Cuba

Canadá confirma otra víctima del ‘síndrome de La Habana’, reconsidera presencia diplomática en Cuba

El primer ministro de Canadá Justin Trudeau ofrece una conferencia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el miércoles 16 de noviembre de 2016.
El primer ministro de Canadá Justin Trudeau ofrece una conferencia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el miércoles 16 de noviembre de 2016. EFE

El gobierno de Canadá dijo que está evaluando su presencia diplomática en Cuba y permitirá regresar a los empleados que así lo deseen, tras confirmar que otro diplomático ha sido afectado por el misterioso “síndrome de La Habana”.

Médicos estadounidenses bautizaron así a un conjunto de síntomas que han presentado hasta ahora 26 diplomáticos y agentes de inteligencia estadounidenses que estaban en La Habana, tras ser expuestos a extraños sonidos, y cuya manifestación más llamativa es un daño cerebral sin causa aparente. Con el nuevo caso ya son 13 los diplomáticos canadienses y familiares que también han sido afectados, incluidos cuatro niños.

En una teleconferencia el jueves, un alto funcionario canadiense que pidió no ser identificado dijo que su gobierno estaba reconsiderando su presencia diplomática en la isla. Según el funcionario, el nuevo caso corresponde a un empleado que presentó los primeros síntomas en el verano y fue confirmado por los médicos recientemente.

Una delegación de altos funcionarios de ese país viajará a Cuba la semana que viene para evaluar la situación de la embajada. El funcionario dijo que su gobierno estaba considerando todas las opciones, aunque aún era pronto para saber cuáles serían los próximos pasos.

El miércoles, el ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá dijo que permitiría regresar a sus diplomáticos, si así lo desean.

Los diplomáticos canadienses reportaron los primeros síntomas en febrero y marzo del año pasado y hasta ahora no se habían conocido nuevos incidentes. Anteriormente, el gobierno canadiense había permitido regresar a las familias de los diplomáticos y había determinado que en lo adelante, los diplomáticos no podrían llevar a sus familiares si eran asignados a la embajada en La Habana.

Un grupo de diplomáticos afectados dijeron que se habían sentido “abandonados” por el gobierno canadiense y frustrados por su lenta respuesta, según The Globe and Mail. Los diplomáticos relataron problemas para obtener tratamiento médico y se quejaron de los costos que han tenido que pagar de sus bolsillos. Uno de ellos dijo que el gobierno canadiense no quería irritar a los cubanos porque Canadá está haciendo campaña para obtener un asiento en el consejo de seguridad de las Naciones Unidas, donde Cuba tiene influencia sobre muchos países africanos y de América Latina.

El gobierno canadiense recibió críticas de la organización UN Watch por oponerse a principio de noviembre a ocho enmiendas que pretendían llamar la atención sobre violaciones de derechos humanos en Cuba. A diferencia de Estados Unidos, Canadá ha evitado referirse a los incidentes en Cuba como ataques.

La decisión de Canadá de evaluar su presencia diplomática en la isla podría poner en riesgo la industria turística en Cuba, adonde cerca de un millón de canadienses viajan todos los años. La compañía canadiense Sherrit también tiene importantes inversiones en la industria energética y la extracción de minerales en Cuba.

El funcionario dijo que el gobierno cubano había cooperado en las investigaciones.

La embajada de Cuba en EEUU y la cancillería no respondieron a una solicitud de comentario para esta historia.

El gobierno cubano ha negado cualquier responsabilidad en los incidentes, pero el gobierno de Estados Unidos ha criticado al gobierno de la isla por no proteger adecuadamente al personal diplomático.

Tanto el gobierno de Canadá como el de Estados Unidos han dicho que aún no saben qué ha ocasionado la misteriosa enfermedad.

“Somos conscientes de que el gobierno canadiense ha confirmado médicamente un caso relacionado con un diplomático canadiense que prestaba servicios en Cuba. Los Estados Unidos y Canadá son socios y aliados cercanos, y estamos en comunicación con Canadá sobre este tema”, dijo una vocera del Departamento de Estado. “Como hemos informado anteriormente, 26 diplomáticos de EEUU presentan síntomas confirmados médicamente como resultado de estos ataques a la salud. Nuestros pensamientos están con los canadienses afectados y sus familias”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios