Cuba

Se fueron de luna de miel a Cuba. El viaje les costará años tras las rejas

Una pareja de los Cayos que dejó el trabajo para irse en barco a Cuba se declaró culpable de robar el velero que utilizaron.

Aaron Burmeister, de 46 años, y Ashley McNeil, de 32 años, de Big Pine Key, admitieron que se llevaron el catamarán de 40 pies, nombrado Kaisosi, el pasado 30 de marzo desde un puerto en el sur de los Cayos para irse de Estados Unidos y pasar una “luna de miel” en Cuba

Fueron arrestados dos días después, el 1 de abril, cerca del centro turístico de Varadero, en la costa norte de Cuba. Los seis meses siguientes los pasaron en la cárcel en Cuba.

Fueron devueltos a Estados Unidos en septiembre y agentes federales rápidamente los arrestaron en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Burmeister dijo a la Policía que asumieron que el barco había sido abandonado cerca de Little Torch Key, en Newfound Harbor. Ya habían emprendido el viaje cuando se dieron cuenta de que tenía dueño.

Cada uno enfrenta hasta cinco años de prisión por conspiración para transportar una embarcación en comercio exterior.

La sentencia está programada para el 7 de enero en el Tribunal de Distrito de EEUU en Cayo Hueso ante el juez Lawrence King. Ambos se declararon culpables el 13 de noviembre.

A cambio de sus declaraciones de culpabilidad, el gobierno acordó retirar el segundo cargo en su contra: transportar una embarcación en comercio exterior, que conlleva hasta 10 años de cárcel.

El propietario de Kaisosi, Hector Cisneros, dijo que compró el barco en el 2017 por $350,000.

  Comentarios