Cuba

Evangélicos en Cuba: el matrimonio gay no cabe en un país comunista

Un culto en la Iglesia Liga Evangélica de Cuba.
Un culto en la Iglesia Liga Evangélica de Cuba. Facebook

Cinco denominaciones evangélicas en Cuba están en contra del matrimonio igualitario, porque la ideología de género, argumentan, no tiene relación alguna con la cultura cubana “ni con los líderes históricos de la Revolución”.

La Liga Evangélica de Cuba, la Convención Bautista de Occidente, la Convención Bautista de Oriente, así como la Iglesia Metodista en Cuba y la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios explicaron su postura la semana pasada en una declaración publicada en las redes sociales de sus líderes religiosos.

La declaración coincide con que la Asamblea Nacional se dispone a debatir a finales de mes una reforma constitucional para actualizar la Carta Magna aprobada en 1976.

“Queremos sensibilizar a las autoridades del peligro que puede traer para la nación el matrimonio igualitario”, explicó telefónicamente Dariel Llanes Quintana, presidente de la Convención Bautista de Occidente.

Según Llanes, las cinco denominaciones, que no pertenecen al Consejo de Iglesias de Cuba, pidieron permiso al gobierno para realizar una marcha por La Rampa de La Habana, desde 23 y L hasta el Malecón, pero esta petición fue rechazada por las autoridades.

“Nos reunimos con las responsables de los asuntos religiosos en la dirección del Partido Comunista, Sonia García y Caridad Diego. Ellas nos explicaron que no podría hacerse la manifestación, pero que las reformas constitucionales se llevarían a cabo después de un 'amplio debate popular'", agregó.

Llanes explicó que las Iglesias pretenden aprovechar los templos y casas de oración para explicar su postura a la población. En el comunicado conjunto, las denominaciones evangélicas plantean que la familia “es una institución divina, creada por Dios” y que el matrimonio “es exclusivamente la unión de un hombre y una mujer”.

Los líderes religiosos apuntan que la ideología de género “no guarda ninguna relación con los países comunistas”, y pone como ejemplos a la extinta Unión Soviética, China, Vietnam y Corea del Norte.

photo5039897213232326617.jpg
Declaración de las iglesias evangélicas históricas en Cuba

“Ese párrafo se incluyó como prueba de que en los países comunistas no existe el matrimonio entre personas del mismo sexo”, dijo el obispo Ricardo Pereira Díaz, representante de la Iglesia metodista en Cuba. “No puedes coger del capitalismo lo que te conviene. Si el país es comunista, que sea comunista”, agregó.

Para el líder religioso, la ideología promovida por instituciones gubernamentales como el Centro de Educación Sexual (Cenesex), que dirige Mariela Castro, hija del ex gobernante Raúl Castro, es un peligro para la infancia.

“En otro país los padres pueden enviar a sus hijos a una escuela privada o pública que sea conforme con los preceptos de su fe. En un país como el nuestro donde la enseñanza está regida por el Estado y no existen alternativas, llevar a un niño a aprender algo que es contrario a su fe es violar su libre albedrío”, dijo el religioso.

Pereira considera que más del 60 por ciento del país está en contra del matrimonio homosexual y la ideología de género.

La reforma constitucional es parte de las transformaciones inconclusas que dejó Raúl Castro tras una década de mandato. Castro actualmente preside el Partido Comunista y la comisión encargada de proponer los cambios a la Carta Magna.

Algunos expertos consultados por este diario consideran que la reformada Carta Magna permitirá la presencia de la pequeña y mediana empresa privada, modificará el código de la familia, incorporando las familias con los dos padres de un mismo sexo y concretará la limitación de los períodos de los cargos públicos a cinco años, prorrogables en una sola ocasión.

Las iglesias evangélicas en Cuba han experimentado un rápido crecimiento tras la apertura religiosa que vivió el país en los años 90. Muchas denominaciones tienen cientos de “casas templo” repartidos por todo el país.

El activista LGBT y pentecostal Víctor Manuel Dueñas, exiliado en Holanda, lamenta que la declaración de las iglesias evangélicas olviden la persecución de los cristianos en los países comunistas. “En la Unión Soviética, Corea del Norte y la misma Cuba, ser cristiano fue considerado prácticamente un delito. Junto a los homosexuales, los cristianos fueron recluidos en campos de concentración. Estos pastores deberían estudiar un poco de historia”, dijo.

Adiel González Maimó, líder religioso de de la Iglesia Cristiana Metropolitana, abierta a la comunidad LGBT, cree que las denominaciones cristianas “harán toda la fuerza posible para evitar el matrimonio homosexual”.

El joven matancero, cercano al Cenesex, calificó de “una manipulación” el comunicado de las instituciones religiosas por usar “elementos políticos” para reforzar su lectura de la Biblia. “Estoy seguro que desde el gobierno se les va a dar una respuesta contundente. Están acusando a las autoridades de ser homofóbicas, justo después de todo lo que se ha hecho por la comunidad LGBT”, agregó.

“La palabra de Dios dice clarísimamente que Jesús vino para darnos vida en abundancia. Cuando le quitas el derecho a las personas a vivir su amor, le estás robando la vida y la felicidad que Dios quiere para ellas”, añadió.



Este artículo forma parte de un convenio entre el diario cubano 14ymedio y el Nuevo Herald.
  Comentarios