Cuba

Tumbas profanadas, estatuas ‘desaparecidas’ y deterioro: la debacle del patrimonio cubano

La tumba del diplomático cubano José Aquilino Barnet, que fue presidente de Cuba, es una de las que fue víctima del vandalismo y profanación en el Cementerio de Colón de La Habana.
La tumba del diplomático cubano José Aquilino Barnet, que fue presidente de Cuba, es una de las que fue víctima del vandalismo y profanación en el Cementerio de Colón de La Habana. Herencia Cultural Cubana

El abandono, deterioro y rapiña a que han sido sometidos edificios y monumentos de valor histórico y arquitectónico en Cuba, tanto por parte de las autoridades como de la población, fue discutido una vez más en Miami.

La organización Herencia Cultural Cubana, creada en 1994 para preservar la historia de Cuba, presentó el primer informe que elabora sobre el estado del patrimonio arquitectónico y cultural en Cuba, en una conferencia de prensa celebrada el 24 de julio en el salón Félix Varela de la Ermita de la Caridad.

El retiro de la estatua del mayor general Calixto García de un punto focal del Vedado, con la justificación de que el salitre estaba dañando el material, o la profanación de los restos de un prominente empresario azucarero cuyo panteón en el cementerio de Puerto Padre terminó convertido en la última morada del campeón de boxeo Teófilo Stevenson, son algunas de las denuncias más importantes del documento.

El informe, editado como un folleto, se nutre de artículos de prensa publicados tanto en medios oficiales de la isla como en portales digitales sobre Cuba en el exterior. Este se concentra en las denuncias del 2017 y divide en cuatro partes la descripción del estado del patrimonio: derrumbes, deterioro, tumbas y desapariciones.

CFG25 CubaHerencia News rk
El historiador Pedro Roig participó en el panel que dio a conocer el informe de la organización Herencia Cultural Cubana sobre el deterioro del patrimonio cultural cubano, el martes 24 de julio de 2018, en el salón Félix Varela de la Ermita de la Caridad, en Miami.

Entre los derrumbes se incluyen edificios emblemáticos de Sagua la Grande como el hotel Paradero, que ya se encontraba en una situación deporable cuando el huracán Irma precipitó el colapso definitivo.

Tampoco escapó del desastre el monumento a José Martí en esa misma ciudad al norte de Villa Clara, al que ahora es imposible acceder debido a una montaña de escombros que lo impide.

La segunda parte del informe toma fuerza con la denuncia del deterioro de Guanabacoa, cuyo centro histórico, declarado patrimonio nacional en los años 1990, sufre la pérdida de edificios y monumentos históricos, en gran medida por el vandalismo de los vecinos del municipio o la negligencia de las autoridades.

Un ejemplo es el caso del busto de Miguel Viondi y Vera, quien fuera el dueño del bufete de abogados que le dio trabajo a Martí a su regreso de Guatemala en 1878. Es probable que los actuales residentes de Guanabacoa no conozcan a Viondi y Vera y mucho menos sus méritos porque el mármol de Carrara del busto del prominente abogado fue cubierto con una capa de pintura y su nombre ya no se lee.

Una suerte peor corrió la casa de Viondi, convertida en un basurero de escombros, después que los vecinos se robaron a plena luz del día los azulejos y losas del piso.

“Nuestro objetivo es enviar el mensaje de que estamos pendientes de lo que está pasando con el patrimonio y pedirle al pueblo cubano que vigile a su alrededor y que esté consciente de que el patrimonio es de ellos y que pueden ayudar con su preservación, conociendo lo que este significa para Cuba”, dijo a el Nuevo Herald Daniel Pedreira, presidente de Herencia Cultural Cubana.

Pedreira y Aramís Pérez, vicepresidente de Herencia Cultural Cubana, fueron los encargados de introducir al panel de la conferencia, integrado por Livia Alonso, miembro de la junta de directores de la organización, y los historiadores Pedro Roig y Rosa Leonor Whitmarsh, bisniesta de Calixto García por el lado paterno.

cubapatrimonio.jpg
El antiguo hotel Paradero en Sagua la Grande es uno de los edificios que se menciona en el informe de Herencia Cultural Cubana como parte del patrimonio arquitectónico que se ha perdido en la isla. Cortesía Herencia Cultural Cubana

Whitmarsh narró la anécdota de las expresiones de alegría y agradecimiento que escuchó en una visita a la casa del hijo de Calixto García, el también general independentista Carlos García Vélez, ya que la joven República cubana dedicaba fondos para exaltar a sus héroes. El ex militar celebraba que se recordara el papel clave de su padre en la historia de Cuba.

“Tío Carlos hizo el texto de la esquela al pie de la estatua ecuestre”, recordó Whitmarsh sobre la imagen bien reconocida por los habaneros, porque desde 1959 era una presencia importante en la esquina de la calle G y Malecón en el Vedado.

Whitmarsh dijo estar “sorprendida” porque se haya retirado la estatua para protegerla, ya que el granito de que está hecha no es un material que sufre daños por la cercanía del mar.

Especuló que la figura de Calixto García puede ser molesta para el gobierno cubano por su participación en una comisión de hombres ilustres que durante la ocupación norteamericana viajó a Washington a pedir empréstitos para sacar de la pobreza a veteranos del ejército libertador.

“Fue a solicitar esa ayuda cuando todavía no se había dado la libertad de Cuba”, dijo.

La televisión cubana anunció a finales del 2017 que la estatua se trasladaría hacia “la segunda rotonda de Quinta Avenida, en el barrio residencial de Miramar, cerca del Palacio de las Convenciones”. Hasta ahora no ha sido reubicada en este nuevo destino, indica el informe de Herencia Cultural Cubana.

Profanación de tumbas

Esta sección del informe se hace eco de la preocupación de muchos exiliados que han visto cómo se profanan los restos de sus familiares para vender panteones y tumbas que quedaron abandonados a su salida del país.

Angeles descabezados y bronces y mármoles robados son algunos de los actos de vandalismo cometidos por ladrones, que vienen a sumarse al descuido de los cementerios por parte de las autoridades oficiales.

Entre las tumbas profanadas se cuenta la de un ex presidente de Cuba, José Agripino Barnet Vinageras, que falleció en 1945 y fue enterrado en el Cementerio de Colón junto a su esposa, Marcela Cleard.

Barnet, diplomático de carrera, fue presidente provisional de la isla desde diciembre del 1935 a mayo del 1936.

Quizás el caso más llamativo que resume el informe sea el saqueo de los restos de Manuel Vázquez Aldana, un terrateniente azucarero para quien su viuda mandó a construir un elegante panteón en el cementerio de Puerto Padre, en la provincia de Las Tunas. El monumento mortuorio fue vaciado para sepultar en este al boxeador Teófilo Stevenson, fallecido en el 2012.

Stevenson, nativo de esta localidad, fue uno de los héroes del deporte exaltados por las autoridades cubanas, lo que resulta más contraproducente al conocerse el hecho de que no pudieron dedicarle su propia tumba.

También se mencionó el traslado de los restos de Mariana Grajales y de Carlos Manuel de Céspedes de su ubicación original en el Cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba para un lugar más cercano a la tumba de Fidel Castro. El objetivo es facilitar que los turistas pueden visitar las tumbas de “forma expedita” cerca de la de Castro, dijo el periódico Granma.

Roig señaló que el patrimonio cultural cubano también se ha visto afectado por la omisión de figuras que la “intolerancia” del gobierno condenó porque en su momento rechazaron a una revolución fracasada que terminó convertida en una “dictadura militar”.

Siga a Sarah Moreno en Twitter: @SarahMorenoENH

  Comentarios