Cuba

Médicos cubanos que estuvieron en Brasil demandan a organización regional, alegan trabajo forzado

La doctora Ramona Matos (izq) y y Tatiana Caraballo durante una conferencia de prensa en Doral el miércoles para presentar una demanda federal contra la Organización Panamericana de la Salud.
La doctora Ramona Matos (izq) y y Tatiana Caraballo durante una conferencia de prensa en Doral el miércoles para presentar una demanda federal contra la Organización Panamericana de la Salud. mocner@miamiherald.com

Médicos cubanos que abandonaron el programa Más Médicos en Brasil demandaron a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), alegando que la entidad participó y se benefició de lo que ellos consideran un esquema de trabajo forzado.

La demanda, presentada el viernes en el tribunal federal de Miami, alega que la OPS “proveyó ... y se benefició del trabajo forzado y el tráfico de más de 10,000 médicos y y profesionales de la salud en Brasil desde el 2013 y el presente”. La OPS habría enviado a Cuba cerca de $1,300 millones pagados por el gobierno de Brasil y habría obtenido $75 millones por servir de intermediaria en el programa Más Médicos (Mais Médicos).

De esos $1,300 millones, los médicos cubanos sólo habrían recibido $125 millones, alega la demanda.

“Somos un instrumento monetario para que el gobierno llene sus arcas de dinero y nosotros sigamos siendo esclavos de ellos”, dijo la doctora Ramona Matos en una conferencia de prensa el jueves en la sede de la alcaldía de la ciudad de Doral.

Matos relató que cuando fue parte del programa en Brasil en el 2014, las autoridades cubanas le pagaron mensualmente $400 en Brasil y $600 en una cuenta “congelada” en Cuba, a la cual los médicos no tenían acceso hasta que regresaran a la isla.

“Los cubanos éramos controlados por un asesor de la OPS, nos nos dejaba salir del lugar, no podíamos visitar Brasilia. Todos los demás [médicos de otras nacionalidades que participaban en el programa] salían pero a nosotros no nos dejaron visitar nada”, dijo.

Otra doctora cubana, Tatiana Caraballo, quien estuvo tres años en el programa en Brasil, relató que las autoridades cubanas la acosaron cuando llevó a uno de sus hijos a vivir con ella en ese país. Caraballo dijo que el gobierno brasileño le otorgó una visa a su hijo por tres años, pero que al regreso de una de sus vacaciones en Cuba, las autoridades cubanas “le obligaron” a firmar una extensión de su contrato en el que incluían como condición que no podía llevar a su hijo más de tres meses continuos a Brasil, o perdería el contrato y el dinero de la cuenta en Cuba.

“Fue un asedio constante hasta que decidí abandonar la misión y pedir asilo” en Estados Unidos, dijo Caraballo, a través del Cuban Medical Professional Parole Program, eliminado por el ex entonces presidente Barack Obama en enero del 2017. “Al mes de estar en Estados Unidos, mi familia fue desalojada, mi hija y mamá, de una casa construida con mi dinero. Fueron puestas en la calle... porque yo había traicionado a la patria”.

Matos, Caraballo y otros dos médicos son los primeros demandantes en lo que los abogados del caso presentaron como una demanda colectiva. Si el tribunal certifica ese estatus, podrían unirse los cerca de 3,500 médicos cubanos que ahora residen en Estados Unidos y que participaron en ese programa. El tribunal podría decidir en el futuro si permite unirse a la demanda a médicos cubanos que todavía están en Brasil, explicó Samuel J. Dubbin, el abogado principal del caso.

Más Médicos fue un programa creado por el gobierno de la entonces presidenta Dilma Rousseff para contratar a médicos cubanos para ofrecer servicios en zonas remotas de Brasil. Según documentos oficiales, inicialmente Brasil pagaba $4,000 por cada médico. El gobierno de Cuba, a su vez, pagaba $1,000 a los médicos. La demanda alega que el gobierno cubano se quedaba hasta con 85 por ciento de los pagos hechos por Brasil.

La exportación de servicios médicos es una de las principales fuentes de ingresos para el gobierno de la isla. Los contratos son firmados por la Sociedad Mercantil Cubana Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos. Actualmente, Cuba tiene 36,000 profesionales en 67 países en las llamadas “misiones de colaboración”. De ellos, 18,000 son médicos, dijo Yaira Jiménez, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores en un video publicado en YouTube el miércoles.

Los demandantes alegan que la constitución de la OPS, un organismo de las Naciones Unidas, con sede en Washington DC, no justifica que la agencia se beneficie de un esquema que viola leyes internacionales y de Estados Unidos. Dubbin cree que los jueces no otorgarán inmunidad a la OPS, como ha sucedido en otras ocasiones con agencias de la ONU, porque su partipación en el esquema de pago del programa Más Médicos no fue accidental, sino deliberada.

La OPS no contestó inmediatamente a una solicitud de comentario para este artículo.

“La OPS, que recibe el 50 por ciento de su presupuesto de los contribuyentes de Estados Unidos y que tiene su sede en Washington, tiene que contestar por qué ha sido complice de una dictadura militar que usa al ser humano como mercancía”, dijo Otto Reich, ex subsecretario de Estado, en la conferencia de prensa.

La demanda viene a complicar aún más la situación del gobierno cubano, que ha recibido críticas por retirarse del programa Más Médicos, después que el presidente electo Jair Bolsonaro decidiera condicionar su continuidad al pago completo del salario a los médicos cubanos, a que estos pudieran revalidar su título en el país y a que pudieran trabajar junto a sus familiares. Documentos oficiales filtrados muestran que Cuba pedía inicialmente $8,000 por cada médico y que el programa Más Médicos surgió durante esas negociaciones para dar cobertura legal a los médicos cubanos.

El gobierno cubano ha dicho que las declaraciones de Bolsonaro fueron “inaceptables”, que el país ya no ofrecía seguridad para sus médicos y culpó al presidente electo de dejar sin atención médica a millones de brasileños. También negó que su oferta de enviar médicos a Brasil fuera anterior al surgimiento del programa.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel destacó en Twitter el “altruismo” de los médicos cubanos que regresaron a la isla tras la controversia.

“No hay dinero en el mundo que pague lo que hacen nuestros profesionales de la salud”, dijo Jiménez, la vocera de la cancillería cubana.

“Por eso movieron a sus médicos nada más al saber que Bolsonaro iba a ofrecerles su salario íntegro y que podían trabajar en Brasil”, dijo Matos. “Entonces no era una misión humanitaria. Somos una moneda de cambio”.

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios