Cuba

Estados Unidos vuelve a suavizar alerta de viajes a Cuba

Lo que los estadounidenses oyeron durante los ataques en Cuba

La agencia AP obtuvo una grabación de lo que algunos empleados de la embajada de Estados Unidos oyeron en La Habana al ser atacados por lo que los investigadores creyeron inicialmente que era un arma sónica. AP
Up Next
La agencia AP obtuvo una grabación de lo que algunos empleados de la embajada de Estados Unidos oyeron en La Habana al ser atacados por lo que los investigadores creyeron inicialmente que era un arma sónica. AP

El Departamento de Estado redujo este jueves el nivel de alerta en sus recomendaciones a los estadounidenses que viajan a Cuba.

Ese país ahora se encuentra en la categoría 2 en la que se recomienda “ejercer una mayor cautela... debido a los ataques dirigidos contra los empleados de la embajada de los Estados Unidos en La Habana, lo que provocó la disminución del personal de la embajada”.

El Departamento de Estado ha ido suavizando sus alertas de viaje sobre Cuba desde que a fines de septiembre del año pasado recomendara a los estadounidenses que no viajaran a la isla debido a los supuestos ataques. Pero en enero de este año volvió a cambiar la alerta para ubicar a Cuba en la categoría 3, con una recomendación de “reconsiderar” viajar a la isla.

Según Orna Blum, vocera del Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, el cambio a nivel 2 se debió a una nueva evaluación del riesgo de viajar a Cuba, que estaba prevista completarse en septiembre.

“El Departamento llevó a cabo una revisión exhaustiva de los riesgos para los viajeros ciudadanos privados de EEUU en Cuba y decidió que una alerta de viaje de nivel 2 era apropiada”, dijo la vocera. “Los ataques de salud parecen dirigirse al personal del gobierno de EEUU y se producen principalmente en las residencias del personal de la embajada”.

“Todavía no sabemos la causa o la fuente de los ataques y la investigación continúa”, agregó Blum en un correo electrónico.

Anteriormente, el Departamento de Estado había informado que 19 viajeros estadounidenses habían reportado síntomas similares a los descritos por los funcionarios del gobierno estadounidense, pero dijo que no podía confirmar estos casos.

La advertencia de viaje actual señala que varios empleados de la embajada de EEUU en La Habana —26 casos confirmados hasta la fecha— parecen haber sido blanco de ataques específicos cuya fuente no sido identificada.

Los dos casos más recientes ocurrieron en mayo de este año.

“Las personas afectadas han exhibido una variedad de síntomas físicos que incluyen molestias en los oídos y pérdida de la audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos, problemas visuales y dificultad para dormir”, indica la alerta.

Los supuestos ataques, que provocaron la reducción del personal de la embajada a niveles mínimos, tuvieron lugar en residencias diplomáticas y los hoteles Nacional y el Hotel Capri en La Habana. La alerta mantiene la recomendación de evitar esos hoteles.

Como resultado de los supuestos ataques se paralizó el programa de refugiados y la tramitación de visas. La vocera dijo que la tramitación de visas no se ha reanudado en La Habana aunque los cubanos pueden viajar a Guyana para tramitar visas de inmigrante.

El Departamento de Estado también redujo la estancia de sus funcionarios en la embajada en La Habana a un año.

Las alertas de viaje, la suspensión de servicios en la embajada así como algunas restricciones impuestas por la administración de Donald Trump han tenido un gran impacto en los viajes a Cuba.

Durante el primer semestre del 2018, llegaron a Cuba 2.5 millones de visitantes internacionales, lo que representó un declive general del 5.67 por ciento. Pero la caída en los visitantes de Estados Unidos fue mucho más dramática. Las llegadas desde los Estados Unidos cayeron un 23.6 por ciento a 266,455, según un análisis del economista cubano José Luis Perelló. Esas cifras no incluyen las visitas de la diáspora cubana, que el gobierno cubano cuenta en una categoría separada.

Dado el desempeño en los primeros seis meses del año, Emilio Morales, presidente del Havana Consulting Group, dijo que era poco probable que Cuba alcance la meta del gobierno de llegar a los 5 millones de turistas este año.

Agencias de viajes a Cuba que criticaron las alertas previas, saludaron el cambio.

“Es una bocanada de aire fresco en un proceso altamente politizado de confusión, ansiedad y especulación que condujo a una medida excesiva por parte del Departamento de Estado”, dijo Collin Laverty, presidente de Cuba Educational Travel. “Dado que la decisión inicial de aumentar la advertencia de viaje a Cuba fue políticamente motivada, el gobierno de los Estados Unidos está corrigiendo su error...Cuba es uno de los lugares más seguros para visitar en el mundo”.



Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios