Cuba

Mi decisión 'va a ser luchar': liberan a científico cubano Ariel Ruiz Urquiola tras huelga de hambre

Cuban biologist Ariel Ruiz Urquiola was freed Tuesday, July 3, 2018, from a Cuban prison after spending more than two weeks on a hunger strike to protest his one-year prison sentence for allegedly “disrespecting” a forest ranger.
Cuban biologist Ariel Ruiz Urquiola was freed Tuesday, July 3, 2018, from a Cuban prison after spending more than two weeks on a hunger strike to protest his one-year prison sentence for allegedly “disrespecting” a forest ranger. Miami Herald file photo

El biólogo cubano Ariel Ruiz Urquiola fue liberado este martes después de más de dos semanas en huelga de hambre, iniciada tras su condena a un año de prisión por un supuesto delito de “desacato a la autoridad”.

Su liberación se produce bajo una licencia extrapenal por problemas de salud al padecer un “síndrome afectivo ansioso depresivo”, afirma un documento entregado por las autoridades a la familia, según Radio Martí.

“Tengo que tratar de buscar un hilo conductor a todo este absurdo que ha ocurrido en mi vida”, dijo en declaraciones a Radio Martí tras ser liberado. “Necesito poner un poco de equilibro en mi vida emocional”.

El biólogo había sido trasladado el lunes a una sala civil del Hospital Abel Santamaría en Pinar del Río, según 14ymedio. Pero los familiares temen que el uso de esta licencia extrapenal permita a las autoridades regresar a Urquiola a prisión en el futuro.


Ruiz Urquiola, de 44 años, fue condenado en mayo a un año de cárcel por “desacato” en el Tribunal Municipal de Viñales, en Pinar del Río, tras un juicio que la familia consideró manipulado por la Seguridad del Estado.

Su detención ocurrió en la finca que gestiona en usufructo en esa localidad, después de supuestamente llamar “guardia rural” a funcionarios de la zona, término que le valió el arresto y la acusación de desacato.

Varios miembros del Cuerpo de Guardabosques, que pertenece al Ministerio del Interior, fueron a su finca para que mostrara los permisos para colocar una cerca y talar unas palmas, así como la propiedad de sus motosierras, según explicó su hermana, Omara Ruiz Urquiola. La hermana dijo que el biólogo contaba con todos los permisos y las palmas en cuestión habían sido dañadas por rayos, no tenían nidos de animales, pero sí ponían en peligro la seguridad de su casa allí.

Según trascendió en el juicio, Urquiola pidió a los oficiales que lo acompañaran a la casa, donde tenía toda la documentación. En el trayecto tuvo lugar la conversación en la que el biólogo usó la frase "guardia rural".

La familia de Urquiola cree que las autoridades lo encarcelaron deliberadamente como represalia por su activismo medioambiental y como estrategia para privarle de las tierras estatales en las que venía realizando un proyecto ecológico.

Poco después de ser liberado, admitió que le tomará tiempo pensar en relación con su trabajo en la finca de Viñales, pero aseguró que seguirá luchando.

"La finca de Viñales demorará un poco, tengo que poner en orden todas mis ideas (...) entonces tomaré una decisión de qué voy a seguir haciendo", dijo. "Sin lugar a dudas va a ser luchar porque esa es mi naturaleza", enfatizó.

Durante su carrera profesional, el biólogo ha denunciado en repetidas ocasiones los daños al ecosistema cubano, como la tala indiscriminada de árboles, la caza de especies en extinción y el vertido de sustancias tóxicas en las aguas del Valle de Viñales.

Amnistía Internacional lo declaró “preso de conciencia” el pasado 12 de junio, y demandó su liberación “de inmediato y sin condiciones” por considerar que fue encarcelado “únicamente por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión”.


La semana pasada, Estados Unidos solicitó a Cuba la liberación “inmediata” de todos los presos políticos y expresó su especial preocupación por los casos de Eduardo Cardet y Ariel Ruiz Urquiola.

Tras una huelga de hambre que comenzó el 17 de junio, Urquiola afirma ahora que continuará luchando, pero que también necesita “poner en orden” sus sentimientos.

Siga a Marta Oliver Craviotto en Twitter: @MartaOCraviotto
  Comentarios