Cuba

Expertos ponen en duda el anunciado ‘crecimiento’ de la economía en Cuba

Un cartel del ex gobernante Raúl Castro en un desabastecido supermercado en La Habana.
Un cartel del ex gobernante Raúl Castro en un desabastecido supermercado en La Habana. AFP/Getty Images

El gobierno cubano anunció recientemente que espera cerrar el año con un crecimiento ligeramente superior al 1 por ciento de su producto interno bruto (PIB), a pesar de que sectores clave como el turismo, el azúcar y la minería, no han estado a la altura de lo previsto.

Miguel Díaz-Canel, al frente de la isla desde abril pasado, se encuentra de gira por países aliados en busca de créditos y subsidios. Rusia, Corea del Norte, China, Laos y Vietnam están en la ruta del nuevo gobernante. A pesar de sus promesas de prosperidad económica bajo el socialismo, la herencia de un país asolado por décadas de estatización y malos manejos públicos será muy difícil de superar, opinaron expertos.

“La estimación del crecimiento del PIB ha sido dada hace unos días por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y es el gobierno de Díaz-Canel el que se ha apuntado a dicho dato, lo que indica que existe interés ‘político’ en utilizar una estimación que, sin duda, está muy por encima de la realidad”, dijo desde España el economista Elías Amor.

“Creo que el crecimiento del PIB va a estar muy por debajo de esa cifra que dan del 1.1 por ciento y como mínimo, rebasará en algunas milésimas el estancamiento”, agregó.

Para Amor buena parte del crecimiento que reporta Cuba se debe a los servicios de sus profesionales en el exterior, una cifra “cuestionable” y “cuestionada” desde la misma CEPAL. Cuba ha declarado que los ingresos por los servicios profesionales en el exterior ascienden a más de $11,500 millones anuales.

El economista cree que con la llegada de Jair Bolsonaro al pode en Brasil, que ha prometido terminar con la participación cubana en Mais Medicos, y con la profundización de la crisis venezolana, la economía de la isla no retomará la senda del crecimiento.

“Las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros contra la evasión fiscal van a producir el efecto que desean contrarrestar: menos crecimiento económico, aumento de la economía sumergida y desorientación entre los pequeños emprendedores”, agregó.

Desempeño “mediocre y tormentoso”

Emilio Morales, director de The Havana Consulting Group, calificó como “mediocre y tormentoso” el desempeño económico de la isla durante este año y “muy cuestionable” el crecimiento anunciado por las autoridades.

“La zafra ha sido la peor en un siglo y los principales mercados emisores de turistas se encuentran deprimidos. El país vive una crisis financiera por falta de liquidez que se ha vuelto crónica y se ha visto nuevamente obligado a postergar pagos a proveedores por privilegiar desembolsos para pagar la deuda externa”, dijo Morales.

La crisis venezolana es lo que principalmente impacta al aliado caribeño de Caracas, puntualiza el experto. La disminución del suministro de petróleo venezolano ha obligado a La Habana a comprar crudo a precios internacionales, algo para lo que la economía de la isla no estaba preparada.

“A todo eso hay que sumarle el fracaso del programa de reformas y el hostigamiento al sector privado. Un mercado que no atrae suficiente inversión extranjera y discrimina a sus nacionales en la inversión no puede ser un mercado atractivo”, dijo Morales.

En un reciente estudio The Havana Consulting Group cifró en más de $2,390 millones los gastos realizados por los emprendedores cubanos en el extranjero solo el año pasado. La mayor parte de este dinero podría haberse quedado en el país, pero el no reconocimiento de la propiedad privada y la falta de mercados libres hacen que los nacionales decidan invertir su dinero fuera de la isla.

Morales pone como ejemplo del estancamiento económico el comercio exterior con China y Venezuela, los principales socios comerciales de la isla. En 2012, el intercambio con Caracas se valoraba en $8,500 millones, una cifra que descendió abruptamente hasta los $2,200 millones en el 2017. En el caso de China, país en el cual Díaz-Canel desarrolla una intensa agenda para atraer inversiones, el intercambio comercial se ha mantenido sin mucho crecimiento en torno a los $2,000 millones en los últimos años.

Economía en círculo vicioso

Aunque China ha pasado a ser el principal socio comercial de la isla tras la debacle de Venezuela, Morales subraya que Cuba no es prioridad para las inversiones extranjeras del gigante asiático. “Si revisas el proyecto de inversiones más ambicioso del gobierno cubano que es el Puerto de Mariel, no hay una sola inversión china”, explicó.

“Si no hay capital para pagar a los proveedores, las materias primas no llegan al país, los procesos de producción se atrasan y no se cumplen con las metas productivas planificadas. Esto trae como consecuencia que se afecten las exportaciones y que se tengan que importar otros productos. La economía cae en un círculo vicioso que ya es casi permanente”, opinó Morales.

Según The Havana Consulting Group el índice de crecimiento promedio del PIB en los últimos nueve años ha sido de un 2.02 por ciento, con un declive en el último quinquenio donde el PIB promedio no ha superado el 1.46 por ciento.

Omar Everleny Pérez, ex profesor de Economía en la Universidad de La Habana, aseguró que la cifra de crecimiento “es real”, pero calificó de “anémica” la situación de la economía en la isla.

“No se logra cumplir ni el plan que se aprueba para cada año, ni se acerca a los niveles propuestos en los diferentes documentos normativos, como la estrategia de Largo plazo al 2030, que plantea que para avanzar la economía cubana se necesita crecer entre el 5 al 7 por ciento anual”, añadió.

El déficit fiscal, es decir, la diferencia entre lo que el país gasta en importaciones y lo que ingresa por exportar, “crece cada día más”, señala Pérez.

Las soluciones que propone el economista son liberalizar las fuerzas productivas, ampliando las actividades económicas permitidas por cuenta propia. “Se debe avanzar en la legalización del trabajo privado en el sector profesional y en la formación de las pequeñas empresas”, dijo.

“Hay evidente contradicción entre limitar las riquezas o la concentración de la propiedad, y por otro lado necesitar que se incremente la cantidad de pequeños empresarios que puedan aportar al fisco”, añadió.

Siga a Mario J. Pentón en Facebook y Twitter: @mariojose_cuba
  Comentarios