Cuba

Gobierno de Cuba detiene a líder opositor José Daniel Ferrer. EEUU pide su liberación

El disidente cubano José Daniel Ferrer en Washington DC.
El disidente cubano José Daniel Ferrer en Washington DC. Getty Images

José Daniel Ferrer, el líder de la organización opositora más grande de la isla, la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), está detenido desde el viernes en Santiago de Cuba.

Ferrer ha sido detenido en otras ocasiones, pero activistas aseguran que esta vez el gobierno intenta fabricar una acusación por un delito común, una táctica que ya han empleado para frenar el trabajo de la organización.

“Hasta ahora nadie ha podido verlo”, dijo Carlos Amel Oliva, quien dirige el frente juvenil de la UNPACU. Oliva dijo que activistas y familiares desconocían el paradero real del opositor, aunque un oficial identificado como Roberto se ha comunicado con familiares que han ido a solicitar información en una unidad policial conocida como Micro9, en Santiago de Cuba.

Ni la policía ni la fiscalía han presentado cargos contra Ferrer, aunque verbalmente oficiales de la seguridad del Estado han dicho a activistas que se encuentra acusado de “atentado” contra un oficial del Ministerio del Interior, dijo Oliva en una llamada telefónica.

Ferrer, expreso político del grupo de los 75, fue detenido el viernes en la noche junto al también activista de UNPACU Ebert Hidalgo Cruz. Según explicó Oliva, ambos habían viajado a Palmarito de Cauto, un pueblo cercano a Santiago de Cuba. Hidalgo viajó en calidad de chófer, pero en la tarde del viernes, Ferrer tomó el volante para practicar. Cuando arrancaba el motor del carro, el oficial de la seguridad del Estado Dainier Suárez se arrojó delante del auto, continúa Oliva, y como consecuencia “termina siendo ligeramente impactado por el auto”.

El código penal cubano establece multas o penas de entre uno a tres meses al conductor de un vehículo que causa lesiones leves a una persona.

“Existen testigos que aseguran que el oficial se interpuso de manera precipitada delante del auto”, declaró Oliva, quien dijo que según los testigos, el oficial se incorporó rápidamente y se alejó manejando su motocicleta.

“Esto es una cortina de humo para enmascarar las persecución política en contra de nuestros activistas como un delito común”, dijo.

Gracias a celulares y la llegada de Internet a Cuba, cada vez son más frecuentes los videos de protestas espontáneas en la isla. Muchos se preguntan si los cubanos están comenzando a perder el miedo

El gobierno cubano no reconoce a la oposición. Tampoco reconoce la existencia de presos políticos. Frecuentemente, activistas por los derechos humanos y disidentes son detenidos por periodos cortos, para dificultar sus actividades. Pero Oliva cree que la estrategia de las autoridades está cambiando.

Las autoridades “detienen a los activistas cuando van a reunirse o si reparten panfletos y los multan. Cuando el activista se niega a pagar la multa por una cuestión de principios, entonces te acusan por resistir a la autoridad o por afear el ornato público o por desorden público”, explicó el activista de UNPACU.

La estrategia ya ha sido utilizada para descabezar el movimiento en varios pueblos del oriente cubano y otras provincias como Camaguey y Artemisa. El número de presos políticos de la UNPACU se eleva actualmente a 54, según declaró Oliva.

El miércoles, Francisco Palmieri, subsecretario de Estado adjunto para el hemisferio occidental, llamó al gobierno cubano a dar cuenta del paradero de Ferrer e Hidalgo Cruz.

Palmieri también pidió al gobierno de la isla “que libere a todos los presos políticos”.

La familia de Hidalgo Cruz tampoco sabe de qué acusan a su padre. Hidalgo no es el dueño del viejo auto de fabricación rusa que conducía Ferrer en el momento del incidente, dijo Oliva.

Haydeé Hidalgo visitó a su padre el miércoles en la unidad policial donde lo tienen detenido en Santiago de Cuba pero dijo que las autoridades le advirtieron que no podía hablar de la investigación.

“Lo vi con un golpe en la cabeza, con una mancha de sangre en el pullover. Movía las manos y pies de forma descontrolada. Lo vi muy descompensado”, dijo en una conversacion telefónica. “Solo nos dijo que nos cuidáramos y que él iba a aguantar”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres
Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios