Cuba

Cuba pone en pausa aplicación del Decreto 349 tras fuertes presiones de los artistas

El artista disidente cubano Luis Manuel Otero lleva una camiseta que se opone al Decreto Ley 349 sobre expresión artística el 13 de noviembre de 2018. Alcantara ha sido arrestada varias veces por protestar contra la ley.
El artista disidente cubano Luis Manuel Otero lleva una camiseta que se opone al Decreto Ley 349 sobre expresión artística el 13 de noviembre de 2018. Alcantara ha sido arrestada varias veces por protestar contra la ley. mocner@miamiherald.com

El Ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, explicó este viernes que el polémico decreto 349 que busca regular “la vulgaridad, el mal gusto, el intrusismo y la mediocridad” no entrará en vigor en “determinadas áreas de promoción del arte y servicios culturales que en estos momentos no tienen respaldo legal”.

Alonso intentó así contener la ola de críticas de quienes ven en el decreto 349 un instrumento para legalizar la censura y expoliar a los artistas y creadores que no trabajan al amparo del Estado. Aunque la ley entró en vigencia este viernes, el gobierno anunció ayer una normativa complementaria consensuada con los creadores para implementarla. El ministro agregó que la implementación será de manera “gradual”.

“En relación con esos otros espacios que aún no tienen un amparo legal, seguimos nosotros estudiando alternativas de política para nosotros relacionarnos desde las instituciones, en el marco de la política cultural, con estos espacios que se gestionan desde el ámbito no estatal”, dijo.

La ley exige la aprobación de las autoridades culturales supeditadas al gobierno para que los artistas puedan presentar su trabajo en espacios abiertos al público, lo que incluye las galerías privadas y empresas estatales. También crea la figura del inspector que podrá cerrar una exposición o terminar un concierto si no está acorde con la política cultural de la revolución, una expresión abstracta en la que se pueden englobar muchas cosas.

Cuba_Artists_Law349_MJO_4.jfif
MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Otro de los puntos más polémicos de la ley es la necesidad de estar adscrito a una institución estatal. El artículo 2.1 del Decreto establece como contravenciones prestar “servicios artísticos sin estar autorizado para ejercer labores artísticas en un cargo u ocupación artística” y que un artista “brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad que corresponda”. Sin embargo, el viceministro de cultura, Fernando Rojas, dijo que se trataba de “una manipulación” y negó que fuera obligatorio la permanencia en una institución estatal.

“Tampoco está escrito en el Decreto y se ha estado manipulando y repitiendo es que el artista tiene que pedir una especie de permiso para exhibir su obra”, puntualizó.

El espacio televisivo oficialista Mesa Redonda presentó este viernes a varios funcionarios que intentaron aplacar las críticas a la normativa. También se entrevistaron a artistas como Digna Guerra, directora del Coro Nacional de Cuba y el actor Fernando Hechavarría. Ninguno estaba en contra del decreto.

Cuba_Artists_Law349_MJO_2.jfif
MATIAS J. OCNER mocner@miamiherald.com

Fernando Medrano, coreógrafo camagüeyano, opinó que el decreto “fue concebido como necesidad ineludible para los tiempos que corren”, en los que según el artista existen manifestaciones de “chabacanería, vulgaridad y mal gusto”.

El ministro de cultura, Alpidio Alonso, dijo que con la aplicación del decreto lo único que se persigue es evitar las manifestaciones “vulgares, chabacanas y sexistas”, con presencia de violencia, pornografía o discriminación.

En el programa televisivo Lesbia Vent-Dumois, presidenta de la Asociación de Artistas Plásticos de la Uneac, dijo que quienes no estaban de acuerdo con el decreto era porque “no sabían leer” y los tachó como “ignorantes” y “mal informados”.

Los artistas disidentes han organizado protestas y campañas en las redes sociales contra el decreto, manifestándose públicamente, por lo que han sido detenidos en reiteradas ocasiones.

Luis Manuel Otero Alcántara, un artista independiente dijo a el Nuevo Herald después de conocer las disposiciones complementarias que se trata de una medida “para ganar tiempo”.

Otero, una de las voces más críticas con el polémico decreto, explicó que pretenden seguir protestando hasta que se derogue la normativa.

El famoso trovador Silvio Rodríguez, de probada filiación progubernamental se quejó recientemente en un comentario en su blog Segunda Cita que el decreto había sido “puesto” en la mesa del gobernante Miguel Díaz-Canel para que lo firmara sin ni siquiera haber sido “discutido entre los artistas”.

El gobierno dice que el decreto es un avance para frenar “la oleada globalizadora” y el “retroceso de la calidad del consumo cultural”. Además busca con esta ley “desterrar” el lenguaje vulgar, el uso inadecuado de los símbolos patrios, la pornografía, la violencia y la discriminación por raza, género, orientación sexual o discapacidad.

Estados Unidos y Amnistía Internacional se han pronunciado en contra del decreto, afirmando que es contrario a la libertad de expresión y puede ser un instrumento de censura.

Puede seguir a Mario J. Pentón en su página de Facebook y en Twitter:@mariojose_cuba.
  Comentarios