Cuba

Artistas cubanos se rebelan contra decreto que ‘criminaliza’ el arte independiente

Video promo: Artistas Cubanos en contra del decreto 349

Carta Abierta en nombre de artistas cubanos e internacionales en relación con el decreto 349/2018 - "Queremos un diálogo entre los profesionales del arte y el gobierno y una reconsideración de esta medida".
Up Next
Carta Abierta en nombre de artistas cubanos e internacionales en relación con el decreto 349/2018 - "Queremos un diálogo entre los profesionales del arte y el gobierno y una reconsideración de esta medida".

Una artista se llenó el rostro de excremento en un performance frente al Capitolio de La Habana. Varios artistas y músicos intentaron hacer un concierto de protesta y algunos terminaron arrestados. Y otro grupo de artistas y académicos dentro y fuera de Cuba han firmado cartas y peticiones online.

Todos están intentando llamar la atención sobre un nuevo decreto del gobierno cubano que legaliza la censura en la isla.

Escondido en una edición especial de más de un centenar de páginas de la Gaceta Oficial, el decreto-ley 349 emitido por el Ministerio de Cultura intenta frenar el arte que no es patrocinado por el estado. La nueva ley prohibe que artistas independientes —que no cuentan con permisos estatales— se presenten en lugares públicos o privados y puedan ser remunerados.

El decreto establece, además, que los pintores y artistas que vendan sus obras sin autorización estatal serán sancionados con multas y decomisos, así como quienes difundan música o audiovisuales que hagan “uso de los símbolos patrios que contravengan la legislación vigente” o contengan expresiones sexistas. El decreto dispone sanciones a quienes vendan libros con “contenidos lesivos a los valores éticos y culturales” y de modo más general a quien “realice un uso abusivo de aparatos o medios electrónicos”.

“El decreto ha sido muy mal recibido por los artistas”, dijo Sandra Ceballos, fundadora de Espacio Aglutinador, una de las principales galerías independientes en la isla. “Es una vuelta al ‘quinquenio’ gris, es una involución”, dijo la artista en referencia a la primera mitad de la década del setenta del siglo pasado, cuando muchos escritores y artistas fueron expulsados de las instituciones estatales por no cumplir con el canon artístico de la revolución.

“El Estado cubano está enfrentando a un sector artístico que no puede controlar ni política y ni económicamente, gente que ha aprendido a recaudar fondos a través de GoFundme, que tienen más exposición en el extranjero”, dijo la profesora de la Universidad de la Florida Coco Fusco. “Hay mucha tensión dentro del gobierno con las medidas de la administración Trump que usan para justificar y frenar al sector independiente.”

Fusco, la artista Tania Bruguera, la abogada y directora de Cubalex, Laritza Diversent, la curadora Yanelys Núñez y el escritor Enrique Risco también escribieron una carta abierta dirigida al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel en la que acusan al decreto de “criminalizar el arte independiente”. “Los artistas cubanos no han sido consultados y no tendrán recursos a árbitros independientes en el caso de una disputa”, agrega la carta.

Sandra Ceballos y Coco Fusco.jpg
Sandra Ceballos (izquierda) y Coco Fusco. Cortesía

El Ministerio de Cultura no ha explicado cuáles serán los criterios para aplicar las definiciones contenidas en el decreto —que entrará en vigor en diciembre— ni ha respondido misivas firmadas por varios artistas solicitando un diálogo. El decreto fue anunciado en julio, solo 11 días antes de que el escritor Abel Prieto fuera sustuitido como ministro de Cultura por Alpidio Alonso, quien era el vicejefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista.

La censura en el campo cultural no es nueva en la isla.

En los últimos años, varios festivales independientes como el Festival de Hip Hop de Alamar y el de música electrónica Rotilla fueron suspendidos por el gobierno. Y varios filmes como Santa y Andrés y Quiero hacer una película han sido sacados de las salas de cine. Pero “Palabras a los intelectuales”, el discurso en el que el fallecido Fidel Castro advirtió “fuera de la Revolución nada” y que sentó las bases de la censura en el sector artístico, “son palabras, mientras que el 349 es un decreto ley”, comentó el artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara.

El artista fue arrestado el 21 de julio cuando iba a realizar un performance con excremento en el Capitolio —su pareja, Yanelys Nuñez lo hizo en su lugar— y cuando iba a realizar un concierto en su casa el 12 de agosto, ambas actividades en protesta por el decreto 349. Un video muestra que los vecinos del barrio de San Isidro “no se pusieron de parte de la policía” que fue a hacer los arrestos, dijo Otero Alcántara.

El artista dijo estar preocupado por el impacto económico que puede tener el decreto para los afrodescendientes y otros sectores vulnerables económicamente en el país. Según Otero Alcántara, muchos jóvenes de estos sectores lograron hacer una carrera en géneros como el hip hop y el reguetón y “escaparon de la delicuencia y lograron sobrevivir económicamente”.

El hip hop y el reguetón florecieron en la isla gracias a estudios privados que montaron algunos productores autodidactas en sus casas. El hip hop más crítico se originó underground y muchos raperos y reguetoneros no pertenecen a ninguna agencia estatal. El decreto 349 parece diseñado para limitar la expansión de estos géneros, tras años de quejas y pánico moral, pero no se limita a ellos, afirman artistas y académicos.

Muchos artistas plásticos, músicos y cineastas se autofinancian y logran presentar sus obras en el extranjero. Los artistas locales “prefieren grabar música en un estudio privado o exponer en estudios particulares donde van directo los curadores y coleccionistas y hay menos papeleo y corrupción” que en las agencias del Ministerio de Cultura. Se trata de una “economía que fluye y que el gobierno quiere controlar”, dijo Otero Alcántara.

Captura-de-pantalla Alcántara.png
El artista independiente Luis Manuel Otero Alcántara fue arrestado el 21 de julio antes de realizar un performance frente al Capitolio de La Habana en protesta por el decreto 349. Captura de video.

Aunque las protestas contra el decreto han ido en aumento, no se ha sumado la mayoría de artistas e intelectuales cubanos, destacó Ceballos en una carta abierta dirigida a sus colegas en la isla.

“Los artistas e intelectuales cubanos no podemos seguir pasivos ante tanta ignominia y represión“, escribió Ceballos. “Si no nos unimos, vamos a terminar teniendo que pedir permiso para colgar obras en las paredes de nuestras casas y estudios, tendremos que permitir que un día irrumpan en nuestra casa a quitarnos nuestros equipos y bienes personales, tendremos que presentar un proyecto justificado a las autoridades para celebrar una fiesta en nuestros hogares”.

Fusco cree que académicos y artistas extranjeros o cubanoamericanos que estudian el tema cubano, y que temen criticar públicamente al gobierno de la isla por temor a perder el acceso, también deberían “alzar la voz”.

“Es muy importante la participación de gente no cubana que va a Cuba, que se benefician de alguna manera de los estudios y viajes que hacen. Ellos también deben opinar”, dijo Fusco, quien lleva viajando a la isla desde la década de los 80 del siglo pasado. “A mí negaron la entrada en mayo pero también soy un ser humano y esos son mis amigos y colegas de toda la vida”.

Otero Alcántara cree que sería importante que se sumaran a las críticas reguetoneros exitosos como el grupo Gente de Zona.

“No contamos con un gran número de artistas pero sentimos el nivel de descontento”, dijo. “Esta ley afecta a todo el mundo. Ojalá que grupos como Gente de Zona, que dicen que son apolíticos, tuvieran que definirse.”

Los representantes del popular grupo no respondieron a una solicitud de comentario enviada por el Nuevo Herald.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios