque esto no hace que lo ocurrido sea menos horrible”.

La Oficina de Asentamiento de Refugiados comenzó a recopilar data de abusos sexuales de niños bajo su custodia desde octubre de 2014, dijo la entidad en un memorando.

Durante la audiencia del Comité Judicial, funcionarios del Departamento de Justicia y de Inmigración y Aduanas fueron interrogados por líderes demócratas quienes calificaron la política de “inmoral” e “inhumana”.

Por su parte, los republicanos lamentaron la “crisis” que aún tiene lugar en la frontera, y declararon que “algo tiene que hacerse”.

  Comentarios