Cuba

Sentencian a traficante de personas que mató a dos migrantes cubanos

Dunieski Eliades Lastre, izquierda, y Edelvis Martínez Aguilar, migrantes cubanos asesinados en Urabá, Colombia.
Dunieski Eliades Lastre, izquierda, y Edelvis Martínez Aguilar, migrantes cubanos asesinados en Urabá, Colombia. Cortesía

Fredis Valencia Palacios, un traficante de personas responsable del asesinato de una pareja de migrantes cubanos en el Golfo de Urabá, en el Atlántico colombiano, ha sido condenado a 15 años de prisión este martes en Florida.

Valencia Palacios, junto a Jhoan Stiven Carreazo Asprilla y Carlos Emilio Ibargüen Palacios, lucraron con el tráfico de personas a través de Colombia por la selva del Darién hacia la vecina Panamá para que continuaran su camino hacia Estados Unidos, según la Fiscalía.

Tras el restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos se desató una crisis migratoria que llevó a cientos de miles de cubanos a escapar de la isla antes de que terminara la política de pies secos/pies mojados, que les permitía entrar legalmente si pisaban suelo estadounidense. La política pies secos/pies mojados fue derogada por el expresidente Barack Obama en enero de 2017.

En 2016, tres ciudadanos cubanos pagaron a los acusados para que los transportaran de Colombia a Panamá.

Según la confesión de Ibargüen Palacios, Valencia Palacios y Carreazo Asprilla, los cubanos Edelvis Martínez Aguilar, su novio Liover Santos y Dunieski Eliades Lastre Sedeño les pagaron para que los transportaran de Colombia a Panamá como parte de una travesía para llegar a Estados Unidos, que incluía atravesar Centroamérica y México para presentarse ante las autoridades norteamericanas en la frontera.

El 7 de septiembre del 2016, durante el viaje, las tres víctimas fueron entregadas por Valencia Palacios a una embarcación que capitaneaban Ibargüen Palacios y Carreazo Asprilla.

Durante el viaje, Ibargüen Palacios y Carreazo Asprilla sacaron un cuchillo y una pistola, respectivamente, y amenazaron a las víctimas. Ibargüen Palacios ató las muñecas de los dos hombres y luego los arrojó por la borda, atándolos con una cuerda al interior de la embarcación. Santos sobrevivió, y escuchó a los hombres agredir sexualmente a su novia antes de cortarle la garganta y matarla.

Liover Santos también escuchó que los hombres degollaron a Lastre Sedeño. Mientras eso sucedía, el sobreviviente logró liberarse y escapar nadando. Ibargüen Palacios y Carreazo Asprilla lo dieron por muerto.

Al día siguiente, un pescador local descubrió al sobreviviente, quien posteriormente fue rescatado por la Armada de Colombia.

Liover Santos condujo a las autoridades a los cuerpos de su novia y de Lastre Sedeño.

Las dos víctimas tenían heridas de arma blanca en la garganta y el vientre, y estaban amarrados y sumergidos. Los acusados fueron localizados y arrestados posteriormente.

Edelvis Martínez era contadora en un restaurante de la capital cubana. Partió junto a Santos, de 35 años, hacia Guyana. Tras cruzar Venezuela y Colombia se encontraron con Lastre Sedeño, con quien presuntamente viajarían a Capurganá para adentrarse en la selva del Darién.

Carreazo Asprilla e Ibargüen Palacios serán sentenciados el 4 de enero próximo.

“La sentencia de 15 años de prisión federal impuesta hoy contra Fredis Valencia Palacios es un recordatorio para todos de que estar en alta mar no protegen a los criminales de ser procesados en los Estados Unidos”, dijo la Fiscal Ariana Fajardo Orshan del Distrito Sur de Florida.

En octubre de 2017 el gobierno colombiano le dio vía libre a la extradición de los coyotes colombianos responsables de la muerte de ambos cubanos. La Fiscalía colombiana no solamente los acusó de tráfico de personas, sino que además los vinculó con el Clan del Golfo, un grupo narcoparamilitar que opera en el noroeste del país.

Puede seguir a Mario J. Pentón en su página de Facebook y en Twitter:@mariojose_cuba.
  Comentarios